Translate

domingo, 30 de marzo de 2014

Entrada especial: Peronajes II

Hola a todos,aquí estoy para continuar con la segunda parte de las entradas especiales hablando de los personajes para que los que empezaron hace poco a leer el blog no se hagan un lío y puedan ubicarse bien y seguir el hilo,además de saber algo de los personajes. Ahora toca la otra cara de la moneda: los romanos.

Romanos:  

-Adriana Augustus/ Kshyqti Melkart.  

 


Nuestra protagonista femenina,Adriana es todo lo contrario a Aníbal,ella es dulce,cercana,tierna,siempre intenta ayudar a todo el mundo aunque esto le haga a veces meter la pata. Ingenua,es fácil de engañar y un tanto manipulable. Maternal,adora a sus hijos,haría cualquier cosa con ellos y quien trate de hacerles daño Adriana no dudará en tratar de arruinarles la vida. En el ámbito amoroso es muy cariñosa,algo sumisa,pero en el sexo puede ser muy apasionada.
La historia de Adriana comienza con la muerte de sus padres,Marcus y Cibeles,su madre era la heredera del trono de Siracusa,por tanto tanto Adriana como su hermana melliza Selene son princesas,pero cada una de las niñas estaban más apegadas a un progenitor,Adriana a su madre y Selene a su padre.
Por motivos políticos Cibeles tuvo que ir de Roma a Siracusa,y Adriana siendo una niña de seis años le insistió en ir. No sabia que ese día su vida cambiaría para siempre.
Acababa de estallar la Primera Guerra Púnica y la ciudad-estado de Siracusa fue atacada por los cartagineses,pocos sobrevivieron en el palacio al ataque,la querida madre de Adriana falleció bajo la espada de Aníbal,pero él no pudo acabar con la niña que estaba destinada a ser su mujer. Sin saber porque,Aníbal se llevó a una asustada Adriana al santuario familiar del palacio dedicada a Diana-Artemisa y la dejo sentada sobre el altar,escondiéndola de sus propios hombres,perdonándole la vida.
Nueve años más tarde,habiendo cumplido Adriana y su hermana los quince años,los romanos ganaron la guerra,pero Aníbal antes de ceder Siracusa le exigió a cambio a Julius la mano de Adriana en matrimonio. Por la paz Julius accedió.
Adriana al enterarse estuvo al borde de una depresión,no sólo porque se sintió como una moneda de cambio,si no por la fama que tenía Aníbal de bruto y bárbaro. Tanto miedo tuvo que dijo que seria vestal,sacerdotisa virgen de la diosa Vesta-Hestia o que se casaría con su querido primo Adelphos Iulia de Sardonia.
Pero nadie la escuchó,por lo que tuvo que viajar a Cartago,su futuro hogar. La primera impresión de Aníbal fue que era bastante guapo,pero le dio miedo,y más cuando él le robo a la fuerza su primer beso,se asustó porque le gustó y la pobre niñita se fue a enamorar. Al menos Aníbal le demostró que no era un bárbaro ya que la respeto hasta su noche de bodas,en la que Adriana llego virgen. Pero a partir de esa noche fue ante los dioses y ante Roma y Cartago la mujer de Anibal,no solo porque se casaron,si no porque la tomó,además por una tradición,al público Adriana tomó un nombre cartaginés: Kshyqti.
Adriana,desesperada porque Aníbal la amase,quiso darle un hijo,a un heredero varón para que tuviese motivos para quererla,no sólo por su cuerpo. Los dioses la escucharon y un años más tarde,con dieciséis años dio a luz a su primer hijo,un varón al que llamó Sadik,en él volcó todo su amor no correspondido,pero algo empezó a cambiar,Aníbal lentamente fue cambiando y se estaba volviendo algo más cariñoso con ella,aunque nunca le dijo que la quería o que la amaba.
Por una guerra con Roma,el matrimonio sufrió una separación de dos años,así Sadik desarrollo más cariño hacía su madre. Cuando Aníbal volvió,tras largos y frecuentes retozos en la cama,Adriana quedo de nuevo embarazada y dio a luz a su segundo hijo,una niña a la que llamó Aradna. Aníbal había cambiado a mejor,se mostraba más cariñoso y protector con su familia,enamorando más a Adriana si cabe. Aunque le es difícil adaptarse a Cartago y a que la juzguen por ser romana sin conocerla.

-Selene Augustus:

Selene es la hermana melliza de Adriana,pero nació por minutos después que su hermana,quedándose Adriana con la herencia de la corona de Siracusa. Selene se ha caracterizado por ambiciosa,falta de escrúpulos y egoísta. Aunque cuando quiere puede ser encantadora,fuerte,un tanto descarada,segura de si misma y de lo que quiere,si tiene un objetivo no parara hasta conseguirlo.
Selene al igual que su hermana recibieron desde la cuna el mismo trato,aunque ella resultó ser el ojito derecho de su padre. Así que cuando las niñas quedaron huérfanas fueron criadas por Julius,su jovencísimo abuelo,quién también paso a ser el ojito derecho de Julius.
Cuando creció,el tierno amor que Julius y Selene sentían el uno por el otro cambio a uno más profundo,menos familiar y más de pareja. Enamorado hasta el tuétano,Julius le propuso a Selene matrimonio,temeroso de que lo rechazase y le llamase enfermo,pero se equivoco ya que Selene le correspondía. Así que ignorando el que dirán se casaron por todo lo alto en el templo de la diosa Juno-Hera. Pero Selene tuvo que aguantar que a sus espaldas las otras dominas de casas importantes de Roma la llamasen "puta","zorra" etc,pero les calló a todos la boca cuando se quedo embarazada y no doy a luz un heredero varón,si no dos,unos mellizos a los que llamaron Marco y Junio. Pero Selene tuvo una profunda depresión pos-parto,delegando el cuidado de sus hijos a su antigua niñera Silvia,viéndose como una mala madre.
Los celos y la envidia que sentía por su hermana se acentuaron al ver que ella cuidaba a su hijo y no tuvo depresión tras dar a luz,la traiciono en el consenso de Siracusa en el que se decidía de que bando se pondrían los sicilianos en una guerra de Roma y Cartago por Malta. Rompiendo su relación.
Un par de años más tarde,en la boda de su primo Fabio,Selene para hacer daño a su hermana trato de seducir a Aníbal,siendo rechazada por él aún cuando ella le amenazó con decirle a Adriana que él era quién mató a sus padre,ya que ella lo sabía de labios del propio Julius. Cumplió su amenaza,pero Adriana o no la creyó o no quiso creerla,de modo que no le valió para nada.
Pero su relación se restauró tras la casi perdida de sus hijos Marco y Junio,cuando su hermana fue expresamente a Roma para ayudarla a tratar de salvar la vida a los niños.

-Julius Augustus: 





Julius Augustus es el abuelo de Adriana y Selene,además de marido de esta última. Julius es un hombre muy orgulloso,soberbio,ambicioso,pero es muy fiel con su familia y aliados,aunque amigos de verdad prefiere tener pocos para que en un futuro no le traicionen,su amigo más fiel se llama Octavio Bruto que es el que más lo juzgo por su matrimonio con Selene. Con Selene es muy cariñoso,la adora sobre todas las demás mujeres ya que según él es la primera vez que se enamoró. Es muy paternal con sus hijos,nietas,primos de ellas etc.
Julius fue el único hijo de una de las familias más poderosas de Roma,Augustus, desde su infancia fue siempre muy orgulloso. Se casó con catorce años con una muchacha de su misma edad por motivos políticos llamada Aurelia Tercia,aunque no se amaban tuvieron un hijo al que llamaron Marcus,a quién quiso con locura y lo crió con ideas basadas en el orgullo romano. Pero a los veinte Aurelia enfermó y murió,pero por respeto a su hijo y porque no se enamoró no se volvió a casar.
Cuando tenía veintisiete años Marcus se caso con una princesa siciliana llamada Cibeles,quién él quiso también con locura y cuando el joven matrimonio tenían quince años y el veintiocho lo hicieron abuelo de dos preciosas niñas; Adriana y Selene.
Pero cuando las niñas tenían seis años,Marcus y Cibeles murieron a manos a Aníbal,todo a parte de por la guerra por venganza,ya que Julius le derrotó en Iberia y decidió vengarse con ellos. Julius,destrozado,tuvo que hacerse cargo de sus nietas,siendo Selene su ojito derecho.
Cuando las pequeñas crecieron y se hicieron adolescentes,Julius se enamoró locamente de Selene,no solo por su belleza física si no por su carácter bravo,estaba dispuesto a domar a esa hermosa muchacha. Haciendo oídos sordos a lo que le decían sus aliados y amigos,le pidió matrimonio a Selene y ella acepto,aunque a sus espaldas tuviese que escuchar que era un degenerado,un pervertido...etc.
Tras la Primera Guerra Púnica fue quien le dio en matrimonio a Adriana a Aníbal con tal de conseguir la paz. Un año más tarde la felicidad con Selene aumentó cuando ella le hizo padre de dos mellizos,Marco y Junio. Pero la depresión de Selene le hizo desatender a sus hijos para volcarse en su amada. Casi se derrumbó de tristeza cuando sus hijos casi mueren,pero se juró a si mismo no volver a desatenderlos cuando sus hijos se recuperaron.

