Translate

viernes, 29 de agosto de 2014

Invictus: "Aprendiendo"

Dos semanas pasaron y Sadik cumplió los quince años,ya a ojos de la sociedad Sadik tenía ya la edad de empezar su carrera militar,por suerte o por desgracia le tocaba bajo el mando de su padre y su tío Aderbal,bueno al menos estarían Âkil y Tirso como apoyo moral.
Además Aradna estaba últimamente muy seca y antipática con su hermano mayor debido a que no veía nada justo que sus hermanos si pudiesen entrar en el ejército y ella no pudiese aunque fuese tan buena o incluso más que sus hermanos en el manejo de las armas.
La verdad es que Sadik lo pasó realmente mal debido a los nervios previos antes de entrar en el ejército,Tirso también estaba asi de nervioso,además estaba su padre,Bolmícar que era uno de los hombres de confianza de Aníbal,asi que ambos muchachos iban con algo de miedo en el cuerpo,y Âkil no fue de ayuda porque les dijo que a los nuevos solían tratarlos como juguetes al principio.

Cuando llegó el día,ambos muchachos iban muy emocionados,por fin iban a prepararse para luchar,ya no eran niños si no adultos y ahora iban a demostrarlo con espadas en la mano.

-Sadik,¿sabes que no vas a tener preferencia alguna?- le repitió por millonésima vez Aníbal a Sadik antes de irse a los campos de entrenamiento.

-Si,padre.

-Y no me llames ahí padre.

-Sí....mi general- dijo Sadik con una ligera sonrisilla,ilusionado con todo y por la próxima campaña militar en la que iba a participar. Aníbal le miró y sonrió para sus adentros,Sadik le recordaba a él cuando tenía esa edad e iba a entrar en el ejército,emocionado,arrogante....pero la diferencia es que su padre le trato como a un perro,pero él no podía tratarle de manera distinta daba igual que fuese su hijo,era un soldado más y ya esta.

Cuando un poco más tarde llegaron al campo de entrenamientos del ejército solo estaban ahí los nuevos reclutas en fila para recibir unas palabras y ordenes por parte de su general, ya que los nuevos soldados tenían el día libre para que los cachorros entrenasen ese día,estaban entre los novatos Sadik y Tirso aparentemente serios pero las rodillas les temblaban. Los novatos estaban en foramción y firmes.

-Estoy nervioso....-susurró Tirso en el oído de Sadik.

-Yo también.-contestó Sadik a su amigo con el mismo tono de voz.

-Al menos tu padre es el general quizás sea una ventaja.- mientras ambos jóvenes hablaban,Aníbal se situo delante de los nuevos soldados.

-¡Soldados!- bramó de repente Aníbal sobresaltando a ambos jóvenes,no le había pasado desapercibido que Sadik y Tirso estaban cuchicheando,en ese día sólo estaban los nuevos reclutas,Aníbal sólo los supervisaría un día,ese,ya que él como general tenía cosas más inportantes que hacer,el encargado sería Bolmícar.

-En primer lugar nada de ponerse a hablar en la formación como si de viejas os tratáseis- miró directamente a Sadik y Tirso que temblaron ante la gélida mirada azabache.

-Porque por un error de uno,o de dos, lo pagaréis toda la tropa,¿entendido?

-¡Sí,general!- dijerón todos,la verdad es que todos estaban asustados porque les imponía el general.

-Aquí hay algunas reglas,la primera es respeto y obediencia a mi persona y a mi capitán Aderbal- Aderbal estaba a su diestra,con seriedad en su rostro,Sadik y Tirso se extrañaron porque Aderbal siempre estaba sonriente y feliz.
Aníbal empezó a pasearse por la fila,examinando a los nuevos soldados,carne fresca para el ejército.

-Veo muchas caras que delatan que muchos provenís de distintos puntos del Imperio,veo numidas,libios,mauritanos y cartagineses,os aclaro que no estáis aquí para luchar por riqueza o por fama,estáis aquí para luchar por vuestra vida y más por el honor y la gloria de Cartago. Fuera de las murallas de Cartago estan nuestros territorios en Iberia y pronto iréis a defender los territorios por los que el león de Cartago,Amílcar Barca,murió hace casi un año,¡¿vais a luchar por vuestra patria?!

-¡Sí,mi general!

-Falladme a mi,fallad a Cartago y no me temblará la mano ni se me quebrará la voz a la hora de ordenar vuestra detención o vuestra muerte.

-Creo que eso va por ti Sadik- murmuró Tirso sacándole una risilla nerviosa a Sadik,cosa que no paso desapercibida a Aníbal.

-¡Vosotros dos!- Aníbal se acercó a Sadik y Tirso que lo miraron como dos conejos observan al perro de caza.

-¿S-si g-general?- murmuraron ambos al unísono.

-¿Qué fue lo primero que dije?

-Nada de hablar como si fuesemos viejas.

