Translate

viernes, 21 de marzo de 2014

Suavis Inimicitia "Lo que se creía roto"


Días más tarde en Roma,una de tantas noches de angustia desde que Marco y Junio enfermaron,en la habitación de Marco y Junio,quienes estaban postrados en la cama presos de una extraña y elevada fiebre que les estaba consumiendo poco a poco la llamada de la vida,Selene,su afligida madre, trataba en vano de que la fiebre les bajase por medio de ponerle paños mojados en agua fresca mientras Julius hablaba en la puerta de la habitación con el médico,quién no le dio grandes esperanzas a Julius,los pequeños estaban muy débiles para luchar y si no mejoraban sería cuestión de días de que las Moiras que tejían los hilos de las vidas de los mortales,cortasen la de los pequeños. Julius ya no sabía que hacer,habían recurrido a todos y cada uno de los médicos en Roma,había sacrificado animales a medio panteón de dioses y nada,sus hijos no mejoraban.
Julius entró en la habitación para comunicarle lo que le dijo el médico a Selene,quién no paraba de tratar de refrescar a sus hijos con paños para que la temperatura les bajase.

-Selene,el médico no dio grandes esperanzas- dijo sin más,Selene levantó la vista y fulmino con la mirada a su esposo.

-No. No pueden morir,son nuestros hijos.

-Las sombras de la muerte ya están en sus rostros- murmuró Julius,estaba perdiendo las esperanzas de salvar a los niños,quizás era un castigo por su matrimonio con Selene,si era así había rogado a Plutón que lo castigase a él pero que dejase a sus hijos vivir. No soportaría perder nuevamente a sus hijos.

-No pueden morir. No pueden.....mis niños,perdonadme por favor. Esto es un castigo por desatenderos....-murmuraba Selene rompiendo a llorar ,Junio abrió los ojos y se encontró con su madre llorando por ellos. Una de las opciones de los médicos era que si no mejoraban era por problemas del alma y no físicos.

-Padre....-llamó con un hilo de voz Junio a Julius,él no tardó en acercarse más al lecho y tomar la mano de su hijo.

-¿Qué tienes,hijo?- preguntó Julius sin obtener respuesta de sus hijos,estaban tan débiles que apenas podían hablar.
Selene no dejaba de llorar,si era por su abandono quería morirse ella en vez de sus hijos. La enfermedad de los pequeños se apoderó de ellos hacía unas semanas,Marco y Junio estaban jugando en un patio cuando Marco se mareo y cayó al suelo consumido por una fuerte fiebre,Junio no tardo en ponerse enfermo. Cuando Selene se enteró lo primero que pensó fue por algo que habrían comido,de modo que a los esclavos de cocina los tuvo tres días y tres noches limpiado las cocinas,deshaciéndose de cosas que estuviesen malas bajo pena de fuerte tortura. Como vio que no era por algo que comieron ya empezó a desesperarse cuando vio que sus hijos no mejoraban. ¿Qué entidad diabólica se divertía arrancándole la vida a unos niños inocentes?

Silvia,la anciana esclava que había cuidado en su juventud a Marcus y luego a Selene y por último a Marco y Junio rezaba en silencio a los dioses,no aguantaría que a esos pobre niños muriesen a una edad tan temprana.

-Silvia- llamó Saturna,una joven esclava,Silvia fulmino a la joven esclava con la mirada,le tenía dicho mil veces a esa niña que no la interrumpiese mientras rezaba.

-¿Qué quieres?- preguntó Silvia de malas formas,Saturna ni dijo nada por la grosera contestación de la anciana.

-Vinieron a ver a los amos.

-¿Quién se atrevió a molestar en la casa Augustus?

-Adriana- Silvia miró incrédula a la joven,¿Adriana? Cuanto hacía que no veía a Adriana,a esa niña que también crío,pero quién más la crío fue Claudia,su antigua compañera que según oyó tomo la libertad y volvió a Tracia hacía años. Pero,¿qué haría ahí Adriana?

-¿Viene sola?- preguntó Silvia a Saturna,la joven esclava negó con la cabeza.

-Viene con su marido,su hijo y acompañados por Adelphos,Fabio y Ailis.

-Que entren.

Selene y Julius continuaban tratando de que la temperatura de sus hijos descendiese,pero parecía imposible,los niños no mejoraban. Selene rezaba en voz alta a todos los dioses que se le ocurrían,no sabía a quién recurrir,estaba desesperada.

-Domina- dijo Silvia desde la puerta.

-¡¿Qué he dicho,estúpida?! ¡Qué no molestes!- rugió Selene hiriendo sin querer a Silvia,quién achacaba esas contestaciones al dolor por el que estaba atravesando la joven domina.