-Adelphos Iulia:




Adelphos Iulia es príncipe de Sardonia (actual Cerdeña) primo por parte materna de Adriana y Selene aunque no es romano puro ya que su padre es espartano. Su madre,Dafne,era la hermana mayor de Cibeles,la madre de sus primas. Adelphos se caracteriza por un carácter explosivo,con sus amigos y familiares es muy abierto,divertido,algo bromista y a veces un tanto infantil. Enamorado desde siempre de Adriana lo daría todo por ella y por su felicidad. Aunque su carácter sea tan amigable,puede ser muy serio,eficaz,templado y aunque sea a veces un poco bruto puede mostrar cierta elegancia natural y a veces un tanto suicida en los combates. Considera a Élbir y a Fabio,su hermano menor, cómo sus mejores amigos y quiere muchísimo a su cuñada Ailis.
Adelphos fue el primogénito de la princesa Dafne de Sardonia y su marido Leonidas,un general espartano,aunque Adelphos no pasó mucho tiempo con su padre ya que falleció. Pero Dafne se volvió a casar al año con un senador sardónico llamado Octavio y de esta unión nació su querido hermano Fabio. Adelphos fue el mayor de su grupo formado por su hermano,sus primas y una amiga de sus primas llamada Ailis y el de carácter más nervioso y travieso,arrastrando a sus amigos en sus trastadas.
Adelphos recibió una educación propia de un futuro rey,tanto en filosofía y leyes como de guerra,aunque esta última siempre le gusto más. Desde una edad muy temprana sintió mucho cariño y amor hacía Adriana,siendo ella su primer amor y haciendo cualquier cosa por ella,hasta se rompió un brazo por tratar de hacerla reír.
Casi acabada ya la Primera Guerra Púnica,Adelphos y Fabio fueron a combate y el príncipe heredero se ganó la admiración de todos por su casi mentalidad suicida y su valor.
Cuando Adriana se casó,estuvo mucho tiempo deprimido por haberla perdido,aunque más adelante sintió verdadero amor por sus sobrinos Sadik y Aradna,de hecho tuvo que hacer de comadrona con esta última. Fue el padrino de boda de su hermano Fabio y acogió a Ailis realmente como una hermana y con el futuro hijo de su hermano muestra ya evidencias de puro cariño y paternidad.

-Fabio Iulia: 





Fabio es primo por parte materna de Adriana y Selene además del hermano menor de Adelphos,está casado con una princesa siciliana,Ailis Galba de Catania y pronto será padre. Fabio es muy callado y reflexivo,un enamorado de la vida y lo filosofía,de hecho quería ser filósofo en vez de soldado. Romántico,soñador,es bastante inteligente,superando la media,amante de la naturaleza. Pero enfadado puede ser terrible.
 Fabio es el segundo hijo de la princesa Dafne fruto del segundo matrimonio de Dafne,desarrolló un fortísimo cariño hacía su hermano mayor,envidiando el que sea tan extrovertido y él tan introvertido. A pesar de ser tan callado todos lo quieren muchísimo,sobretodo Ailis desde que eran pequeños.
A pesar de que siempre amó la filosofía tuvo que ser realista desde pequeño y supo que tenia que ser soldado,aunque no tardo en que le gustase el ejército,aunque no ama la guerra.
Con dieciséis años entró en el ejército bajo la dirección de su hermano y gracias a su intelecto pudo idear estrategias para vencer a los cartagineses,se ganó así el respeto de sus compañeros a pesar de su juventud.
Aunque tras el matrimonio de su prima Adriana tanto él como Adelphos entablaron una gran amistad con Élbir,un joven soldado cartaginés,convirtiéndose los tres en mejores amigos. Enamorado desde siempre de Ailis,tras volver de la guerra por Malta,se caso con ella y pronto su amada esposa le hará padre de su primer hijo o hija.

-Ailis Galba de Catania:





Ailis ha sido desde niña la mejor amiga de Adriana y desde pequeña ha estado enamorada de Fabio. Ailis es justa,leal,calmada y reflexiva,aunque a veces es un poco despistada. Quiere con locura a sus amigos y a su cuñado Adelphos quien es como un hermano mayor.
Ailis al igual que Adelphos no es romana pura,su padre el rey Dimas de Catania,Sicilia,se caso con una celta,de ahí su nombre "bárbaro". Es quizás la única de nuestros protagonistas cuyos padres estén vivos los dos (cómo Fabio que sus padres viven los dos),salvo que están separados.
Ailis quiere muchísimo a su padre y debido a la cercanía política entre Catania y Siracusa conoció a Adriana y Selene desde muy niña,siendo la mejor amiga de la primera.
Ailis apoyó la decisión de su padre de aliarse con Cartago por Malta,así que se distanció de Selene. Cuando la guerra acabo,Fabio,su novio,le pidió matrimonio y ella acepto de inmediato,casándose por todo lo alto y aliando Sardonia y Catania. La princesa adora a los niños y no tardó en quedarse embarazada de Fabio,esperando ese pequeño o pequeña con suma ilusión.



    

sábado, 29 de marzo de 2014

Entrada especial: Personajes

Hola,bien como últimamente ha empezado a leer el blog gente que no lo ha seguido desde el principio he pensado en hacer dos entradas especiales describiendo a los personajes y diciendo un poco de su historia para los que empezaron a leerlo hace poco no se hagan un lío con los personajes. Los he dividido en dos grupos,cartagineses y romanos,empecemos con los cartagineses.

CARTAGINESES:  

-Aníbal Melkart: 

   Nuestro protagonista por excelencia. Aníbal se caracteriza por su carácter un tanto difícil; frío,serio,muy seco,borde,orgulloso hasta el extremo,no permite que nadie trate de pasar por encima de él,tacaño,poco hablador y muy rencoroso. Pero bajo esta coraza de mal carácter es un hombre con unos ideales muy altos si jura algo lo cumplirá,por eso odia la traición,con las personas que se ganan su confianza,muy poca, es protector con ellas,sobretodo con su familia.Aunque nunca diga que quiere a alguien lo demuestra.
 
  Su mal carácter se debe a un pasado marcado por el odio y la sangre. Siendo el tercer hijo de Hannon y Elisa Melkart,su madre no sobrevivió al parto debido a que Elisa era de constitución débil y Hannon la dejaba embarazada cada muy poco tiempo,aunque debido a su debilidad Elisa tuvo muchos abortos de los que sólo sobrevivieron tres hijos: Arístides,Dido y Aníbal.
Privado de su esposa,Hannon cambió a peor,siendo un hombre muy hosco que odiaba a sus hijos por verlos como los que mataron a Elisa,pero este odio iba sobretodo a su hijo pequeño,Aníbal.
Tanto le odio,que cuando Aníbal tenía nueve años sufrió el peor de sus traumas,a parte de fortísimas palizas,tuvo que soportar que su propio padre lo vendiese de esclavo durante un año a un libio sin escrúpulos que no sólo le pegaba palizas de muerte si no que sufrió ciertas cosas que un niño nunca debería sufrir: abusos sexuales. Todo esto con apenas diez años.
Esto le marcó para siempre,viendo repugnantes las relaciones entre personas del mismo sexo (Nota: no comparto esto). En aquellos años su hermano mayor Arísitides huyó de Cartago y Dido se vio obligada a casarse con un amigo de su padre. Aníbal al verse solo fue el blanco de las iras de su padre y fue el heredero de los poderes de su casa y algún día sería general.
Años más tarde,estando ya en el ejercito cartaginés,cuando tenía quince años,su padre no contento con darle palizas de muerte,lo casó con una princesa íbera llamada Delinenar,un matrimonio que fue impuesto para los dos. No sólo sufrió eso,si no también engañado mató a su propio hermano. Harto de malos tratos,que su padre lo usase como un instrumento para sus planes trato de cortarse las venas varías veces,siendo salvado por su mejor amigo Aderbal y su hermana Dido. A los dieciocho su padre se fue de Cartago debido a que deshonro su nombre al huir de una batalla,por lo tanto Aníbal con apenas veinte años,y tras haber demostrado una fiereza inigualable, fue ascendido a general y tuvo que asumir el papel de amo su de casa,ocupando el lugar de su padre.
Estas cosas fueron las que forjaron el mal carácter de Aníbal,encerrando sus sentimientos y sus traumas en lo más profundo de su ser,hasta que a los veintiséis años,ya divorciado de la íbera,ya que la íbera huyó con un romano, en el asalto a la ciudad grecorromana de Siracusa,Sicilia, asesinó a la heredera del trono siracusiano y a su marido,Cibeles y Marcus, pero pagó un precio; el que cierta princesa romana por aquel entonces de seis años llamada Adriana se cruzase en su camino y con una sola mirada se ganase el frío corazón del general. Así que cuando Cartago perdió la Primera Guerra Púnica y tuvo que ceder Sicilia,él cedió Siracusa a cambió de Adriana en matrimonio,quién aquel entonces tenía quince años. Así fue,se casó con Adriana,quién al principio le temía y con motivos,pero Aníbal aunque lo ocultase estaba locamente enamorado de Adriana,una niña que le demostraba todo el cariño y el amor que nunca había sentido.  y esta,enamorada de él (y él de ella aunque no lo admita) le hizo padre de dos hijo: Sadik y Aradna. Pero todo esto a un precio,Adriana nunca supo y ni sabrá que Aníbal fue el asesino de sus padres,ese es el castigo que recibiría Aníbal; tener que soportar mirarla y verse a si mismo como un asesino y ocultarle la verdad para no perder lo único bueno y puro que tuvo.

