Translate

viernes, 7 de marzo de 2014

Suavis Inimicitia "Encuentro"


Mientras Adriana se juraba a si misma que hundiría en la miseria al pretor, Sadik obedeció las palabras de su madre, fue directamente a la tienda del pretor donde estaba Aurelia cuidando de Aradna. Cuando Sadik entró, Aurelia levantó la cabeza para mirar al pequeño púnico-romano y esbozó una sonrisa.

-Hola pequeño,¿dónde estuviste?

-¿Podrías llevarnos al Iberus? Aquí no hay sitio donde jugar...-Aurelia dio un respingón al escuchar lo de ir a ese río,su marido le tenía totalmente prohibido ir al Iberus porque quizás a algún cartaginés cruzase el río y le atacase.

-Es peligroso,cielo.

-Pero aquí no hay nada....-se quejó el niño,poniendo una mirada de cordero degollado, su color de ojos potenciaba el factor.

-Solo un rato,¿vale?- el niño asintió con la cabeza,pero Aurelia primero quería ir a otro sitio antes de ir de excursión con los pequeños -Ahora vengo y cuando venga nos vamos.
Aurelia antes quería ir a ver a Adriana,necesitaba saber cosas de sus posibles futuros hijos,la esterilidad de Aurelia le hacía querer ser madre con todas sus fuerzas,rezo incontables veces a los dioses para que le hiciesen madre. Así que cuando vio a Adriana con sus hijos,sabiendo que el destino de Adriana mientras siguiese cautiva sería la esclavitud y no quería que unos niños tan preciosos sufriesen la esclavitud. A si que simplemente pensó en darles otra vida mejor. El niño sería un legionario romano y la niña una hermosa romana,olvidarían sus raíces cartaginesas.
La mujer entró en la tienda donde estaban los prisioneros,en una de las jaulas donde estaban las mujeres se encontraba Adriana,mirando con sumo desprecio la bazofia de comida que le habían servido en un cuenco. Aurelia se acercó a dónde estaba Adriana,la princesa al verla lo que hizo fue tirarle el cuenco con comida,pero no paso de los barrotes y cayó al suelo,Aurelia trato de olvidar ese insulto.

-Necesito hablar contigo.

-Púdrete zorra roba niños- siseó Adriana con el más absoluto desprecio,lógico debido a que Aurelia le estaba tratando de quitar a sus hijos.

-Mira,vengo a negociar contigo.

-¿Negociar?¡¿Y qué vas a negociar conmigo si tratas de quitarme a mis hijos?!- grito histérica Adriana,¿quién se creía esa maldita zorra que era para arrebatarle a sus hijos?

-Deja de gritar y escucha. Tus hijos estarán mejor conmigo que contigo,¿qué clase de vida podrías darle tú y tú esposo? Es un soldado muy joven,no ganará mucho.

-Él no es mi marido. Mi marido es general del ejército de Cartago- siseó Adriana con toda la ira que podía decir -Y mis hijos viven mejor de lo que vivirían contigo.

-¿En serio?- preguntó burlesca Aurelia- Viniste sucia,desmejorada y con un hombre que según tú no es tu marido. Chica....vaya ambiente para criar a unos niños. Tus hijos serán rebautizados y serán mis hijos y no tuyos- Aurelia salió de allí sintiéndose por unos instantes victoriosa,en lo que volvía a su tienda para llevarse a los niños al Iberus,pudo ver cómo los soldados usaban a Élbir como saco de entrenamientos,pobre chico....sería una pena venderlo al circo de gladiadores,pero valía,estaba demostrando ser muy fuerte y resistente. Llevaba más de siete combates y no parecía cansado.