-No lleváis ni una hora en el ejército y ya la habéis cagado. Muy bien,agradeced a vuestros dos compañeros que ahora vuestros entrenamientos serán duplicados las próximas dos semanas.- de inmediato ambos jóvenes fueron presa de un montón de miradas cargadas de odio,oficialmente se habían convertidos en los apestados de su tropa.

Fue un rato más así de Aníbal gritándoles dr manera intimidatoria,metiéndoles disciplina a todos esos corderitos,incluso a su propio hijo que sabía que iba a meter la pata pero no tan pronto. Los entrenamientos empezarón y todos ya empezarón a hacerle el vacío a Sadik y Tirso,menos un joven pero fornido numida llamado Sífax que le había caído en gracía aquel dúo.
El castigo de Aníbal fue cumplido y aquella tropa tuvo que entrenar dos horas más y más duro que antes,a más de uno le dieron ganas de tirarle una piedra a Sadik y a Tirso por bocazas.
Aníbal tuvo también que quedarse y supervisarles,así pudo ver que Sadik era muy bueno,luchaba muy bien,pero su concretación estaba la mitad en la lucha y la otra en hacerse el gallito,había que admitir que Sadik era muy orgulloso y chulito,tenía que aplastar esa actitud por su bien,aunque le fuese una pelea con su mujer por el castigo infligido a Sadik y por querer aplastar esa faceta de gallito.
Ya era de noche cuando Aníbal,Aderbal,Bolmícar,Sadik y Tirso volvieron a casa,estos dos últimos estaban agotados físicamente y no podían con su cuerpo.

-No puedo con mi alma....Sadik dejame morir aquí...-murmuró Tirso de manera melodramática.

-No te mueras Tirso...aún tienes mucho por lo que vivir...

-¿Habéis acabado la función?- rió Aderbal viendo a los dos más jóvenes como si de un par de ancianos se tratasen.

-No tiene gracia tío Aderbal....

-Tienes el mismo sentido del humor que tu padre.

-Aderbal...-dijo Aníbal de mal humor,pero se situo al lado de Sadik,mentiría si dijese que no estaba preocupado por él. -Tirso y tú habéis durado poco tranquilos en la fila.

-¡Pero si tú y yo metimos la pata en lo mismo el primer día!- rió Aderbal,aunque Hannon no los castigó como hizo Aníbal,fue más cruel y dio origen a la enorme cicatriz en la espalda de Aníbal y una parecida que tenía Aderbal en la espalda. 
Pasó que Aníbal se puso en plan desafiante,un león incluso siendo un cachorro como era Aníbal en esa época era difícil de domar y Aderbal sólo le rió la gracia. El castigo que recibieron por parte de Hannon,totalmente reprochado por Bostar,el padre de Aderbal,consistió en atar a ambos muchachos en un poste y darles más de veinte latigazos  a cada uno cuando esos latigazos se tendrían que haber dado por desobediencia o agresión entre compañeros. De hecho Hannon trató de resquebrajar al el lazo entre ambos hermanos de leche le dio primero diez latigazos a Aderbal y si quería que parase tenía que decir "Que le den loa veinte latigazos al cabrón de mi compañero" pero Aderbal se mantuvo firme en su amistad y Aníbal igual cuando le toco,pero con Aníbal fue Hannon mucho más cruel,dando a lugar esa horrible cicatriz que le acompañería toda su vida.

domingo, 24 de agosto de 2014

Invictus: "La noticia y las dudas"