-Dido Melkart: 

Dido es la hermana mayor de Aníbal,tiene un carácter parecido pero con matices muy diferentes. Dido es por lo general tranquila,bastante maternal,en ocasiones hasta bromista. Pero cuando se enfada o le tocan alguien a quien quiere puede ser tan terrible como Aníbal.
La historia de Dido es también dura como la de Aníbal. Fue la segunda hija de Hannon y Elisa,pero al ser mujer su padre la ignoro por completo,viéndola como una inútil cuyo único valor sería poder casarse con alguien importante. Pero cuando su dulce madre Elisa falleció,teniendo Dido cinco años, se vio prácticamente a asumir el papel de padre y madre de su hermano menor,aunque Dido y Aníbal tuvieron al menos a Arístides,su hermano mayor que los cuido muchísimo.
Pero cuando el cuerpo de Dido empezó a cambiar para tener sus formas de mujer,un amigo de su padre llamado Asdrúbal,muchísimo mayor que ella,la empezó a ver con ojos poco paternales,y cómo Arístides se fue de casa y Aníbal era muy pequeño,nadie pudo salvarla de casarse con Asdrúbal.

. Asdrúbal era un buen guerrero,pero aunque se llevase bien con su mujer se notaba que no había amor. De hecho Dido tuvo que soportar algunas humillaciones,como por ejemplo que Asdrúbal muchas veces no compartía lecho con su mujer,si no que encima él se traía muchas veces jovencitas para aliviarse en vez de cumplir con sus deberes de esposo,y cuando cumplía con Dido muchas veces la expresión de Asdrúbal es como si Dido le diese asco,como si el mero contacto con su mujer le asquease,no le importaba la belleza de su esposa ni el buen carácter de Dido,sólo la quería para tener un hijo,Dido no se quejaba ya que quería desesperadamente un hijo para llenar el vacío de su vida. Pero Âkil tardó en llegar bastante debido a lo poco que Asdrúbal acudía al lecho matrimonial,menos mal que Dido podía descargar al menos su instinto maternal con su hermano menor Aníbal y con el amigo de él,Aderbal, quién desde siempre estuvo enamorado de Dido,quién no le hacía caso debido al asco que le pillo a los hombres. Y además....aunque nadie lo sabía seguía en contacto con Arístides,su hermano mayor que huyó de Cartago a Grecia. Arístides quería volver a Cartago para llevarse a su hermanos para librarlos de la crueldad de los malos tratos y un matrimonio de fachada. Pero esos planes fueron frustrados cuando Hannon se enteró de que su hijo primogénito que se fue para seguir el estúpido sueño de la filosofía para llevarse a sus hijos,de modo que convenció a un adolescente Aníbal para que acabase con él y con la vida de la esposa de Arístides,Helena,una preciosa ateniense,pero Aníbal desconocía que Arístides era su hermano mayor y cuando se enteró cayó en una tremenda depresión que le llevó a tratar de acabar con su vida de no ser por Aderbal y Dido que lo pillaron justo a tiempo. Cuando por fin los dioses hicieron caso a sus súplicas,y a los treinta y cuatro años dio a luz a Âkil y al poco falleció Asdrúbal en Iberia,pero por mantener las apariencias no pudo declararse en ese momento a Aderbal,ya que aunque de pequeño parecía una tontería que la amase,pero cuando Aderbal se hizo un hombre y demostraba que la amaba de verdad,pero no quería ilusionarse con un hombre nuevamente. Hasta que al final se derrumbo al cariño de su actual marido. 

-Aderbal:  
Aderbal es el mejor amigo de Aníbal,más que amigo y compañero de batallas,se consideran hermanos. Aderbal es un hombre muy optimista,zalamero con Dido,bromista y normalmente actúa de conciencia de Aníbal cuando su hermano se pasa de la raya,siendo así un hombre con los valores de amistad y familia muy altos,siendo el amigo más fiel que Aníbal tiene por no decir el único. Pero cuando la situación lo requiere es serio y muy preciso.
Aderbal es el hijo de la que fue mejor amiga se Elisa,Anaid y el lugar teniente de Hannon,Bostar. Tanto Aníbal como Aderbal nacieron en el transcurso de la misma semana,pero no saben quien fue el mayor ya que Anaid nunca se lo dijo. Cuando Elisa falleció en el parto,Anaid se puso en el seno al hijo de su amiga,empezando así Aníbal y Aderbal la vida con la misma leche,convirtiéndose en hermanos inseparables. Siempre estaban juntos desde pequeños,sólo se separaron el año en que Aníbal estuvo en Libia y no volvió siendo el mismo.
Por lo demás Aderbal tuvo una vida feliz,aunque desastrosa en el amor,ya que desde niño estuvo enamorado de Dido y ella lo veía como un hermano. Sólo se trunco cuando su padre,Bostar,murió en Iberia,pero Aderbal tenía ya dieciocho años.
Años más tarde,cuando el asalto a Siracusa,Aderbal fue el que freno a Aníbal para que no asesinase a todo el mundo,pero no pudo saltar a Marcus y Cibeles. Cuando Aníbal se caso con Adriana,él aprovecho para declrarsele a Dido por millonésima vez,pero esta vez Dido le dijo que si,que lo veía con otros ojos desde que se hizo hombre. Así que Dido y él se casaron,adoptando Aderbal al hijo de Dido,Âkil.

-Élbir 
Élbir tengo que aclarar que no es un personaje mio,si no de mi amigo y colaborador Pabloski,pero que me deja usarlo. Un besazo para ti Pabloski.
Élbir es el más joven en el ejército de Aníbal,es unos meses mayor que Adriana,Élbir se caracteriza por ser uno de los que más han madurado desde su primera aparición,pasando de hacerle la pelota A Aníbal a ser de sus hombres de confianza a pesar de su juventud,siendo muchas veces guardaespaldas de la familia de Aníbal. Eficaz,valiente,a veces ingenuo,algo enamoradizo,serio aunque a veces le sale la vena de niño,sobretodo si esta con sus mejores amigos Adelphos y Fabio Iulia.
Élbir es mestizo,de padre cartaginés y madre espartana,siendo así de carácter un tanto explosivo,al igual que Adelphos y su primo Etíocles (personaje de Pabloski). Élbir aunque nació en Esparta,volvió tanto él cómo su familia a Cartago,concretamente a la ciudad de Utica. Élbir tuvo una infancia normal hasta la adolescencia que fue cuando entró en el ejército y pasar a estar bajo las ordenes de Aníbal,quién al principio lo trato como un trapo por ser un novato para endurecerle. Aunque debido a su fuerza y resistencia se ganó la curiosidad de Aníbal que lo llamaba para que hiciese trabajitos sin importancia. No fue hasta en Iberia cuando empezó a demostrar su valía,tanto en la lucha al ayudar a su general en una batalla hasta en  proteger a Adriana y sus hijos el tiempo que estuvieron en Iberia,ganádose así el respeto de su general y sus compañeros de armas.
 

