Translate

miércoles, 13 de agosto de 2014

Invictus: "Reflexiones y cambios"

   El descubrimiento de Adriana de que el príncipe bitinio Cielas era su hermanastro no se lo calló y le mandó un mensaje a Selene para que ella también supiese que tenían un hermanastro,el próximo rey de Bitinia,ya que el rey bitinio no estaba dispuesto en abdicar a su hijo y estaba muy bien de salud,ademas de que el rey de Bitinia no confiaba en su hijo como monarca debido al carácter cruel y egoísta de Cielas,además de que era manipulado por su madre,Roxana quien era en verdad quien tomaba las decisiones tras su hijo,quien sabían de sus origenes,Cielas sabían que era medio hermano de Adriana y Selene,de hecho fue su madre quien le sugirió el casamiento con Adriana,pero se les adelantó Aníbal y Selene ya estaba casada cuando Cielas pidió la mano de Adriana.

    Adriana no sabía que pensar de su padre,siempre le había tenido como un hombre honorable que amaba  a su mujer y a su familia,pero saber que Cielas era su hermano le ponía los pelos de punta...Cielas tenía fama de ser un hombre cruel y calculador,de hecho se vieron una vez y los oscuros ojos de Cielas transmitían crueldad. No cómo Aníbal,ya que los negros ojos de Aníbal transmitía miedo si,pero al mismo tiempo respeto.
  Adriana pensaba todo esto un lar de noches más tarde tras el descubriemiento,Aníbal aún no había llegado y le estaba esperando asomada al balcón de su habitación,mirándo el bello mar,respirando la noche iluminada por la suave luz lunar. Quería hablar al día siguiebte con Dido y después con Aderbal,necesitaba decirselo a alguien y ellos eran tan comprensivos,llevaba esos días con tristeza,una tristeza que no fue desapercibida por sus hijos,ellos estaban acostumbrados a ver a su madre feliz y contenta no asi de apática.

   -Madre- la voz de Sadik fue la que le devolvió a la realidad,Adriana se sintió brevemente egoísta,porque pronto sería el cumpleaños de Sadik. Sadik cumplía años un par de semanas después que Aníbal,ya que ambos nacieron en mitad del verano. Sadik iba a cumplir los tan anhelados quince años. Quince....Adriana miró a su hijo que se puso a su lado y no se podía creer que hacía quince años ese joven había estado dentro de sus entrañas,que dentro de unos días un día atrás hacía quince años nació Sadik,¿cómo había podido pasar tan rápido el tiempo y el mismo niño que se aferraba a sus faldas fuese ahora un hombre?.

   -Dime cielo.

   -Mamá,tú siempre me dices que soy mayor para muchas cosas,bien,también soy mayor para saber que te pasa,llevas días muy rara.

   -Que pronto mi niño dejará de ser mi niño,ojalá pudieses ser mi pequeño Sadik un poco más.

   -Mamá,siempre seré tu niño,pero ahora voy al ejército,voy a luchar codo con codo junto con padre.

   -Lo sé,pero y si....

  -No moriré mamá,tengo muy buenas habilidades.

   -No seas tan orgulloso Sadik,tienes buenas habilidades,pero no te fies.- Sadik frunció el ceño,pero aceptando el consejo de su madre,¿qué le pasaba? No era sólo eso,tenía que ser algo más.

  -¿Ocurre algo más?

  -No cielo,esta todo bien.

  -¿Seguro?- Adriana asintió,no quería alterar la imagen que Sadik podría tener de su abuelo,Sadik y sus hermanos poco sabían de sus abuelos,sólo sabían más de los maternos,de los paternos muy muy poco.

   -¿Padre te hizo algo malo?- preguntó Sadik de manera lúgubre,¿y si su padre le había hecho daño a su madre de alguna manera?

    -¡No! Cariño al contrario,tu padre no me ha hecho nada malo.- Sadik abrazó a su madre,su padre sería incapaz de dañar a su madre,pero temía que pudiese equivocarse. Adriana correspondió el abrazo,si que Sadik había crecido,estaba casi tan alto cómo ella,los músculos se le marcaban en sus brazos,su oecho estaba más ancho,su voz más grave y ligeramente enronquecida,cómo Aníbal y en sl que fue un rostro imberbe había ya una pequeña barba que cubría su barbilla,la verdad es que ya era todo un hombre,muy apuesto cuyos ojos verdes como las aceitunas,ahora mismo en la oscuridad estaban de un tono verde muy oscuro mostraban un brillo ciertamente inocentón pero a la vez pícaros.

   -Mamá,te lo dije cuando era niño,nunca vas a volver a tener que llorar,yo te cuidaré,a ti a mis hermanos y a padre...

   -Quieres hacer de todo a la vez,hijo,eres muy joven .

   -Confía en mi.

   -¿Y tu Séfora?- preguntó Adriaba con picardía haciendo que al instante las mejillas de Sadik se ruborizaran notablemente,Séfora y él estaban muy unidos pero no habían pasado de unos simples besos y  caricias pero no habían llegado más lejos.

   -P-pues...yo...esto...-empezó a balbucear Sadik muerto de vergüenza. Adriana rió al ver la expresión de su primogénito,aún seguía siendo muy inocente en ciertas cuestiones que no iban a salir ahora a flote. Que descubriese ciertos placeres por su cuenta. Pero la intimidad entre ellos se corto cuando entraron Aradna y Amílcar quienes también querían saber que le pasaba a su madre,pero Sadik les había dicho que hablaría primero él con su madre para ver que le ocurría. Adriana recuperó la sonrisa al tener a sus tres hijos con ella,los quería tanto...  Sadik tan responsable y atento,Aradna guerrera pero un dulce de niña y Amílcar tan tierno y cariñoso. No quiso haberlos preocupado por lo de su abuelo,pero no iba a decirselo,quizás en algunos años más adelante o quizás no.

    

(Adriana y Sadik)

4 comentarios:

  1. Tengo que retomar la historia porque me he perdido :-)
    ¡Qué paciencia!
    Besos de Pecado. Sigue así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno cuando puedas cari,a tu ritmo ^-^ en esta básicamente se ve lo muuucho que ha crecido el.dulce niño que conociamos xD.
      Un beso

      Eliminar
  2. Me encanta Sadik, es un encanto :):). Se nota que es un hombre ya no solo a nivel fisico, es muy maduro. Me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha heredado gran parte de los carácteres de sus padres,es un encanto como Adriana y tan maduro como Aníbal

      Eliminar