Aníbal a la mañana siguiente tuvo que aguantar los reproches de Adriana por haberle hecho eso,aprovachar la baza de hacer el amor para después soltarle tan tranquilo que en dos meses se iba a ir a Iberia pero llevándose a Sadik consigo. Aníbal podía entender el enfado de Adriana pero debía de haberse mentalizado ella hace tiempo de cualquier día iba a pasar el que Sadik tuviese que ir a luchar.
De todas maneras ya arreglaría las cosas con Adriana más tarde,ahora le tocaba comunicarselo a Sadik,asi que fue a buscarlo al patio donde estaba entranado Sadik con Âkil,la verdad es que debía de admitir que a él también se le hacía un nudo en la garganta al pensar lo rápido que Sadik había crecido,si parecía ayer cuando era un niño pequeño todo el día aferrado a las faldas de su madre. Y ahora lo veía con aquella espada falcata íbera que le regalo años atrás,manejándola con destreza,su cuerpo empadado en sudor y un poco sucio debido a la arena. Lo veía y se recorsaba a si mismo cuando tenía esa edad,aunque el que más se le parecía físicamente era el menor,Amílcar.
-Sadik,ven que tengo que comunicarte algo.- no tenía que preocuparse de que Âkil le dijese lo de Iberia porque aún no lo había comunicado,solo lo sabían él y Aderbal.
-¡Yo no fui el que rompió aquel jarrón! ¡Fue Aradna!- exclamó Sadik dejándo la lucha.
-¿Qué jarrón? De eso ya hablaremos,Sadik ven aquí a la de ya.
-Si,padre- Sadik envaino la falcata y se acerco a su padre y ambos se alejaron un poco del patio,tenía ahors Aníbal que decirle a Sadik lo de Iberia.
-Bien Sadik,dentro de un par de semanas vas a cumplir quince años,¿sabes lo que significa?
-Si,que ingresaré en el ejército,bajo tu mando.
-Y en dos meses vas a estrenarte,hay una campaña militar en Iberia,en la Cesetania cerca de la frontera del Iberus.- Sadik se quedo sin habla tras las palabras de su padre,Iberia....si había estado antes en Iberia,aún tenía vagos recuerdos de cuando él,su madre,su hermana y un jovdn soldado fueron capturados en el Iberus por unos romanos. Además que en esos ocho años su padre había tenido que ir a Iberia más veces,a Cartago Nova,Cástulo,Urci....y él fue con él para ver el funcionamiento del ejército.
-¿A-a Iberia? ¿Yo?
-No es la primera vez que vas.
-Pero....-una cosa era ir a aprender y otra a luchar...¿y si fracasaba?
-Lo harás bien Sadik,solo procura mantenerte con vida.
-L-lo hare padre....
-¡Ah! Y que quede claro,en Iberia tú serás un soldado más y yo tu general,no esperes que sea más blando contigo o que vas a tener un trato preferente.
-Lo se padre,me lo has dicho muchas veces.- Aníbal sonrió levemente,vio en los ojos esmeraldas de Sadik un brillo de rebeldía,un fuego rebelde que él tenía la culpa de haberselo transmitido a él.
-Supongo que se lo dirás a tu....amiga.
-¿Séfora? Supongo que si...no se...- Sadik se ruborizó notablemente,si hablar de su relación con Séfora con su madre le daba corte hablar de ella con su padre era peor.
-Y...¿Séfora y tú habéis....?
-¡No!- exclamó poniéndose rojo como la sangre,si,era aún virgen,no se había atrevido a dar el paso con Séfora,además de que Séfora y su familia eran de regía moralidad religiosa y no aprovarían el sexo fuera del matrimonio,a decir verdad Aníbal tampoco lo aprobaba para Aradna,porque sus hijos mayores no podían quedarse embarazados pero Aradna si,lo que si era que no quería que engendrasen bastardos.
Hablando dr bastardos,el bastardo de Bitinia era otro tema que estaba preocupando a Adriana además de lo de Sadik en Iberia,mierda....debia de ayudar a Adriana con Cielas,pero ahora suponía que lo que iba a tener toda la atención la reina era sobre Sadik.
Sadik fue más tarde a ágora donde le estaría esperando Séfora,ahora te tocaba decirle que en dos meses se tendría que ir a Iberia,pero no sabía como se lo iba a decir y mucho menos como se lo iba a tomar. Cuando la vio tras darse un breve abrazo ambos chicos caminaron cogidos de la mano por el ágora,Séfora iba parlotenado de algo a que Sadik no le presto mucha atención porque estaba pensando en como decirle lo de Iberia.
-¿Me estas escuchando?- pregunto Séfora.
-Tengo que decirte una cosa.
-¿El qué?
-Séfora en dos semanas cumplo los quince años,entrare en el ejército...
-Lo sé.
-Y en dos meses me tengo que ir a Iberia.
-¡¿Qué?!- Séfora solto de golpe la mano dr Sadik y lo miro de manera atravesada. -Sadik no.
-Es mi deber.
-¡Cómo vayas a Iberia de mi puedes olvidarte! ¡Claro a una campaña militar,a tirarte a alguna puta ibérica,¿no?!- Sadik suspiró,Séfora era terroblemente celosa,no era la primera escena que le.
montaba,una se la monto por abrazar a la hermana de Tirso,Imilce,una chiquilla de la edad de su hermana y que siempre saludaba dando abrazos,además que de le molestaba que tuviese una relación tan estrecha con su hermana y sus primas Adama,Lucrezia y Diana aunque a las dos últimas ni las conocía más que de oídas. Sadik tragaba sus celos y sus paranoias porque estaba profundamente enamorado de ella y pensaba que demostrándole a Séfora su cariño podría cambiar.
-Séfora por favor....
-¡Haz lo que quieras! ¡Pero como vayas vamos a tener problemas,a ti no se te perdió nada en Iberia!- le chillo Séfora lléndose de alli,dejando a Sadik con el problema de que ahora tenía que calmar a Séfora.
Pero....Sadik no sospechaba que mientras él queria a Séfora con toda su alma,esta le estaba clavando un puñal por la espalda.

(Sadik recibiendo la noticia de ir a Iberia)

martes, 19 de agosto de 2014

Invictus: "Deseo y nueva noticia:

   Un rato más tarde Aníbal volvió a su casa,poco después de que sus hijos se acostasen una vez pasada la tierna escena de los tres con su madre tratándo de animarla,se había entretenido un poco por culpa de Aderbal que lo había convencido para ir a beber un poco de vino en una taberna,pero pensaba en que Adriana estaría despierta cuando llegase,cosa que se equivoco porque cuando entró en su habitación conyugal su esposa dormía plácidamente por primera vez en días desde que se supo lo del bastardo de su padre desde entonces no había dormido mucho o lo poco que hubiesr podido dormir tuvo pesadillas con respecto a Cielas,Aníbal agradeció al verla descansar tan tranquila porque últimamente compartían los dos lo de tener pesadillas,pero unas no eran comparables con las otras en unas había sangre y en otras traiciones.