Suavis Inimicitia "Vuelta a casa"


Aníbal se quedo aclarado con la explicación de Adriana. Su matrimonio y la pedida de mano fue totalmente distinta. Él conquistó Siracusa el mismo día que acabo con la vida de la madre de Adriana y tuvo brevemente el control de la ciudad. Pero cuando Cartago perdió Sicilia y se vio obligado a desprenderse de la isla,él tuvo que entregar Siracusa,pero la entrego a cambio de algo,o mejor de alguien,le exigió a Julius la mano de Adriana en matrimonio.

En cuanto amaneció,todos se preparaban para irse cuando Selene le dijo a Aníbal si podían hablar un momento a solas,a Adriana no le importo,confiaba en su hermana,pero Aníbal no confiaba en Selene,pero ante la insistencia de su cuñada no tuvo más remedio que ir con ella,¿qué querría esa chica? Como fuese a lanzarse a su cuello le daba una patada en el culo que la mandaba a Escandinavia,pero es que lo malo era que Selene le tenía cogido por donde más le dolía,podía hundir su matrimonio con decirle a Adriana que fue él el asesino de sus padres. Selene lo llevó a una parte casi desierta de la propiedad Augustus,fuese lo que fuese lo que le iba a decir esa chica que lo dijese ya.

-Sea lo que sea dímelo ya.

-Perdoname por lo de la boda de Fabio- ¿sus oídos le traicionaron? ¿Selene le estaba pidiendo disculpas? - No me gustas,eres guapo pero amo a Julius. Solo lo hice para hacer daño a Adriana,un daño que no se merece.

-Ah....pues vale...no paso nada....

-Y.....no le voy a decir lo de nuestros padres,no me creyó...- inesperadamente Aníbal saco un daga y se la tendió a su cuñada.

-Cógela- Selene,extrañaba,obedeció y tomo con su mano derecha la daga que le ofreció Aníbal,él inesperadamente le tomo la muñeca para que colocase la afilada punta sobre su pecho,justo sobre su corazón.

-Puedes clavarme esta daga en el corazón si le dices a Adriana lo que ocurrió. A mi no me importa que me hagas,puedes llamarme perro judío si quieres,pero piensa en tu hermana y en tus sobrinos. Si se lo dices a Adriana le arruinas la vida a ella,a Sadik y a Aradna. Son felices,me estoy matando por compensarla por lo que hice,daría mi vida por restaurar todo el daño que os hice a las dos- Selene no pudo hace otra cosa que abrir mucho los ojos y mirar sorprendida a Aníbal,de verdad quería a su hermana.

-¿Realmente la quieres?

-Estoy loco por ella. Llevó una vida esperándola....no tienes ni idea de cuanto la he esperado....

-Pero Delinenar me dijo....

-Olvida a mi ex mujer. A Delinenar nunca la quise,nunca, nuestro matrimonio fue concertado. No te pido que lo entiendas,no me perdono todo el dolor que os cause de niñas,pero si me dejas,Adriana nunca se arrepentirá de haberse casado conmigo- soltó la mano de Selene y cogió nuevamente la daga para guardarla.

-Cuidalos.

-Por el honor de Cartago que lo haré- se fue de ahí para volver junto a su esposa y su hijo,que ya habían terminado de preparar todo para irse.
Luego llegaron las despedidas,los cuatro primos se deshicieron en abrazos y en promesas de volver a verse pronto. Julius también le dio un cálido abrazo a Adriana y a su bisnieto Sadik,con Aníbal solo cruzaron una mirada y se dieron por pura cortesía la mano,pero agarrándose de los antebrazos y apretándose con fuerza. En cambio los hermanos Iulia si le dieron un abrazo a Aníbal,quién no tardo en que lo soltasen, y a Adriana,y obviamente al pequeño Sadik,quién había heredado de su padre el no querer demasiadas muestras de afecto de su mismo género,que su madre y sus tías le colmasen de mimos,besos y abrazos le gustaba,pero no le gustaba que un hombre quisiera darle los mismos mimos que sólo su madre o sus tías tenían derecho a hacerlo.
Selene,Adriana y Ailis se despidieron con la promesa que volverían a verse y celebrarían por todo lo alto el nacimiento del pequeño Iulia que venía en camino,de hecho Fabio y Ailis ya habían pensado nombres; si era niño Máximo y si era niña Lucrezia. Aunque Ailis tenían el presentimiento de que sería una niña,una preciosa niña con los mismos cabellos rubios de Fabio y los ojos oscuros de Ailis. En fin,sólo era cuestión de tiempo que naciese.


Días más tarde por fin volvieron a Cartago, Adriana echo muchísimo de menos a su pequeña Aradna,Sadik también extrañó a su hermana aunque no lo admitiese,y Aníbal igual,no era en vano su hija mejor. De modo que cuando llegaron a casa y Dido fue a recibirles con Aradna en brazos,la niña no tardo de pasar de brazos de su tía a brazos de su madre,quién lleno de besos y mimos a su hija pequeña.

-Mami- dijo la niña acurrucándose en el pecho de su madre,Aradna había que admitir que en el habla había sido más precoz que su hermano mayor,Sadik a los ocho meses no hablaba con casi tanta fluidez como Aradna,quién no balbuceaba tanto,si no que decía palabras bien dichas,como “mami”,”hermano” y “papi”.

-Hola,enana-musitó Sadik mirando con cierto reproche a su hermana,aún no se acostumbraba a la idea de compartir el cariño de su madre,ya bastante tenía con compartirla con su padre. Aníbal pensaba lo mismo exactamente,ya tenía bastante con compartir el tiempo y el cariño de Adriana con los mocosos. Pero luego se alegraba de tenerlos,si echaba una mirada al pasado,hacía cinco años no se esperaba tener familia,se veía deambulando solo,amargado,con solo con la guerra en sus pensamientos,sin sentirse tan.....humano. Ahora en cambio tenía tres personas que dependían de él,que le querían.....a pesar de todo le querían. Se quedo pensando momentáneamente en lo que había sido su familia hasta el momento en que formo la suya con Adriana,sólo le había dado cariño su hermana mayor Dido,su hermano mayor,Arístides, había sido un cobarde al huir con dieciocho años de casa y de Cartago a Atenas,él solo contaba con ocho años cuando eso. Y el patriarca que había....Hannon. Aunque la vida de su padre acabo hacía cuatro años ya,aún su oscura presencia y los malos tratos a los que fue sometido estaban presentes en el subconsciente de Aníbal,manifestándose en pesadillas casi constantes. Así creía Aníbal que sería su vida,solo,amargado. Pero desde que Adriana llegó trayendo consigo un soplo de aire fresco a una casa que hacía años que no gozaba de una presencia como la de Elisa Melkart,pura y que derrochase vida. Hacía años que no se escuchaba el sonido de las risas. Adriana y sus hijos habían traído consigo la frescura y la pureza no solo al hogar,si no también a la vida de Aníbal.

viernes, 28 de marzo de 2014

Suavis Inimicitia "Julius y Selene"

Era uno de tantos días en los que Julius estaba de campaña militar en Sicilia,durante la gran guerra con Cartago por Sicilia (Primera Guerra Púnica),siendo a su vez la primera vez que Adelphos y Fabio pisaban un campo de batalla,teniendo Adelphos diecisiete años y Fabio dieciséis años,sus primas Adriana y Selene contaban con catorce años,casi quince,faltaban pocos meses para que ambas niñas cumpliesen quince años,habían llegado ya a la edad de que Julius se decidiese a buscarle un marido a cada una. Lógicamente Adriana por ser la primogénita de Marcus y Cibeles heredaría a corona de Siracusa,por lo tanto Julius podía barajar varios matrimonios para emparentar su casa con grandes linajes. Había pensado en Adelphos como primera opción para Adriana,pero barajaba también la posibilidad de casar a Adriana con algún príncipe griego o persa.
No sólo manejaba matrimonios para Adriana. No. También barajo,pero menos, la mano de Selene,¿por qué no barajaba las mismas posibilidades a Selene que a su hermana? Sencillo; Julius no quería desprenderse de Selene. Debía de admitir que aunque tratase de darles el mismo trato y mimos a sus niñas su debilidad era Selene. Su Selene....a quién él cariñosamente siempre en estricta privacidad llamaba “Mi Luna”

Amaneció otra vez las niñas prácticamente solas,aunque tenían de la compañía de los esclavos y sus niñeras Claudia,la de Adriana,y Silvia,la de Selene. Ambas hermanas solían dormir juntas en la habitación de Adriana cuando bien temprano empezaron a escuchar jaleo en el patio cerca de las caballerizas,de modo que picadas por la curiosidad,Adriana y Selene,aún con ropa de dormir salieron corriendo porque intuían de que Julius podía haber vuelto . No se equivocaron. Julius Augustus había vuelto sano y salvo y acababa de entrar por las puertas de su propiedad a lomos de uno de sus flamantes caballos y aún con la armadura y el casco puestos. Su semblante serio y duro se relajo y una hermosa sonrisa se dibujo en sus labios al ver a Adriana y Selene corriendo para acercarse a él y recibirle. Así que se bajo de un salto del caballo y no tardo en recibir a las chicas entre sus brazos,las abrazo con tanta fuerza hasta casi dejarlas sin respiración.