Aurelia cumplió su palabra y llevó a los pequeños al río Iberus,se llevó también unas manta para sentarse en la hierba mientras el pequeño jugaba. Aunque Aurelia no le hacia mucho caso a Sadik ya que casi todos sus mimos iban a Aradna,aunque la niña seguía con aquel brillo de inesperada seriedad,en fin, con el tiempo esperaba endulzar a aquella pequeña.
Sadik al ver eso,aprovecho para escaparse hasta más abajo del río,por dónde cruzaron con Élbir antes de ser apresado,pero por precaución iba escondiéndose en los arbustos. Casi grito de la alegría al ver un pequeño grupo de hombres con caballos y más al reconocer entre ellos a su padre,pero Aníbal no le vería si estaba escondido entre la maleza.


Los planes de cruzar el Iberus a caballo se frustraron porque uno de los caballos tenía miedo de cruzar el río y transmitía ese miedo. Aníbal decía de dejar a los caballos ahí atados,tenían prisa por cruzar el Iberus. Habían acordado el cruzar al amanecer,pero el cansancio acumulado jugo en su contra al quedarse los cuatro dormidos y ahora lo de los caballos.

-Vale,cruzaremos andando,no esta muy caudaloso aquí- corroboró Adelphos atando al caballo en un tronco,sería menos glamuroso llegar a pie al campamento,pero no había contado con lo del caballo.

-Vamos,ya- decía Aníbal entrando el primero en las aguas del río,el agua le llegaba hasta las rodillas pero no le importaba,quería llegar ya a ese campamento romano dónde estarían su mujer y sus hijos,por fin tras tanto volvería a abrazarlos. Seguido por Adelphos,Aderbal y Bolmícar no tardaron en cruzar el río y cuando Sadik vio que cruzaron,salió de su escondite corriendo,tratando de alcanzar a su padre,pero se había equivocado y se había escondido un poco lejos de donde estaban su padre y sus tíos. Al ver que se alejaban,salió corriendo en dirección a su padre,pero al parecer no lo vio,así que decidió llamarle.

-¡Padre!- gritó el pequeño,Aníbal al oír la voz de su hijo se quedo helado y más cuando lo vio corriendo hacía él,Sadik...su hijo,se agachó y cuando el niño llegó a su altura no pudo hacer otra cosa que abrazarlo con fuerza contra su pecho. Por fin,por fin tras tanto sin poder abrazar a su primogénito.

-Sadik,Sadik...-murmuraba Aníbal sin soltar a su hijo del agarre.- ¿Qué haces aquí solo?

-Me escape. Pero una bruja romana tiene a Aradna y mami esta en peligro....y Élbir no se que pasó con él....- el niño no tardo en decir todas las barbaridades a las que fueron sometidos,desde que tanto él cómo su hermana fueron separados de su madre y que Aurelia quería llevárselos a Roma y hasta las condiciones en las que estaba su madre.
Cuando Aníbal escuchó de labios de su hijo que una romana quería quedarse con sus hijos y que su esposa había sido apaleada y estaba recluida y que uno de sus hombres iba a ser vendido al circo de gladiadores sintió cómo la sangre le hervía. ¡¿Habían osado golpear a su esposa y tratado de quitarle a sus hijos?! ¡Los iba a matar a todos en cuanto llegase al campamento romano!

-Sadik,se lo haré pagar a todos lo que ha pasado- le aseguró Aníbal a su hijo.

-¡¿Dónde estás?!- era la voz de Aurelia llamando a Sadik - ¡Esto no tiene gracia!- sonaba preocupada.

-Oh no....-musitó Sadik -Padre,esa mujer es quién tiene a Aradna.- Aníbal no dijo nada,sólo cogió a su hijo en brazos a la espera a que llegase a esa mujer que trataba de arrebatarle a sus hijos. No sabía si la mataría o la usaría para sus fines.

(Adriana hablando con Aurelia)
(Sadik en el Iberus)


2 comentarios:

  1. Hola.
    Tienes mucha imaginación y la sabes desarrollar muy bien.
    Saludos de fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,se agradece tu comentario y espero verte más a menudo por aqui. :3 La verdad es que a parte para desahogarme,me encanta desde siempre escribir historias y esta es la mejor que tengo.
      Un beso

      Eliminar