  -Al menos descansas por primera vez en varías noches.- murmuró Aníbal sentándose al borde de la cama junto a ella,la romana dormía boca abajo dejando que sus negros cabellos azabaches cayesen sobre la almohada,tapando parcialmente su rostro dormido,Aníbal acarició con suavidad la espalda de Adriana acariciando con las yemas de los dedos por encima de la fina túnica de lino haciendo leve presión con los dedos para notar ligeramente las vértebras.
  Aníbal se sintió deseoso cuando sus manos bajaron hasta más abajo de la cintura de Adriana y más abajo. No aguantó mucho y se quito la ropa,lamentaría  despertarla pero bueno así los dos se relajarían....y para decirle una cosa que muy pronto tendría que ver no sólo con él si no también con Sadik era mejor que estuviese tranquila y relajada porque si no se pondría histérica.
   Subió las manos,levantando la túnica de lino para dejar el cuerpo de Adriana al descubierto,ella despertó al notar las fuertes manos de Aníbal sobre su suave piel.

  -¿Qué haces?- preguntó Adriana con voz adormilada pero con una sonrisa picarona al verle sin la ropa.

  -¿Tú que crees?- Adriana se giro para besarle,gesto que fue totalmente correspondido  por Aníbal,fue un beso profundo cargado de sensualidad y erotismo,sus lengua se entrelazaban y sus salivas se mezclaban. Pronto la ropa de ambos quedo en el suelo,el contacto de sus pieles les quemaban de manera gozosa.
 Aníbal tumbo a Adriana en el lecho y no tardo en colocarse encima de ella,sintiendo el contacto de la suavidad que poseía blanquecina piel romana.

  -"Tiene la piel muy suave"- pensó el púnico mientras hundía sus rostro en los cabellos de sus mujer,inspirando su embriagador aroma,su perfume floral le volvía loco,juraría que eran margaritas y jazmín. Pero repentinamente Adriana le agarró por los hombros y le indico de un movimiento que se tumbase en la cama,cosa que el general hizo y pronto tenía subida a horcajadas a Adriana.
  La romana lentamente se introdujo en su interior el miembro completamente erecto de Aníbal,quien sintió la deliciosa sensación de su miembro rodeado del delicioso calor. Adriana empezó a contonearse sensualmente encima de Aníbal,gimiendo ambos de placer a la vez que Adriana movía sus caderas a un ritmo más fuerte cosa que ambos disfrutaron. Pero Aníbal se incorporo,sentándose en el lecho con Adriana aún sentada en su regazo para devorar los suculentos pechos romanos,llegando a morderlos a lo que Adriana gemía mezcla dolor y mezcla placer,pero pronto Adriana apartó su cabeza de sus pechos para besar a Aníbal,beso totalmente correspondido. Adriana le abrazaba contra él amorosamente,sintiendo la presión del duro y musculoso pecho de Aníbal contra sus suaves pechos. Las manos de él se encontraban en su cintura pero bajaron para agarrar las nalgas de Adriana con algo de fuerza.
   Sus cuerpos estaban empapados en sudor,sus bocas degustando el sabor de la boca del contrario,movimientos fuertes pero sensuales,unidos por la lujuria y el infinito amor. Los movimientos de Adriana se incrementaron y Aníbal hundió la mando en el pelo de Adriana para darle un fuerte tirón de pelos para que echase para atrás su cabeza y dejase al descubierto su cuello el cuál fue chupado,lamido y mordido,cosa por lo que los gemidos de Adriana aumentarón porque el cuello era una de sus zonas más sensibles. Ella apretó sus piernas en torno a la cintura de Aníbal,el clímax estaba ahí,cerca,muy cerca y de unos cuantos movimientos más bruscos aún ambos ni tardaron en alcanzarlo,derramándose el cartaginés dentro de ella abundantemente,llenado su interior con su cálida y espesa ensencia,Adriana a su vez mojo un poco el pubis de Aníbal con sus fluídos vaginales.
  Cayeron rendido en la cama,agitados pero inmensamente satisfechos. Pero Aníbal trago saliva porque tenía algo importante que decirle a Adriana.

   -Adriana,tengo una cosa importante que decirte.

   -Dime.- Adriana se recosto al lado de Aníbal y apoyando su cabeza en su pecho,escuchando los latidos del corazón de Aníbal,un sonido constante y tranquilo.

   -Me han destinado a Iberia,en unos dos meses tendré que ir a la Cesetania.- Adriana se incorporó repentinamente,mirándole incrédula.

   -¡¿Qué?! P-pero dentro de dos meses....-no....en dos meses Sadik habría cumplido ya los quince años.