-Julius,nos ahogas- exclamó riendo Selene,cabía decir que tanto ella como Adriana llamaban a su abuelo por su nombre de pila.

-Es que me alegro tanto de veros. Meses penando por vosotras- las soltó para quitarse el casco y dárselo a un esclavo que había. Pronto las muchachas empezaron a hacerle infinitud de preguntas a Julius,quién les dijo que la guerra se detenía los meses de invierno,pero pronto volvería a Sicilia para recuperar la tierra de sus nietas. Fue directamente a su alcoba,pero antes mando a Adriana y Selene que se cambiasen de ropa por una más formal.

Julius no se cambio de ropa directamente,se sentó al borde de la cama para relajarse un poco,por fin su añorado hogar junto con lo que le quedaba de su familia. Julius no tenía más familia allá de sus nietas,ni hermanos,ni primos.....nada,sólo tenía en el mundo a Adriana y Selene.

-¿Se puede?- era la voz de Selene,que había abierto la puerta y asomó la cabeza con una radiante sonrisa en su rostro. Su Selene....aún no podía creerse que esa hermosa muchacha fue un día una indefensa niña que no se separaba de su vera.

-Claro.

-¿Te ayudo a quitarte la armadura?- Julius asintió con la cabeza y Selene no tardo en entrar dentro de la alcoba al mismo tiempo que Julius se ponía en pie y daba unos pasos para acercarse a Selene,quién procedió a soltar el agarre de la coraza de Julius,momentáneamente, Selene levantó la cabeza y las miradas de Julius y Selene se cruzaron.

-Selene....tengo que hablar contigo...sé que es raro dado a que somos familia,pero....-a su fiel amigo Octavio Bruto le había contado lo que quería decirle a la bella Selene y su amigo reacciono diciéndole que en la historia no hay nada que se haya escrito de princesa con locos como él,que ni lo intentase.

-¿Sí?- Julius tragó saliva,eso era más difícil que ponerse delante de un ejército. Se moriría si Selene le decía que no,lo estaba apostando todo en ese momento.

-Selene,tú....¿querrías casarte conmigo?- preguntó a bocajarro,dejando a Selene descolocada,¿la habían traicionado sus oídos? Julius le acababa de pedir matrimonio,¿a ella?¿Qué tenía de especial ella para que él,el amo de la familia Augustus la quisiera a ella de esposa?

-¿Y-yo....?¿Por qué yo?- Julius la aferró de la cintura,abrazándola tiernamente contra si de modo tierno y amoroso,Selene se dejaba,quizás porque estaba aún en shock por la propuesta matrimonial.

-Porque te quiero,Selene,no como debería,no, si no más. Selene,eres hermosa, un amor,fuerte,decidida....eres todo lo que me gusta en una mujer. Ya sé que somos familia,pero si el amor ataca de repente no se piensa con la mente- Julius no se había casado enamorado de Aurelia,su primera esposa y madre de Marcus,fue un matrimonio concertado por poder político. Pero ahora era cónsul,a pesar de que era joven para su cargo,y era libre para elegir a su segunda esposa. Y la había elegido a ella,estaba locamente enamorado de Selene de verdad,le daba igual el que dirían.

-Si quiero....-Selene debía de admitir que ese tierno y cálido amor más allá que el que Julius sentía por ella era totalmente correspondido por Selene, de modo que sellaron la propuesta matrimonial con un beso,su primer beso no dado de manera familiar,no,si no a modo de prometidos.

-Te respetare hasta nuestra noche de bodas- musitó Julius pegando su frente contra la de Selene.

-¿Significa eso que no me respetaras hasta entonces?- él no pudo evitar reír ante tal muestra de ingenuidad. Poco había hablado con Adriana y con Selene sobre sexo,esa tarea le correspondía a sus niñeras a falta de su madre,así que poco sabían de que les esperaría en la noche de bodas.
-No es eso,cariño,en la noche de bodas yaceré contigo- Selene sabía poco sobre sexualidad,pero ya supo a que se refería Julius. Ahora quedaba lo peor: explicárselo al mundo,sobretodo a Adriana. Selene le pidió a Julius que fuese ella misma quién se lo dijese a Adriana.
Un rato más tarde,Selene se reunió con Adriana en uno de los patios,donde estaban los manzanos,trato de que sonase natural,pero le explico que Julius le había pedido matrimonio y que ella había aceptado. Su hermana reacciono como creía,se quedo en shock y Adriana se apresuró a salir corriendo en busca de Julius,que estaba bañándose,e irrumpió el baño del mayor. Él ni se inmuto ni se levantó de la tina llena de agua.

-¿Es verdad que Selene y tú....?

-Sí- Selene apareció detrás de su hermana y Adriana se acercó a Julius con Selene a sus espaldas con gesto preocupado,ojalá entendiese que se querían.

-¿Estáis seguros de que queréis casaros?

-Sí- dijeron tanto Julius como Selene al unísono. Adriana suspiró,se le haría rarísimo pero si estaban seguros y querían casarse,¿quién era ella para negárselo?

-No tengo objeción. Os quiero a los dos y si sois felices juntos os debéis casar.

Menos de dos meses más tarde,en el templo de la diosa Juno se celebró por todo lo alto la boda de Julius y Selene. No les importó el que dirán,se amaban y Julius para no deshonrar al amor de su vida al rango de amante,la desposo. La amaba y la adoraba por lo tanto tenía que ser su esposa,la madre de sus próximos hijos. Selene no había estado más hermosa y más feliz que nunca y Adriana se alegró por ellos,ni su hermana ni su abuelo nunca se vieron más felices.

(Julius Augustus. Si señores y señoras Julius esta bien bueno e_e)












miércoles, 26 de marzo de 2014

Suavis Inimicitia "La última noche en Roma"


En cuanto se verifico que Marco y Junio mejoraban por días gracias a los atentos cuidados de su madre,todos los invitados decidieron que ya era hora de volver a sus respectivos hogares. Les unió la tragedia,pero eso sirvió para que Adriana y Selene se reconciliasen y que por ejemplo,Fabio y Élbir continuasen con su rivalidad en el latrunculi,juego de estrategia en el que el cartaginés era incapaz de vencer al romano. Pero ya era hora de volver a casa. Esa era su última noche en Roma.

-Si una nueva guerra surgiese con Roma sería complicarla asediarla sin la maquinaria apropiada- le comentó Aníbal a Aderbal esa última noche. Ambos amigos estaban desvelados y se encontraban en uno de los patios interiores de la casa. Aderbal se encogió de hombros ante la idea de su amigo.

-Algún día Cartago destruirá Roma,seguro que tú o Amílcar Barca lo hará- musitó Aderbal cruzándose de brazos,llevar la guerra a Roma sería interesante,pero de momento estaban en paz con los romanos y no había,de momento,augurio de guerra.

-Por cierto,casi he convencido a Dido para tener un hijo- dijo Aderbal sonriendo ampliamente, Aníbal lo miró incrédulo,¿Dido? ¿Su hermana volviendo a ser madre? Se estaba aguantando el no romper a reír a carcajadas por respeto a Aderbal,aunque no pudo evitar que una risita se le escapase,que negaría por supuesto.

-Que Baal te ayude,Dido es testaruda como una mula.

-Como tú.

-Idiota.

-Sabes que estoy de broma con eso,aunque los dos sois testarudos- Aníbal debía de admitir que Aderbal tenía razón,si algo tenían los hermanos Melkart era que eran testarudos y no rompían sus juramentos y Dido juró mientras daba a luz a Âkil que no traería más niños al mundo,pero ni ella misma contaba con el instinto natural de maternidad con el que las mujeres tenían,así que no era romper un juramento por eso,por que era una expresión de amor entre ella y Aderbal.

-En eso te doy la razón.

-Pero a veces temo que aún quiera a su antiguo marido....- Aníbal negó con la cabeza varias veces.

-Dido desde siempre te quería a ti. Se casó con Asdrúbal por obligación y sólo había entre ellos algo de cariño y Âkil- Aderbal lo sabía de labios de la propia Dido,pero aún así siempre tendía a ese miedo casi irracional a ser la segunda opción de su mujer.

