Translate

lunes, 24 de marzo de 2014

Suavis Inimicitia "Tregua"


Cuando Febo empezó a salir en el horizonte,bañando con la luz dorada del sol las murallas de la ciudad de Roma. En la casa Augustus también se empezaba al rutina diaria para los esclavos. Pero sus amos y sus invitados no. Adriana y Selene no durmieron en toda la noche debido a que la pasaron en vela para tratar de bajarles la temperatura a Marco y Junio,lo consiguieron finalmente,en parte gracias a que Selene llevaba días tratando de curar a sus hijos antes de que llegase su hermanas desde las desérticas tierras de Cartago.
Cuando por fin consiguieron que Marco y Junio mejorasen pudieron descansar un poco,para consuelo de Julius y Aníbal,quienes por primera vez en mucho se hallaban solos,ya que Adelphos,Fabio y Ailis se habían retirado a descansar también.

-Ven- le dijo Julius a Aníbal,el cónsul una vez dicho esto hecho a andar esperando a que el púnico lo siguiese,cosa que paso dado que Julius despertó la curiosidad de Aníbal. El cónsul romano lo condujo hasta uno de los patios donde crecían unos árboles frutales,unos manzanos concretamente.

-¿Para qué me trajiste aquí?- preguntó Aníbal secamente obteniendo que Julius señalase con la cabeza el manzano central.

-Fíjate bien- Aníbal gruño pero obedeció a regañadientes,observo bien el tronco del árbol y vio que había numerosas inscripciones en latín,algunas eran poco ilegibles,pero otras eran totalmente legibles y no se sorprendió al ver las inscripciones:

“Adelphos Iulia, XI annorum (11 años),Fabio Iulia,IX annorum(9 años),Adriana Augustus,VIII annorum (8 años),Selene Augustus,VIII annorum (8 años) y Ailis Galba,VIII annorum (8 años)” estaban escritos de manera vertical,de eso hacía casi más de once años,cuando eran apenas unos niños.

-Escritos de ellos de pequeños.

-Entre más cosas. Adelphos escribió aquí que él y Adriana estarían juntos para siempre....cosas de niños- Aníbal pudo ver que tenía razón,había escritos de un par de años más tarde
“Semper simul et Adelphos Adriana” (Siempre juntos,Adelphos y Adriana)

-¿Para que quieras que vea esto,Julius?

-Sencillo. Supongo que querrás ver que hacía tu mujer de pequeña. Y que quería decirte, que verás,antes de que tu me pidieses a Adriana en matrimonio,había pensado en dársela a Adelphos. Desde siempre la quiso y muchos esperaban esa unión- Aníbal le dedicó una mirada cargada de ira a Julius,¿a qué venía eso? ¿Era una provocación?

-¿Me estas provocando o que?

-No. Quería que vieses las otras opciones que tuvo Adriana,antes que tu. Que conste no me arrepiento de habértela dado,es evidente que es feliz contigo y tus hijos son la prueba,a todo esto,¿y la pequeña?

-Al cuidado de mi hermana en Cartago.

-Entiendo- Julius suspiró,era evidente que entre ambos hombres existía una tensión que nunca sería erradicada,debido a que Aníbal cercenó hacía años la vida de Marcus,el hijo de Julius y padre de Adriana y Selene,y a Cibeles,la madre de las hermanas y nuera de Julius.

-Nunca te perdonare lo que hiciste. Ahora que eres padre entenderás que nunca perdonare que que asesinases a Marcus Era mi hijo,Aníbal,mi hijo.- Aníbal tenía que darle la razón a Julius,ahora que tenía sus propios hijos veía más repugnante el crimen que cometió. Ahora veía que era antinatural que un padre sobreviviese a sus hijos. Pero esta conversación derivó a una antigua duda que Aníbal arrastraba.

-¿Por qué nunca le dijiste a Adriana que yo asesiné a sus padres?- por Selene no preguntaba ya que Selene si lo sabía.

-Simple,por amor a Adriana no quise que creciese rodeada de odio hacía ti. Y no quería que supiese que la persona que salvo su vida fue la misma que acabo con la de sus padres.- sabias palabras de Julius,Aníbal tenía que darle la razón muy a su pesar.