   - Sadik tendrá que venir conmigo,entrará dentro de unas semanas en el ejército y en dos meses tendrá su primera campaña militar.



miércoles, 13 de agosto de 2014

Invictus: "Reflexiones y cambios"

   El descubrimiento de Adriana de que el príncipe bitinio Cielas era su hermanastro no se lo calló y le mandó un mensaje a Selene para que ella también supiese que tenían un hermanastro,el próximo rey de Bitinia,ya que el rey bitinio no estaba dispuesto en abdicar a su hijo y estaba muy bien de salud,ademas de que el rey de Bitinia no confiaba en su hijo como monarca debido al carácter cruel y egoísta de Cielas,además de que era manipulado por su madre,Roxana quien era en verdad quien tomaba las decisiones tras su hijo,quien sabían de sus origenes,Cielas sabían que era medio hermano de Adriana y Selene,de hecho fue su madre quien le sugirió el casamiento con Adriana,pero se les adelantó Aníbal y Selene ya estaba casada cuando Cielas pidió la mano de Adriana.

    Adriana no sabía que pensar de su padre,siempre le había tenido como un hombre honorable que amaba  a su mujer y a su familia,pero saber que Cielas era su hermano le ponía los pelos de punta...Cielas tenía fama de ser un hombre cruel y calculador,de hecho se vieron una vez y los oscuros ojos de Cielas transmitían crueldad. No cómo Aníbal,ya que los negros ojos de Aníbal transmitía miedo si,pero al mismo tiempo respeto.
  Adriana pensaba todo esto un lar de noches más tarde tras el descubriemiento,Aníbal aún no había llegado y le estaba esperando asomada al balcón de su habitación,mirándo el bello mar,respirando la noche iluminada por la suave luz lunar. Quería hablar al día siguiebte con Dido y después con Aderbal,necesitaba decirselo a alguien y ellos eran tan comprensivos,llevaba esos días con tristeza,una tristeza que no fue desapercibida por sus hijos,ellos estaban acostumbrados a ver a su madre feliz y contenta no asi de apática.

   -Madre- la voz de Sadik fue la que le devolvió a la realidad,Adriana se sintió brevemente egoísta,porque pronto sería el cumpleaños de Sadik. Sadik cumplía años un par de semanas después que Aníbal,ya que ambos nacieron en mitad del verano. Sadik iba a cumplir los tan anhelados quince años. Quince....Adriana miró a su hijo que se puso a su lado y no se podía creer que hacía quince años ese joven había estado dentro de sus entrañas,que dentro de unos días un día atrás hacía quince años nació Sadik,¿cómo había podido pasar tan rápido el tiempo y el mismo niño que se aferraba a sus faldas fuese ahora un hombre?.

   -Dime cielo.

   -Mamá,tú siempre me dices que soy mayor para muchas cosas,bien,también soy mayor para saber que te pasa,llevas días muy rara.

   -Que pronto mi niño dejará de ser mi niño,ojalá pudieses ser mi pequeño Sadik un poco más.

   -Mamá,siempre seré tu niño,pero ahora voy al ejército,voy a luchar codo con codo junto con padre.

   -Lo sé,pero y si....

  -No moriré mamá,tengo muy buenas habilidades.

   -No seas tan orgulloso Sadik,tienes buenas habilidades,pero no te fies.- Sadik frunció el ceño,pero aceptando el consejo de su madre,¿qué le pasaba? No era sólo eso,tenía que ser algo más.

  -¿Ocurre algo más?

  -No cielo,esta todo bien.

  -¿Seguro?- Adriana asintió,no quería alterar la imagen que Sadik podría tener de su abuelo,Sadik y sus hermanos poco sabían de sus abuelos,sólo sabían más de los maternos,de los paternos muy muy poco.

   -¿Padre te hizo algo malo?- preguntó Sadik de manera lúgubre,¿y si su padre le había hecho daño a su madre de alguna manera?

    -¡No! Cariño al contrario,tu padre no me ha hecho nada malo.- Sadik abrazó a su madre,su padre sería incapaz de dañar a su madre,pero temía que pudiese equivocarse. Adriana correspondió el abrazo,si que Sadik había crecido,estaba casi tan alto cómo ella,los músculos se le marcaban en sus brazos,su oecho estaba más ancho,su voz más grave y ligeramente enronquecida,cómo Aníbal y en sl que fue un rostro imberbe había ya una pequeña barba que cubría su barbilla,la verdad es que ya era todo un hombre,muy apuesto cuyos ojos verdes como las aceitunas,ahora mismo en la oscuridad estaban de un tono verde muy oscuro mostraban un brillo ciertamente inocentón pero a la vez pícaros.

   -Mamá,te lo dije cuando era niño,nunca vas a volver a tener que llorar,yo te cuidaré,a ti a mis hermanos y a padre...

   -Quieres hacer de todo a la vez,hijo,eres muy joven .

   -Confía en mi.

   -¿Y tu Séfora?- preguntó Adriaba con picardía haciendo que al instante las mejillas de Sadik se ruborizaran notablemente,Séfora y él estaban muy unidos pero no habían pasado de unos simples besos y  caricias pero no habían llegado más lejos.