-Yo ya voy a acostarme,estoy cansado- dijo Aderbal dando un bostezo que no pudo evitar reprimir,Aníbal debía de admitir que también estaba cansado y sin más ambos púnicos entraron dentro de la casa y dirigiéndose casa uno a las respectivas habitaciones donde dormían. Obviamente Aníbal dormía con Adriana,quién llevaba ya tiempo dormida. Adriana había estado antes con Selene contándole historias de la mitología romana a sus respectivos hijos,los niños le habían insistido en dormir los tres juntos y como Marco y Junio no tenían ya rastro alguno de fiebre,de hecho se habían pasado la mañana jugando a “musca aenea” (una especia de pilla pilla) con Sadik,les dejaron.

Aníbal cuando entró en la habitación vio a Adriana durmiendo plácidamente en la amplia cama,el cartaginés se acercó a la cama y no pudo evitar acariciar el rostro dormido de su mujer,sus ojos se depositaron en la fina cadena de oro que colgaba en el cuello de Adriana,no desconocía que llevaba una imagen de Baal desde hacía años que el mismo le dio. Ya al día siguiente volverían a Cartago,a su hogar....odiaba Roma y no lo disimulaba y estaba ansioso por volver a su tierra,de hecho sentía como sus antepasados se removían en sus tumbas desde el primer momento en que puso un pie en Roma. Aunque cuando tomo la decisión de casarse con Adriana no tuvo esa sensación de repulsión,no por su innegable belleza,si no por su carácter,todo lo opuesto a él. Ella tan dulce y tierna,él tan arisco y duro. La noche y el día.
Aníbal se tumbo en la cama junto a Adriana,pero no durmió, no dormía bien desde que llegaron a Roma,debía de admitir que era propenso a los desordenes del sueño,la más mínima preocupación le arrebata el sueño o no podía descansar bien y eso quizás podía ser un factor que agriaba su carácter. Aníbal noto un pequeño movimiento entre las sábanas y vio que Adriana se había despertado.

-¿Te desperté?

-No- Adriana se incorporó un poco en la cama para desenredarse la cadena de oro de su pelo,desventajas de haberse movido bastante mientras dormía,pero no tardo en tumbarse nuevamente al lado de su marido.

-¿No puedes dormir,Aníbal?- preguntó ella mirándole notablemente adormilada,Aníbal normalmente habría aprovechado la ocasión para tratar de intimar con su mujer ya que nadie estaba despierto en la casa,pero no tenía ganas.

-No. Que eso no te impida dormir- no termino la frase cuando Adriana ya estaba negando con la cabeza repetidas veces.

-Peor para ti- tan dulce como siempre...Adriana entornó los ojos,ya a esas alturas estaba acostumbrada a que Aníbal fuese así de áspero.

-¿Sabes? Esta era mi antigua habitación- Aníbal simplemente se encogió de hombros,aunque picado por la curiosidad. No se imaginaba a una Adriana más joven,ella ahora tenía veinte años y seguía siendo muy joven,pero no se la imaginaba con doce o trece años en aquella habitación,jugando,estudiando o lo que fuese. A veces le hubiese gustado que Adriana y él se hubiesen conocido cuando tenía él la misma edad que ella cuando se casaron,quince. Aníbal con quince años era mucho más inocente e ingenuo,una inocencia e ingenuidad que fueron brutalmente destrozadas hacía tiempo.

-Hay una cosa por la que no puedo evitar tener curiosidad- dijo de repente Aníbal observando el techo de la habitación,Adriana se recostó sobre el pecho de su marido,así,incitante y despeinada estaba adorable. Ella besó amorosamente los labios de su marido,pero él no estaba especialmente mimoso así que apenas respondió al tierno gesto.

-Te quiero- susurró Adriana,aunque sabía que sus palabras de afecto caerían en saco roto,como siempre.

-Te....hm...nada....- Aníbal casi había podido decirle que la quería,casi.

-En fin.....¿qué querías que te contase?

-Lo de Julius y Selene,me pica la curiosidad- Adriana asintió con la cabeza,era una historia bonita a fin de cuentas.

martes, 25 de marzo de 2014

Suavis Inimicitia "Otro tipo de amor"


Dos días más tarde Marco y Junio estaban mejorando notablemente gracias a los cuidados de Selene,había que admitir que esa situación de que casi sus hijos estuviesen al borde de la muerte despertó en ella los instintos maternales que parecían dormidos. Julius se volvió a habituar al tener que criar niños,debía de admitir que se moría por sus pequeños. Eso significaba que muy pronto cada uno volvería a su hogar,aunque Sadik se lo pasaba en grande con sus primos y no tenía muchas ganas de volver a Cartago. Pero pronto tendría que volver a casa junto con sus padres.

Adriana,Selene y Ailis parecían felices estando las tres juntas,Ailis aprovecho para preguntarles dudas sobre el embarazo a ambas hermanas que le contestaron gustosas a todas y cada una de las preguntas de Ailis.
Fabio a su vez también no paraba de preguntarle cosas a Julius y Aníbal,el primero contestaba a todo,Aníbal a casi todo,a algunas cosas no porque o no quería o no le apetecía. Adelphos con todo esto se sentía bastante desplazado,era el único soltero,el único sin pareja y se sentía bastante descolocado. De modo así empezó una etapa un poco promiscua en Adelphos,esos dos días estuvo acostándose con algunas de las esclavas de la casa Augustus,pero se sentía un tanto vacío,pero era mejor que nada.
Adriana noto como su primo estaba bastante raro,de modo que la tarde noche del tercer día,Adelphos estaba en uno de los patios,donde estaba el manzano en la que un día tallo en el tronco una frase que decía que él y Adriana estarían siempre juntos.
“Semper simul et Adelphos Adriana” (Siempre juntos,Adelphos y Adriana)

-Adelphos- el joven escuchó su nombre a sus espaldas y giró la cabeza ligeramente para observar que quien le llamó era Adriana.

-Dime- Adriana se acercó a Adelphos y también observo aquel árbol donde estaban aquellas inscripciones que hicieron de niños,cuantísimos recuerdos le venían a la mente al ver aquellos escritos tan torpemente hechos.

-Recuerdo que cuando eramos niños aquí me dijiste que fuese tu novia- empezó a decir Adriana,mirando con cariño a Adelphos,él correspondió esa mirada,cargada de ternura.

-Yo también me acuerdo,no me contestaste.

-Verás,es que cuando te iba a decir que si....me tiraste de las coletas- no pudieron evitar echarse a reír por aquel recuerdo,había que admitir que Adelphos de pequeño era bastante travieso,siempre gustaba de hacer travesuras con las que siempre era castigado y arrastrando muchas veces a sus castigos a su hermano,a sus primas y a sus amigos. Cosas de la infancia,parecía que fuese ayer,pero había que ser realistas y saber que todo aquello quedo atrás,aunque refugiarse en el pasado era a veces un pequeño oasis en el que refugiarse durante el largo camino de la adultez

-Entonces....¿si no te hubiese tirado de las coletas ese día me habrías dicho que si?

-Sí- ambos primos se miraron a los ojos,había que admitir que siempre entre ellos hubo un algo que Adelphos identificaba como amor, Adriana simplemente como cariño. Tímidamente,Adelphos tomo la mano de su prima,acariciándole la suave piel de Adriana,ojalá hubiese sido todo distinto y la frase escrita en el árbol hubiese sido acertada.

-Adriana,ojalá todo....

-Quisiera quererte como te mereces Adelphos,pero no puedo.

-Lo sé- se dieron un cálido y fraternal abrazo, quizás si los padres de Adriana no hubiesen muerto ese hubiese sido su destino,pero al parecer Adriana estaba destinada a Aníbal desde siempre,daba igual lo que hiciese Adelphos,Adriana no era una uxor (mujer casada sin hijos) si no una mater (mujer casada con hijos) estaba ligada para siempre a Aníbal. Renunció a ella por la felicidad de Adriana.

-Adriana,yo....renunció a ti. Siempre seré tu amigo y siempre te apoyaré,pero renunció a querer conquistarte. Cartago te conquistó,creo que siempre perteneciste ahí realmente.

-¿Cómo?- ¿él le dijo que siempre perteneció a Cartago?

-Sí. Siempre fuiste una enamorada del mar y todo Occidente sabe que la nación más enamorada del mar,tanto por su flota marítima como porque son los maestros del comercio marítimo. El mediterráneo es un mar africano y desde siempre has estado como enamorada del mediterráneo. Populo Romano cum Carthaginiensi et terra,et mar. Lorem mare et quae semper (Roma es la tierra y Cartago es el mar. Y tú siempre has pertenecido al mar)- volvieron a abrazarse tiernamente,aunque nunca en ellos hubiese nada más allá del cariño y la amistad,siempre se tendrían mutuamente pasase lo que pasase.

