Translate

sábado, 29 de marzo de 2014

Suavis Inimicitia "Vuelta a casa"


Aníbal se quedo aclarado con la explicación de Adriana. Su matrimonio y la pedida de mano fue totalmente distinta. Él conquistó Siracusa el mismo día que acabo con la vida de la madre de Adriana y tuvo brevemente el control de la ciudad. Pero cuando Cartago perdió Sicilia y se vio obligado a desprenderse de la isla,él tuvo que entregar Siracusa,pero la entrego a cambio de algo,o mejor de alguien,le exigió a Julius la mano de Adriana en matrimonio.

En cuanto amaneció,todos se preparaban para irse cuando Selene le dijo a Aníbal si podían hablar un momento a solas,a Adriana no le importo,confiaba en su hermana,pero Aníbal no confiaba en Selene,pero ante la insistencia de su cuñada no tuvo más remedio que ir con ella,¿qué querría esa chica? Como fuese a lanzarse a su cuello le daba una patada en el culo que la mandaba a Escandinavia,pero es que lo malo era que Selene le tenía cogido por donde más le dolía,podía hundir su matrimonio con decirle a Adriana que fue él el asesino de sus padres. Selene lo llevó a una parte casi desierta de la propiedad Augustus,fuese lo que fuese lo que le iba a decir esa chica que lo dijese ya.

-Sea lo que sea dímelo ya.

-Perdoname por lo de la boda de Fabio- ¿sus oídos le traicionaron? ¿Selene le estaba pidiendo disculpas? - No me gustas,eres guapo pero amo a Julius. Solo lo hice para hacer daño a Adriana,un daño que no se merece.

-Ah....pues vale...no paso nada....

-Y.....no le voy a decir lo de nuestros padres,no me creyó...- inesperadamente Aníbal saco un daga y se la tendió a su cuñada.

-Cógela- Selene,extrañaba,obedeció y tomo con su mano derecha la daga que le ofreció Aníbal,él inesperadamente le tomo la muñeca para que colocase la afilada punta sobre su pecho,justo sobre su corazón.

-Puedes clavarme esta daga en el corazón si le dices a Adriana lo que ocurrió. A mi no me importa que me hagas,puedes llamarme perro judío si quieres,pero piensa en tu hermana y en tus sobrinos. Si se lo dices a Adriana le arruinas la vida a ella,a Sadik y a Aradna. Son felices,me estoy matando por compensarla por lo que hice,daría mi vida por restaurar todo el daño que os hice a las dos- Selene no pudo hace otra cosa que abrir mucho los ojos y mirar sorprendida a Aníbal,de verdad quería a su hermana.

-¿Realmente la quieres?

-Estoy loco por ella. Llevó una vida esperándola....no tienes ni idea de cuanto la he esperado....

-Pero Delinenar me dijo....

-Olvida a mi ex mujer. A Delinenar nunca la quise,nunca, nuestro matrimonio fue concertado. No te pido que lo entiendas,no me perdono todo el dolor que os cause de niñas,pero si me dejas,Adriana nunca se arrepentirá de haberse casado conmigo- soltó la mano de Selene y cogió nuevamente la daga para guardarla.

-Cuidalos.

-Por el honor de Cartago que lo haré- se fue de ahí para volver junto a su esposa y su hijo,que ya habían terminado de preparar todo para irse.
Luego llegaron las despedidas,los cuatro primos se deshicieron en abrazos y en promesas de volver a verse pronto. Julius también le dio un cálido abrazo a Adriana y a su bisnieto Sadik,con Aníbal solo cruzaron una mirada y se dieron por pura cortesía la mano,pero agarrándose de los antebrazos y apretándose con fuerza. En cambio los hermanos Iulia si le dieron un abrazo a Aníbal,quién no tardo en que lo soltasen, y a Adriana,y obviamente al pequeño Sadik,quién había heredado de su padre el no querer demasiadas muestras de afecto de su mismo género,que su madre y sus tías le colmasen de mimos,besos y abrazos le gustaba,pero no le gustaba que un hombre quisiera darle los mismos mimos que sólo su madre o sus tías tenían derecho a hacerlo.
Selene,Adriana y Ailis se despidieron con la promesa que volverían a verse y celebrarían por todo lo alto el nacimiento del pequeño Iulia que venía en camino,de hecho Fabio y Ailis ya habían pensado nombres; si era niño Máximo y si era niña Lucrezia. Aunque Ailis tenían el presentimiento de que sería una niña,una preciosa niña con los mismos cabellos rubios de Fabio y los ojos oscuros de Ailis. En fin,sólo era cuestión de tiempo que naciese.