   -P-pues...yo...esto...-empezó a balbucear Sadik muerto de vergüenza. Adriana rió al ver la expresión de su primogénito,aún seguía siendo muy inocente en ciertas cuestiones que no iban a salir ahora a flote. Que descubriese ciertos placeres por su cuenta. Pero la intimidad entre ellos se corto cuando entraron Aradna y Amílcar quienes también querían saber que le pasaba a su madre,pero Sadik les había dicho que hablaría primero él con su madre para ver que le ocurría. Adriana recuperó la sonrisa al tener a sus tres hijos con ella,los quería tanto...  Sadik tan responsable y atento,Aradna guerrera pero un dulce de niña y Amílcar tan tierno y cariñoso. No quiso haberlos preocupado por lo de su abuelo,pero no iba a decirselo,quizás en algunos años más adelante o quizás no.

    

(Adriana y Sadik)

lunes, 11 de agosto de 2014

Invictus; "Has cambiado"

Mientras Adriana descubría el secreto de su padre,en la ciudad siciliana de Catania llegó una visita inesperada.
 
  Hacía ocho años,poco despúes de la partida del poeta greco-púnico,Ailis y Fabio subieron al trono de Catania,Ailis sustituyo a su padre,Dimas,cómo reina ya que era hija única y su esposo Fabio paso a ser su rey consorte,el matrimonio tenía dos hijos,Lucrezia de once años y Dafnis de ocho años,el segundo hijo del matrimonio sería el próximo rey de Catania,debido a que era el único hijo varón del matrimonio.
    Fabio Iulia a pesar de ser rey consorte seguía manteniendo el título de príncipe de Sardonia y estratega de la IV Legión romana en Sardonia,isla y provincia romana gobernada por su hermano,el rey Adelphos.
    Adelphos....llevaba más de un año de campaña militar en Illyria,dejando atrás su reino y a Claudia,su esposa. Adelphos y Claudia cómo muchas parejas de la alta sociedad romana se habían casado por aloanzas políticas,además de que Dafne,la madre de Adelphos y Fabio,dejo como condición que si Adelphos quería ser rey debía de tener esposa. Pero Adelphos,enamorado aún del recuerdo de Adriana,desposó a la primera mujer que trato de coquetear con él. Claudia era preciosa,pero algo tonta y muy servicial hasta el punto de ser molesto todo había que decirlo,Adelphos sin proponerselo podía manipularla a su antojo. No la amaba porque Claudia trataba de complacerlo en todo cuando a él su sola presencia le amargaba de hecho ni compartían estancias,Adelphos permanecía en sus habitaciones que había ocupado desde siempre y acomodó a Claudia en otras. Sólo se veían en actos familiares o en actos de Estado.
   Fabio pensó amargamente en su hermano mayor,¿qué había sido del alegre,risueño y cariñoso Adelphos? Su propio hermano,capitán de la IV Legión lo había hechado de Illyria al decir que no necesitaba a un estretega tan blando. Adelphos había cambiado,era ahora sarcástico,ácido y rara vez daba alguna muestra de afecto.
    -¿Pensando en Adelphos?- le preguntó Ailis a Fabio al verle asomado en uno de los balcones,mirándo el mar fijamente.
    -¿Cómo lo has sabido?
    -Porque estás mirando en dirección a Illyria.
    -¿Por qué ha cambiado tanto,Ailis? No es el Adelphos de siempre,no se porque ha cambiado tanto en tan poco tiempo.
    -No lo sé Fabio,quizás su corazón aún late por ella.
    -Y se encerró en un matrimonio vacío. Es mi hermano y quiero que sea feliz- Ailis se acercó a Fabio y le abrazo,quedando ambos mirándo el inmenso mar.
  Días más tarde llegó alguien a quien Fabio estaba deseando ver y a quien no se lo esperaba: ¡Adelphos! No se lo esperaba,creía que su hermano iba a permanecer más tiempo en Illyria. Pero no,estaba en Catania con sus hombres,con el resto de la Legión,es lógico habían hecho escala en Catania para seguir rumbo a Sardonia.
   Adelphos había cambiado,físicamente seguía siendo apuesto,pero era su mirada,sus ojos....había una honda profunda de amargura.
   -¡Adelphos!- exclamó el rey consorte abrazando a su hermano mayor,gesto que Adelphos toleró pero no le correspondió.
   -No seas cursi,hermano- dijo ásperamente Adelphos separando a Fabio de él.
   -Hermano,Ailis y los niños te han extrañado
   -Ah si....tu mujercita y tus críos....
   -Tu cuñada y tus sobrinos- Fabio no paso desapercibido el tono ácido de las palabras,podía entender que estaba amargado pero no tenía porque pagarlo con él y su familia.
   -¿Te quedarás mucho tiempo?
   -Dos noches y un día- sería muy poco tiempo....al menos era mejor que nada.
   No solo Adelphos habían cambiado en su mirada y el tono ácido en su voz,Adelphos desde siempre pese a su un tanto brusquedad poseía una elegancia natural en cosas como cuando gesticulaba y en sus modales,era contradictorio un poco debido a que Adelphos podía ser brusco. Pero ahora esa elegancia había casi desaparecido,Adelphos ahora actuaba y gesticulaba de manera muy brusca,su forma de hablar había cambiado,parecía que tras tanto tiempo combariendo a los bárbaros había tomado ciertas costumbres de ellos y su manera de hablar. Pero el trato con Ailis,Lucrezia y Dafnis era inexistente,un par de frases de cortesía y ya esta,nada de contacto físico.
  -Adelphos,¿qué te pasa? Has cambiado.- empezó Fabio a tantear el terreno,sacándole una carcajada ronca a Adelphos,pero esa risa no era de alguien que estuviese sonriendo o feliz.
  -Soy como debería ser.
  -Adelphos eres mi hermano,¡pero este no eres tú!
  -¡¿Y cómo esperas que sea?! ¡¿El idiota enamorado de alguien que nunca será suyo?!
   -Y endureciste tu corazón....Adelphs todos te queremos por como eres...
   -Si...claro Fabio...mira hermanito,en este puto mundo a merced de dioses caprichosos,o comes o te comen. Tú tuviste suerte con Ailis y ahora puedes vivir sin dar un palo al agua,por eso te mande a tu casa,no me servias de nada en Illyria.
   -Te guste o no,sigo siendo el estratega de la Legión,y ahora estas en mi casa,asi que exíjo  que me trates con respeto,y no solo a mi,si no también a mi mujer y a mis hijos. Además de que eres mi hermano...
   -Hermanastro- dijo Adelphos especificando por primera vez en su vida que Fabio y él no compartían toda la sangre,solo eran hermanos de madre.
   Fabio sintió como si una gladius le hubiese atravesado el pecho,nunca,pero nunca Adelphos había hecho distinciones,eran hermanos aunque no compartiesen el mismo padre,habían pasado nueve meses en el mismo vientre,habían crecido juntos,de hecho Adelphos siempre se había mostrado sobreprotector con su hermani menos.
   -Adelphos....-susurró Fabio con un hilo de voz.
   -No seas nenaza,es la verdad solo somos hermanos de madre.
   -Adelphos eres mi hermano...siemore has sido mi hermano....
   -Y tú el mío,pero eres blandito.- Adelphos se fue a las habitaciones para descansar,por una parte se maldijo a si mismo por ser tan cruel con Fabio,no se merecía eso,no tenía porque pagar con él su amargura,en verdad lo mando de vuelta a casa porque quería que estuviese con Ailis porque él no quería volver a Sardonia con Claudia. Envidiaba a su hermano,le odiaba por ser feliz,por tener a su lado a una mujer maravillosa y dos hijos preciosos. ¿Y él? Perdido en un matrimonio vacío,carente de cariño,había tratado de querer a Claudia pero no podía debido a que Claudia trataba de imitar a Adriana para complacerle,el sexo era aburrido y monótono. Incluso Adelphos había tratado de dejar embarazada a Claudia para tener un hijo con el que llenar ese hueco vacío,pero cuando bebía lo suficiente para tener relacionea con su mujer la semilla no cuajaba,no conseguía engendrar vida,¿sería él estéril o ella? No lo sabía.
  Envidiaba a su hermano y a sus primas,todos habían formado sus respectivas familias y él nada por eso había cambiado,el Adelphos que fue seguía dentro de él pero encerrado en lo más profundo de su mente y su alma. Ahora le tocaba volver a Sardonia y enfrentarse a sus problemas maritales.