-Adriana dicit mulier venire de mari. Mulier mari veniente gratia amatur Baal (Adriana quiere decir “mujer venida del mar”. Una mujer venida del mar que es amada por la Gracia de Baal (Aníbal quiere decir “Gracia de Baal. Gracia de Dios”))- ambos primos aprovechaban que estaban en privado para hablar en latín,en parte porque era su idioma y porque a Adelphos le hacía un poco de gracia el ligero acento púnico que tenía Adriana en el hablar.

-Baal et mihi gratia ponto est. Sicut parvuli nostri. Adelphos,fratri semper ( Mi Gracia de Baal también pertenece al mar. Como nuestros hijos. Adelphos,siempre serás mi hermano)- con estas últimas palabras dieron por terminada la conversación y Adriana volvió pronto adentro a reunirse con su esposo y su hijo. Aunque su matrimonio con Aníbal fue impuesto, de hecho se sintió como una moneda de cambio cuando Julius se lo dijo, había que admitir que era feliz,inmensamente feliz. Aníbal tenía un carácter fuerte,muy fuerte, pero tenía algo que la atraía irresistiblemente. Le había demostrado que la quería,no con palabras,si no con acciones,era un buen padre,aunque se hiciese el duro adoraba a sus hijos. Y sus niños....Sadik era todo amor y dulzura,Aradna era aún pequeña,pero irradiaba que había heredado parte de la seriedad de Aníbal. Los amaba a los tres. Quizás Adelphos tenía razón y en cierta forma siempre había sido más cartaginesa que romana,su amor al mar era irracional y Cartago era la mayor nación con comercio marítimo y la mayor flota de guerra marina,Cartago era invencible en el mar. Y Adriana desde su más tierna infancia,incluso cuando sus padres vivían, amaba el mar. Por eso siempre se sintió como enclaustrada en Roma y en Sicilia libre. Eso fue lo primero que la unió a Aníbal,el amor al mediterráneo, un amor que fue transmitido a sus hijos desde el vientre materno.

Aníbal al contrario de lo que creían ambos primos lo vio todo,normalmente se habría sentido terriblemente celoso,no podía evitarlo,era posesivo con Adriana porque temía perderla. Pero esa vez no sintió muchos celos,pudo escuchar y entender lo que dijeron Adriana y Adelphos en latín,de modo que no lo malinterpreto. Así que cuando vio que Adriana entraba en la casa para buscarle a él o a Sadik entró también. Era extraño no sentir esos celos hacía Adelphos,quizás porque había que admitir que Adelphos fue tremendamente noble al salvarle la vida en la guerra,ayudarle a rescatar a su familia en Iberia y renunciar a Adriana por su felicidad. Ya no le veía con antipatía y rivalidad,si no con respeto,era un excelente militar y tenía una nobleza digna de su título de príncipe. Aunque nunca podían ser amigos por el hecho de que sus naciones fuesen rivales,y porque siempre les quedaría los resabios del pasado. Aunque con Adriana no paso,se olvidó de que era romana,quizás Adelphos tenía razón y su mujer era más cartaginesa que romana desde siempre.

(Adriana y Adelphos)

(Adriana y Adelphos)


lunes, 24 de marzo de 2014

Suavis Inimicitia "Tregua"


Cuando Febo empezó a salir en el horizonte,bañando con la luz dorada del sol las murallas de la ciudad de Roma. En la casa Augustus también se empezaba al rutina diaria para los esclavos. Pero sus amos y sus invitados no. Adriana y Selene no durmieron en toda la noche debido a que la pasaron en vela para tratar de bajarles la temperatura a Marco y Junio,lo consiguieron finalmente,en parte gracias a que Selene llevaba días tratando de curar a sus hijos antes de que llegase su hermanas desde las desérticas tierras de Cartago.
Cuando por fin consiguieron que Marco y Junio mejorasen pudieron descansar un poco,para consuelo de Julius y Aníbal,quienes por primera vez en mucho se hallaban solos,ya que Adelphos,Fabio y Ailis se habían retirado a descansar también.

-Ven- le dijo Julius a Aníbal,el cónsul una vez dicho esto hecho a andar esperando a que el púnico lo siguiese,cosa que paso dado que Julius despertó la curiosidad de Aníbal. El cónsul romano lo condujo hasta uno de los patios donde crecían unos árboles frutales,unos manzanos concretamente.

-¿Para qué me trajiste aquí?- preguntó Aníbal secamente obteniendo que Julius señalase con la cabeza el manzano central.

-Fíjate bien- Aníbal gruño pero obedeció a regañadientes,observo bien el tronco del árbol y vio que había numerosas inscripciones en latín,algunas eran poco ilegibles,pero otras eran totalmente legibles y no se sorprendió al ver las inscripciones:

“Adelphos Iulia, XI annorum (11 años),Fabio Iulia,IX annorum(9 años),Adriana Augustus,VIII annorum (8 años),Selene Augustus,VIII annorum (8 años) y Ailis Galba,VIII annorum (8 años)” estaban escritos de manera vertical,de eso hacía casi más de once años,cuando eran apenas unos niños.

-Escritos de ellos de pequeños.

-Entre más cosas. Adelphos escribió aquí que él y Adriana estarían juntos para siempre....cosas de niños- Aníbal pudo ver que tenía razón,había escritos de un par de años más tarde
“Semper simul et Adelphos Adriana” (Siempre juntos,Adelphos y Adriana)

-¿Para que quieras que vea esto,Julius?

-Sencillo. Supongo que querrás ver que hacía tu mujer de pequeña. Y que quería decirte, que verás,antes de que tu me pidieses a Adriana en matrimonio,había pensado en dársela a Adelphos. Desde siempre la quiso y muchos esperaban esa unión- Aníbal le dedicó una mirada cargada de ira a Julius,¿a qué venía eso? ¿Era una provocación?

-¿Me estas provocando o que?

-No. Quería que vieses las otras opciones que tuvo Adriana,antes que tu. Que conste no me arrepiento de habértela dado,es evidente que es feliz contigo y tus hijos son la prueba,a todo esto,¿y la pequeña?

-Al cuidado de mi hermana en Cartago.

-Entiendo- Julius suspiró,era evidente que entre ambos hombres existía una tensión que nunca sería erradicada,debido a que Aníbal cercenó hacía años la vida de Marcus,el hijo de Julius y padre de Adriana y Selene,y a Cibeles,la madre de las hermanas y nuera de Julius.

-Nunca te perdonare lo que hiciste. Ahora que eres padre entenderás que nunca perdonare que que asesinases a Marcus Era mi hijo,Aníbal,mi hijo.- Aníbal tenía que darle la razón a Julius,ahora que tenía sus propios hijos veía más repugnante el crimen que cometió. Ahora veía que era antinatural que un padre sobreviviese a sus hijos. Pero esta conversación derivó a una antigua duda que Aníbal arrastraba.

-¿Por qué nunca le dijiste a Adriana que yo asesiné a sus padres?- por Selene no preguntaba ya que Selene si lo sabía.

-Simple,por amor a Adriana no quise que creciese rodeada de odio hacía ti. Y no quería que supiese que la persona que salvo su vida fue la misma que acabo con la de sus padres.- sabias palabras de Julius,Aníbal tenía que darle la razón muy a su pesar.

-Admito que tienes razón,Julius- Julius no se creyó esas palabras del orgulloso Aníbal,¿le daba la razón? Quizás los dioses estaban ese día de su parte,pero prefirió no tentar a la suerte,para una vez que ese orgullosos cartaginés le daba la razón.

-¿Cómo fue que te casaste con Selene?- preguntó Aníbal,debía de admitir que lo del matrimonio de Julius y Selene le despertaba cierta curiosidad,pero no estaba muy seguro de querer conocer la respuesta. Julius esbozó una sonrisa. ¿Por que se casó con Selene? Para él era muy fácil.

-¿Quieres la respuesta larga o la verdad?

-La que te de la gana.

-La larga es que me case con ella para perpetuar la sangre de la familia,y que estaba tanto ella como Adriana sola y desampara. Pero la fácil y la de verdad es porque me enamore. Ella es todo lo que un hombre espera,yo soy un error por donde quiera,Selene es un bella flor de primavera y yo una burda enredadera- sonrió levemente antes de continuar- Y tú,¿por qué Adriana?