-Admito que tienes razón,Julius- Julius no se creyó esas palabras del orgulloso Aníbal,¿le daba la razón? Quizás los dioses estaban ese día de su parte,pero prefirió no tentar a la suerte,para una vez que ese orgullosos cartaginés le daba la razón.

-¿Cómo fue que te casaste con Selene?- preguntó Aníbal,debía de admitir que lo del matrimonio de Julius y Selene le despertaba cierta curiosidad,pero no estaba muy seguro de querer conocer la respuesta. Julius esbozó una sonrisa. ¿Por que se casó con Selene? Para él era muy fácil.

-¿Quieres la respuesta larga o la verdad?

-La que te de la gana.

-La larga es que me case con ella para perpetuar la sangre de la familia,y que estaba tanto ella como Adriana sola y desampara. Pero la fácil y la de verdad es porque me enamore. Ella es todo lo que un hombre espera,yo soy un error por donde quiera,Selene es un bella flor de primavera y yo una burda enredadera- sonrió levemente antes de continuar- Y tú,¿por qué Adriana?

-”Porque me enamore”- quiso contestar Aníbal,pero no lo dijo -Porque la vi indefensa y desamparada la noche que la vi por primera vez.
Julius y Aníbal se miraron mutuamente,aunque entre ellos dos nunca nacería una amistad o algo parecido lo que si les unía ,aparte del odio, era un sincero respeto mutuo,aunque ninguno lo admitiría. Julius no podía mirar a Aníbal sin ver sus manos manchadas de la sangre de su hijo y su nuera. Aníbal por su parte veía a Julius como un orgulloso y un prepotente que se creía la octava maravilla del mundo. Además que podía entender que se enamorase de Selene,nadie elige de quién se enamora y si Baal veía conveniente que Julius tenía que enamorarse de Selene que se hiciese la voluntad de los dioses. Menos mal que el tiempo a solas se les agoto cuando Adelphos y Fabio se reunieron con ellos,los dos más jóvenes como siempre irradiado esa simpatía natural.¿Qué tenían los Iulia que les hacía tan agradables? Adelphos era a veces un tanto infantil,pero tenía un gran sentido de la justicia y una valentía tremenda,casi rayando la mentalidad suicida,pero para proteger a los suyos y a los que amaba. Fabio era muy callado pero reflexivo,siempre tratando de velar por la armonía de todos y con la visión de vida de un filosofo. La verdad es que Aníbal apreciaba sinceramente a Adelphos y Fabio,aunque con el primero tuviese menos confianza debido a que Adelphos aún seguía enamorado de Adriana hasta la médula,no era fácil borrar el primer amor. De hecho Aníbal sabía que su primer amor había sido Adriana,no contaba la esclava con la que perdió la virginidad a los catorce años. No supo de verdad lo que era amar hasta el día que Adriana se cruzó en su camino,se enamoró al instante de ella, nunca sabría como explicar la sensación que su mujer despertaba en él desde el primer momento,a nadie,ni a si mismo. Así que podía entender que Adelphos no pudiese olvidar el primer amor. Él nunca podría borrar el contacto de la piel de Adriana en la suya. Y sabía que le daría a Adriana su vida como si de un perro fiel se tratase.

4 comentarios:

  1. Hay momentos de la vida que hacemos cosas que jamás deberíamos hacer pero las circunstancias nos llevan a ello. Nos lamentamos y escondemos pero, en ocasiones, es necesario. Duele más la verdad que se calla que la mentira que se dice.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que le pasa a Aníbal,mato a los padres de Adriana y Selene siendo ellas unas niñas y no debe decirlo,porque aunque suene egoiata,si Adriana se enterase seria incapaz de estar con el asesino de sus padres. Por eso su peor castigo es que le torture la conciencia

      Eliminar
  2. "Duele más la verdad que se calla que la mentira que se dice." Va justo con lo que ocurre en éste capítulo, Puramente Infiel no ha podido hacer una mejor elección de palabras....

    La cuestión está en que Aníbal no va ha poder mantener eso en secreto por mucho tiempo, tarde o temprano Adriana lo va a saber...

    Muy buen capítulo, Sandryska... Muchos besos, bonita :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que lo que ha dicho Puramente Infiel me ha encantado y le pega bastante al capitulo.
      Pfff Ivel no se si poner que Adriana se entere,ya que no se si Adriana podria superarlo y seguir queriendole

      Eliminar