 (Fabio hablando y peleandose con Adelphos)



  

sábado, 2 de agosto de 2014

Invictus: "El bastardo de Bitinia"

   Aníbal no se tomo muy bien que Sadik a sus catorce años ya tuviese una "amiga" porque lo veía demasiado joven,pero era un poco contradictorio dado que Aníbal se consideró hombre a los trece años por haber gozado con una mujer,una esclava hermosa que había en su casa cuando era adolescente. Argumentó que era debido a que Sadik era un príncipe y Séfora era hija de un comerciante,pero lo achacó a un mero capricho pasajero,no quería que Sadik se comprometiese tan pronto,ni él ni ninguno de sus hijos,quería que fuesen más mayores para elegir a su consorte. Además de que Adriana le persuadio un poco para que dejase a Sadik en paz con el tema de Séfora gracias a los retozos en la cama.

   Semanas pasaron y el joven filósofo,que seguía viviendo con sus tios, estaba ayudando a Adriana con unos pergaminos que se había llevado desde Siracusa hacía unos meses,la verdad es que la familia pasaba medio año en Cartago y el otro medio en Siracusa,pero estaban más a gusto en Cartago.

   -Y dime,¿qué son estos pergaminos?- preguntó el filósofo.

   -Básicamente correspondencia que tenía mi madre guardada con otros reyes,quiero saber más de las alianzas con Siracusa,ahora estamos aliados con Roma y Cartago,además de con Catania,Palermo,Corinto,Esparta y Macedonia.