-Vinieron a verles.

-¿Quiénes?- preguntó de malas maneras Selene,pero se quedo helada cuando vio en el umbral de la puerta a Adelphos y Fabio,pero por quién más se le heló la sangre en las venas fue al ver a Adriana con Sadik. Adriana....su hermana melliza,a la que ella traiciono y por simple venganza y rencor trato de seducir a Aníbal,quien seguramente también estaría allí,pero no habría entrado en la habitación. Y Sadik....su sobrino a la que ella llamo rata insignificante hacía tiempo.

-¿Q-qué hacéis vosotros aquí?- preguntó con voz entre cortada Selene,no se creía que su hermana y sus primos estuviesen ahí ya que llevaban años peleados y sin casi hablarse.

-Julius me avisó de lo ocurrido con Marco y Junio- susurró Adriana mientras sujetaba a Sadik de los hombros,quién quería acercarse corriendo al lecho donde estaban sus primos consumidos por la fiebre,pero finalmente se soltó del agarre de su madre y se acercó a donde sus primos,no tardando en subirse a la cama y acercarse a ellos.

-Marco,Junio....-susurró el niño,a lo que sus primos reaccionaron abriendo un poco los ojos,pero no contestaron debido a su estado de debilidad.-No os muráis.....- susurró Sadik con sus ojos verdes vidriosos debido a la tristeza de ver a sus primos a las casi puertas de la muerte. Estas sencillas palabras inundaron el corazón de los adultos de ternura,¿cuánto hacía que ellos no veían el mundo con los ojos y la inocencia de un niño?

-¿Y a que habéis venido? ¿A mofaros de mi desgracia?- Adriana negó con la cabeza ante el asombro de Selene. Con esa contestación,Selene se quedó helada,¿no habían ido a decirle que todo eso se lo merecía? Se sintió miserable,sobretodo por lo que le hizo a su hermana. La traiciono,trato de seducir a su marido para hacerle daño,insultó a su hijo.....y aún así la apoyaba en esos duros momentos. No fue justa con ella. Por envidia y celos rompió su relación con su hermana.

-Adriana,¿por que viniste?- preguntó Selene con lágrimas en los ojos.

-Porque eres mi hermana- respuesta sencilla pero llena de ternura. Selene supo que quería redimirse con todos,desde su inocentes hijos que no se merecía por su egoísmo y terminando con Adriana. Su querida hermana melliza cuya relación no debió de romper. 

(Selene)

(Selene)
 

9 comentarios:

  1. Recién vi tu comentario en mí blog, y vine en seguida a visitar el tuyo... Tú también tienes algo interesante por acá, ya te sigo también y estaré el pendiente de tus actualizaciones ;)
    Y sobre mí historia, ya lo he dicho: Ustedes los lectores me regalan una sonrisa con sus comentarios, con sus visitas.. Le dan vida a mis personajes, una mitad de ti quedó en cada uno de ellos...

    Muchas gracias por tu visita, Sandryska, Besos y lindo fin de semana ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,es un placer verte por aqui y espero verte mas a menudo,tu por tu blog me veras mucho a mi :3 y me alegra de que te guste mi historia.
      Coincido contigo en que con cada comentario no solo se le saca una sonrisa al autor,si no que hace que crezca la historia y los personajes.
      Un beso

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Selene siempre es muy....soberbia,pero esta vez esta justificado por la situacion

      Eliminar
  3. ¡Qué genio tiene la muchacha! Pero puede ser comprensible con la tensión que vive pero debe tener, por su status, el nivel de educación que se le requiere, aunque es complicado, repito. No siempre se puede no perder los papeles.
    Me gusta la historia. Lo sabes.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como has dicho Selene por su estatus deberia controlar su genio,pero la situación que esta viviendo es muy dura.
      Un besazo amiga mia :3

      Eliminar
  4. sandryska, ¡que bonito!
    me ha gustado mucho el tema de la familia, la traición y sobretodo... el perdón.
    Es taan importante en la vida saber perdonar.
    La historia cada vez se va poniendo más interesante.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,muchas gracias por tu comentario,me alegro de que te guste n.n
      La verdad es que no queria tener a Adriana y Selene enfdadas tanto tiempo ya que son hermanas y las circunstancias es lo que requieren
      Un beso

      Eliminar
  5. sencillamente precioso, me has hecho llorar y todo, me encanta cómo se refleja lo que siente Selene, y me alegra que las dos hermanas vuelvan a estar unidas. Espero que los hijos de Selene vivan.

    ResponderEliminar