Días más tarde por fin volvieron a Cartago, Adriana echo muchísimo de menos a su pequeña Aradna,Sadik también extrañó a su hermana aunque no lo admitiese,y Aníbal igual,no era en vano su hija mejor. De modo que cuando llegaron a casa y Dido fue a recibirles con Aradna en brazos,la niña no tardo de pasar de brazos de su tía a brazos de su madre,quién lleno de besos y mimos a su hija pequeña.

-Mami- dijo la niña acurrucándose en el pecho de su madre,Aradna había que admitir que en el habla había sido más precoz que su hermano mayor,Sadik a los ocho meses no hablaba con casi tanta fluidez como Aradna,quién no balbuceaba tanto,si no que decía palabras bien dichas,como “mami”,”hermano” y “papi”.

-Hola,enana-musitó Sadik mirando con cierto reproche a su hermana,aún no se acostumbraba a la idea de compartir el cariño de su madre,ya bastante tenía con compartirla con su padre. Aníbal pensaba lo mismo exactamente,ya tenía bastante con compartir el tiempo y el cariño de Adriana con los mocosos. Pero luego se alegraba de tenerlos,si echaba una mirada al pasado,hacía cinco años no se esperaba tener familia,se veía deambulando solo,amargado,con solo con la guerra en sus pensamientos,sin sentirse tan.....humano. Ahora en cambio tenía tres personas que dependían de él,que le querían.....a pesar de todo le querían. Se quedo pensando momentáneamente en lo que había sido su familia hasta el momento en que formo la suya con Adriana,sólo le había dado cariño su hermana mayor Dido,su hermano mayor,Arístides, había sido un cobarde al huir con dieciocho años de casa y de Cartago a Atenas,él solo contaba con ocho años cuando eso. Y el patriarca que había....Hannon. Aunque la vida de su padre acabo hacía cuatro años ya,aún su oscura presencia y los malos tratos a los que fue sometido estaban presentes en el subconsciente de Aníbal,manifestándose en pesadillas casi constantes. Así creía Aníbal que sería su vida,solo,amargado. Pero desde que Adriana llegó trayendo consigo un soplo de aire fresco a una casa que hacía años que no gozaba de una presencia como la de Elisa Melkart,pura y que derrochase vida. Hacía años que no se escuchaba el sonido de las risas. Adriana y sus hijos habían traído consigo la frescura y la pureza no solo al hogar,si no también a la vida de Aníbal.

6 comentarios:

  1. El amor, los secretos... la familia... A veces hay sacrificios que se deben mantener en silencio por el bien de todos. Y no es engañar. Es ocultar la verdad para no hacer más daño del que en su día se hizo. En ocasiones, no hay mayor castigo que el no ser castigado por que el dolor tortura las entrañas...
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es precisamente el castigo de Aníbal,el cargar con la culpa en silencio,aunque sea para proteger a su familia y por amor. Nunca se quitará de la conciencia lo que hizo en la familia de Adriana.
      Un beso querida amiga :3

      Eliminar
  2. Me ha gustado, sobre todo cuando dice.... estoy loco por ella. A ver si encuentro yo a uno que me diga eso, que me desmayo, ja ja ja. Buen finde y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también quiero uno que me diga cosas asi,yo también acabaría desmayada en el suelo xD
      Un beso

      Eliminar
  3. Oooowwww que bellooooo al decir eso.. Pero esto del secreto de Aníbal para con Adriana me tiene en suspense, pobre de él porque sabe que la perderá si ella se entera :/

    Besos, querida Sandryska :**

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento Adriana no se enterara,si se enterase no seria capaz de estar con él,además de que ella perderia a sus hijos (en esa época en un divorcio se quedaba a los niños el padre)

      Eliminar