Translate

domingo, 28 de julio de 2013

Suavis inimicitia


Cuando la noche dio paso a la mañana,Adriana despertó antes que su esposo,los remordimientos de haber pasado una noche de lujuria por el precio de no poder haber atendido ella misma a su niño que había llorado un par de veces durante la noche. Sadik aún no estaba acostumbrado a pasar tiempo en otros brazos que no fuesen los maternos y lo habría pasado mal esa noche.
De modo que se levantó del lecho y se vistió para ver a su hijo,consumida por la culpa y viéndose cómo una mala madre por no haber podido atender ella misma a su bebé.Salió  de la habitación y fue a la dónde se encontraba la cuna de su hijo,el cuál estaba despierto en la cuna. Adriana se asomó para verlo,parecía que los preciosos ojos verdes del bebé brillaron de alegría al ver a su madre y se removió un poco en señal de que estaba harto de estar en la cuna.
Adriana,con suma delicadeza,lo tomo en brazos,su bebé no tenía signos de que el trato dado por la esclava fuese deficiente,pero tenía las mejillas repletas de lágrimas secas.

-Perdóname,mi amor,lo siento mucho....- susurró Adriana,meciendo con suavidad a su bebé,el cuál sollozo de hambre,la madre se apresuro a descubrirse parcialmente el pecho en lo que enseguida Sadik se aferró a el,alimentándose,la esclava que le cuido le había dado de mamar,pero era obvio que el niño prefería la leche de su madre.

Aníbal despertó al poco y comprobó que su esposa no dormía a su lado,estaría con el crío seguramente.Suspiró y se acordó brevemente de su madre,Elisa,sabía muy poco de ella,pero Dido le había dicho que su madre había sido una dulzura legendaria,pero era la única capaz de plantar cara a su padre.
Se levantó de la cama y se vistió,iba a ver a Adriana y al bebé,sólo tenía dos meses de vida,un ser pequeñajo e indefenso que dependía de Adriana absolutamente,una tontería para idea de Aníbal,él había crecido sin madre y había salido muy bien.Un militar de alto cargo,tenía fortuna....auqnue debía de reconocer que a veces había deseado un abrazo de una madre.En fin,no tenía solución.

Fue a la habitación del niño y no se equivoco,Adriana estaba dándole el desayuno,ese niño mamaba con ansia,en eso Aníbal corroboro que era hijo suyo.

-¿No debería estar durmiendo?-preguntó él apoyándose en el marco de la puerta,Adriana giró un poco la cabeza para mirar a su esposo.

-Tenía hambre....me siento muy mal por lo de anoche....

-Anoche no decías lo mismo,aún tengo tus arañazos en la espalda.

-Por eso,¿qué clase de madre disfruta mientras su bebé está solo?- Aníbal gruño harto ya de eso.

-Adriana,yo no tuve madre y mira,salí bien. Porque por las noches no estés tú para cuidarle no le afectara.

-Pero....

-No quiero ni un puñetero pero.Ese niño será un guerrero,no lo mimes tanto.-se fue de allí,él también estaba hambriento y tenía que desayunar antes de irse a entrenar a la tropa.A ver si lo llamaban para Iberia para luchar junto a Amílcar Barca,el león de Cartago. Aníbal respetaba a ese hombre cómo nunca había respetado a nadie en su vida.Pero pensaba en lo que le había dicho a Adriana,¿estaba siendo demasiado duro? Sadik apenas tenía dos meses de vida,que disfrutase ahora de los mimos de su madre hasta que fuera lo suficientemente mayor para poder empezar a entrenarle.

Cuando Aníbal se fue,Adriana aprovecho para bañar al pequeño en un pequeño barreño,le gustaba mucho el agua y las burbujas que formaba el jabón.

-¿Te gusta,cielo?-preguntaba Adriana riendo,la risueña risa de infante de Sadik indicaba que se divertía ante los mimos de su madre. Adriana descargaba en él todo su amor no correspondido hacía su esposo.

-Mi señora.- dijo una esclava celta llamada Atia a su joven señora,interrumpiendo el baño.

-Dime Atia.- Adriana saco al bebé del barreño,arropándole con un paño para secarle.

-Llego mensaje de su hermana Selene,bueno en realidad de su esclava Silvia.

-¿Qué dice mi hermana?- preguntó distraída,secando al bebé.

-Que su hermana dio hace poco a luz a unos mellizos varones,Marco y Junio.- Adriana casi dio un chillido de alegría,¡su hermana había tenido mellizos! Juno era grande. Recordaba cuando le llegó mando a su hermana la noticia del nacimiento de Sadik,cómo respuesta había recibido unos cuantos regalos por parte de su hermana para el bebé y una carta en la que le deseaba todo lo mejor a ella y a su preciado hijo.
Ahora debía de hacer lo mismo ella para su hermana y sus sobrinitos.

Continuara......


No hay comentarios:

Publicar un comentario