    -¿Y quién es Roxana?-pregunto de golpe el filósofo.

    -¿Quién?- Adriana miró a su sobrino Aníbal que se encontraba con un pergaminos en sus manos,mirándolo de forma extrañada.

     -Aquí hay una carta dirigida a tu padre en nombre de una tal Roxana de Bitinia.

     -¿Para mi padre? Roxana que yo recuerde era la reina de Bitinia...- Adriana cogió la carta y empezó a leerla,cpn cada palabra que leía de aquel pergamino,los esquemas de su vida se resquebrajaban poco a poco...

   Aquella noche Aníbal volvió a casa un poco más tarde ya que fue con Aderbal a su taberna habitual a beber un poco,desde hacía tiempo no lo hacían mucho pero ya no bebían hasta emborracharse hasta el punto de vomitar como habían hecho más de una vez.
   Llego deseoso de su esposa,pero lo que se encontro le extraño,Adriana estaba sentada en la cama con el rostro bañado en una multitud de lágrimas mientras que entre sus manos habían un arrugado pergamino.

   -Adriana,¿qué ha pasado?- preguntó Aníbal notablemente preocupado,se acerco a ella y se arrodillo enfrente de Adriana,la tomo del rostro para obligarla a mirarle mientras que con el dorso de la mano secaba aquellas lágrimas.

    -Aníbal....-susurró Adriana con un hilo de voz,tiró el pergamino a un lado y se arrojo sobre él,Aníbal casi perdió el equilibrio pero rodeo la cintura de Adriana con sus brazos.

    -¿Qué pasa?

    -Mi padre....mi padre engaño a mi madre....

    -¿Cómo que la engaño?- Adriana cogio la arrugada carta y se la dio a Aníbal para que lo leyese. Aníbal tomo la carta entre sus manos y empezó a leerla,estaba en un perfecto latín. Se quedo helado al leerlo. Básicamente era una carta de la reina Roxana a Marcus,en la que decía que tras la última estancia en Bitinia del romano,el viajr fue por relaciones diplomáticas entre Roma y Bitinia, Roxana estaba embarazada de él. ¿Adriana y Selene tenían un hermano? Se había hablado de que el rey bitinio Nicomedes eres estéril,pero estos rumores pasaron tras que Roxana dio a luz al príncipe de Bitinia,Cielas,y el nacimiento de Cielas fue un año antes del nacimiento de Adriana y Selene...entonces....¿Cielas era hermanastro de Adriana y Selene? Seguramente la madre de ellas nunca supo de esta infidelidad,¿o si? Lo que empujo a Cibeles a abandonar Roma llevándose a Adriana a Siracusa fue por dos motivos: política y una pelea con Marcus,¿y si Cibeles se entero del bastardo de Marcus? No era una idea muy descabellada...

    -Mi padre le fue infiel a mi madre con esa reina de los lupanares- siseo Adriana aún con lágrimas en sus ojos.

    -Cielas es tu hermano....bueno,hermanastro.

    -Mi hermanastro....¿por qué mi padre pudo....?

    -Tu padre era apenas mayor que Sadik,Roxana era una mujer bella...ya sabes,la edad.

     -Por esa regla de tres yo debi haberte sido infiel,te recuerdo que era apenas un año mayor que Sadik cuando me case contigo.

     -Adriana,tranquilizate,esto puede quedar entre nosotros.

     -Aníbal....Cielas quiso casarse conmigo,le pidio mi mano a Julius pero él dijo que no porque tu te adelantaste. Mi propio hermano quería casarse conmigo.

      -Adriana,te recuerdo que Julius y Selene son abuelo y nieta.

      -Lo sé,pero mi padre lo que le hizo a mi madre fie una crueldad,no se merecía eso,mi padre era bueno y tuvo un desliz....pero de su desliz nació un bastardo.

      Marcus había sido un hombre que había amado con locura a Cibeles y a sus hijas,pero lo que había pasado fue una sobredosís de alcohol en la corte de Bitinia y a merced de una reina insatisfecha con su marido pues Marcus acabo cayendo. Marcus embriagado había llamado a Roxana con el nombre de su esposa,Cibeles. Esto clato estaba que Adriana no lo sabía y era algo que Roxana había omitido en la carta a Marcus. Tal y como supuso Aníbal uno de los motivos de que Cibeles marchase de Roma con Adriana,ya que Selene quiso quedarse con Julius,ya que aún siendo niña quería estar con él,fue que Cibeles se enteró de la infidelidad,pero iba a perdonarle porque amaba a Marcus y estaba dispuesta a que aceptase al hijo de Roxana,que le diese su apellido,pero el destino se les trunco con la muerte de ambos a manos de Aníbal.

      La excitación obviamente se esfumó y Aníbal paso el resto de la noche teniendo a Adriana entre sus brazos,llorando a mares por ver como los esquemas de su vida se habían roto,el recuerdo tierno y puro de la fidelidad de sus padres fue empañado,pero quizás Cielas desconocía que era su hermana cuando la pidió en matrimonio,sería lo más problable.