-”Porque me enamore”- quiso contestar Aníbal,pero no lo dijo -Porque la vi indefensa y desamparada la noche que la vi por primera vez.
Julius y Aníbal se miraron mutuamente,aunque entre ellos dos nunca nacería una amistad o algo parecido lo que si les unía ,aparte del odio, era un sincero respeto mutuo,aunque ninguno lo admitiría. Julius no podía mirar a Aníbal sin ver sus manos manchadas de la sangre de su hijo y su nuera. Aníbal por su parte veía a Julius como un orgulloso y un prepotente que se creía la octava maravilla del mundo. Además que podía entender que se enamorase de Selene,nadie elige de quién se enamora y si Baal veía conveniente que Julius tenía que enamorarse de Selene que se hiciese la voluntad de los dioses. Menos mal que el tiempo a solas se les agoto cuando Adelphos y Fabio se reunieron con ellos,los dos más jóvenes como siempre irradiado esa simpatía natural.¿Qué tenían los Iulia que les hacía tan agradables? Adelphos era a veces un tanto infantil,pero tenía un gran sentido de la justicia y una valentía tremenda,casi rayando la mentalidad suicida,pero para proteger a los suyos y a los que amaba. Fabio era muy callado pero reflexivo,siempre tratando de velar por la armonía de todos y con la visión de vida de un filosofo. La verdad es que Aníbal apreciaba sinceramente a Adelphos y Fabio,aunque con el primero tuviese menos confianza debido a que Adelphos aún seguía enamorado de Adriana hasta la médula,no era fácil borrar el primer amor. De hecho Aníbal sabía que su primer amor había sido Adriana,no contaba la esclava con la que perdió la virginidad a los catorce años. No supo de verdad lo que era amar hasta el día que Adriana se cruzó en su camino,se enamoró al instante de ella, nunca sabría como explicar la sensación que su mujer despertaba en él desde el primer momento,a nadie,ni a si mismo. Así que podía entender que Adelphos no pudiese olvidar el primer amor. Él nunca podría borrar el contacto de la piel de Adriana en la suya. Y sabía que le daría a Adriana su vida como si de un perro fiel se tratase.

domingo, 23 de marzo de 2014

Suavis Inimicitia "El perdón"

(Antes de empezar,quisiera decir que hoy en España se ha perdido uno de los mejores hombres que ha habido,el ex-presidente Adolfo Suárez ha fallecido hoy debido a su avanzada enfermedad,el Alzheimer complicada con una neumonía.  Adolfo Suárez fue el que levantó  España tras la dictadura franquista que se vivió. Sé que es raro que  una mocosa de dieciocho años como soy yo hable de política en un blog dedicado a una historia ficticia,pero por este hombre se merece la pena hacer un paréntesis en la historia.)



Aníbal estaba esperando fuera de la habitación junto con Ailis, eran muchos y además no se sentía cómodo en la casa Augustus,y supuso que Ailis tampoco porque no entró en la habitación,pero no tenía ganas de entablar conversación con ella. Malditos Aderbal y Élbir.....se fueron por ahí de tabernas con la excusa de “seremos muchos y mejor iremos por la mañana”,que ganas de mandarlos a Cartago de una patada en el culo a cada uno.

-Ojalá Marco y Junio se recuperen- musitó Ailis tratando de entablar conversación con Aníbal,era el esposo de una de sus mejores amigas y apenas le conocía debido a lo callado que era.

-Sí....

-No eres muy hablador,¿cierto?

-No......¿qué tal tu embarazo?

-Bien,bastante bien.

-Me alegro.- con estas últimas palabras puso de momento fin a la conversación con Ailis. Ailis se encogió de hombros,al menos lo intento.

-Adriana....yo....-empezó a murmurar Selene -Perdóname,lo siento tanto...por todo....- Adriana se sentó al lado de su hermana y sin más le dio un abrazo al que Selene no tardo en responder. Al ver tan tierna escena entre hermanas,Julius les hizo a Adelphos y Fabio una señal con la cabeza para que las dejasen a solas al cuidado de los niños.

-Selene,tengo que saberlo....¿por qué te has vuelto así? Antes eras distinta....-musitó Adriana tras romper el abrazo de su hermana. Selene agachó la cabeza muy avergonzada de si misma,¿cómo podía explicarlo?

-Te envidiaba.....-Adriana encarnó una ceja,¿envidia? ¿De que? Si eran iguales en estatus y desde siempre fueron tratadas de igual a igual.

-¿Envidia? ¿De qué?

-Siempre fuiste tú la buena,la perfecta.....-empezó a musitar Selene,quizás eso era lo que les vendría bien,decir todo lo que se había guardado a lo largo de los años y que había acabado con destrozar su relación fraternal.

-No soy perfecta,Selene, tú misma la sabes. Tengo mi carácter.

-Pero siempre eres tan buena,tan dulce y tan alegre que todo el mundo te quiere. Mírate cuando llegaste a Cartago,sola,sin conocer a nadie y todos te acogieron bien.- Adriana no pudo evitar reír por eso,no estaba siendo un camino de rosas el que la aceptaran en la sociedad cartaginesa por el simple hecho de ser romana.

-Selene,no fue y no esta siendo fácil,el ser romana en la nación que es la peor enemiga de Roma es muy complicado y tu no sabes lo que pase en Iberia acompañando a Aníbal en su campaña militar.

-¿Estuviste en Iberia?- preguntó incrédula Selene a lo que Adriana asintió con la cabeza.

-Y no es fácil,tú lo entiendes por lo de Julius y tú....

-Adriana verás, yo....siempre he envidiado tu dulzura,tu candor....el trono de Siracusa....

-No me sirve de nada ser la heredera del trono de Siracusa. Te recuerdo que hay un tirano en Siracusa y que lo del consenso pude presentarme yo porque el tirano no cae bien y aprovecho que ambos estábamos de acuerdo en que Siracusa debía de ponerse de lado de Cartago. Pero si quieres el trono,tómalo,porque si el precio de tenerlo es que estemos así no lo quiero.

-No es solo eso.....envidio que tu pasaste los últimos instantes de vida con madre.....-ambas hermanas se dieron un cálido abrazo y Selene no aguantó más,todo el dolor que estaba pasando por lo de sus hijos,todos los sentimientos negativos reprimidos acabaron estallando con que Selene rompiese a llorar. Adriana dejo que su hermana llorase todo lo que quisiera y más,podía entender que también quisiera haber pasado los últimos instantes de vida de su madre con ella también.

-¿Sabes? Yo siempre te envidie,Selene.

-¿T-tú a mi?- preguntó entre hipidos Selene,¿de qué podía envidiarla su hermana?

-Siempre envidie tu seguridad,tu un tanto descaro,tu fuerza....- Selene se sorprendió de las palabras de su hermana,¿de verdad que su hermana sentía envidia por cosas de su carácter? Era la primera vez que escuchaba eso.

-¿Me perdonarás Adriana? ¿Tras todo lo que hice?-preguntó con cierto temor de que su hermana le dijese que no,que no la iba a perdonar.

-Claro que te perdono. Eres mi hermana,siempre nos vamos a tener la una a la otra- de esta reconciliación entre hermanas fueron testigos Sadik,Marco y Junio,quienes habían cogido fuerzas de flaqueza para poder ver por primera vez el lado humano y tierno de su madre,había demostrado que los quería. Debían luchar para que su madre no volviese a llorar como lo había hecho en ese momento,realmente sus padres los querían de verdad,que no eran unos hijos engendrados a la fuerza para perpetuar el apellido Augustus. No. Fueron deseados,igual que Sadik.

Julius y Aníbal estaban pendientes de lo que ocurría entre sus esposas,era muy obvio que ambas hermanas acababan de hacer las paces,restaurando un vínculo que todos creían que se había roto para siempre. Algo bueno tuvo la desgracia,que volvió a unir a Adriana y Selene,y esta vez al parecer no se iba a romper nunca más.

La noche paso rápido,entre Adriana y Selene consiguieron que la temperatura de los pequeños bajase a base de paños mojados en agua,no descansaron ni un momento,al contrario que los niños que se quedaron dormidos,Marco y Junio por la enfermedad y Sadik por el cansancio. Nadie durmió en la casa Augustus,a excepción de los niños, Julius y Aníbal estaban pendientes de cualquier cosa que pasase en la habitación,no en vano eran sus mujeres y sus hijos. En cambio Adelpho,Fabio y Ailis tuvieron que retirarse a dormir,a Ailis se la entendía debido a su gestación. Cuando las hermanas les dijeron a Julius y Aníbal que los niños estaban mejor,Julius pudo respirar tranquilo. No dejo ni un minuto de rezar a los dioses en voz baja. Los dioses le escucharon por fin.

(las dos hermanas; Selene y Adriana)