Translate

martes, 2 de diciembre de 2014

Invictus: "Plan fallido"

El pueblo de Aidan era pequeño en comparación con Siracusa y Cartago,pero era grande en comparación con otros pueblos celtas y germanos,era una mezcla entre griego y celta,de hecho algunos hombres vestían el chitón griego con adornos celtas y otros como Aidan iban con ropas celtas enteras,había ídolos celtas,griegos y fenicios toscamente tallados pero llenos de belleza y altares a sus dioses.

-Vaya....-exclamó Sadik en fenicio,Sadik y Aidan hablaban en griego o en fenicio ya que el sículo ni hablaba latín ni púnico.

-Hacía muchas lunas que no escuchaba esa lengua.- Aidan sentía simpatía por aquel jovencito,poseía la valentía y nobleza,pero era aún un niño.

(Aidan)

Esa noche corrió el vino,la comida y las mujeres,Sadik solo bebió y comió,las mujeres no,ni Aidan,Aidan porque estaba desposado con una una mujer llamada Kara y tenía cuatro hijos con ella,Sadik por su aún mal de amores.

-¿Qué noticias traes de Sirako?- preguntó Kara,que se había sentado al lado de su esposo y miraba de manera amigable al joven. Kara era una mujer hermosa,una guerrera aunque ahora dedicada al cuidado de sus hijos,pero como recuerdo tenía una cicatriz en la mejilla.

(Kara)

-Pues vera domina Kara....

-¿Domi que?

-Lo siento,es la lengua de mi madre....

-La lengua de tu madre debería ser griega,pero los romanos tocan cada dinastía.- los sicanos preferían a los griegos a los romanos.

-No quiero discutir de política,mis anfitriones. Verá mi señora Kara,desde la guerra con Esparta no ha habido guerras,pero si luchas internad por el poder,pero por suerte mi familia sigue obstentando el trono.

-No tomas mujer,¿acaso el cervatillo no ganó cornamenta?- preguntó Aidan sin saber que cornamenta podía igualarse a la infidelidad.

-Cornamenta es la que me puso.....- susurró Sadik con rencor,al ver su expresión Aidan no insistió en el tema de las mujeres y el sexo.
La bienvenida duró hasta la madrugada,Aidan le aseguró a Sadik que se llevaría consigo dos cobres con monedas de oro como tributo a la corona de Siracusa. Sadik bebió hasta casi no poder levantarse y Âkik se encontraba en medio de dos preciosas celtas dándole besos y arrumacos,cosas que Âkil no rechazaba,en fin que disfrutase Âkil de las mieles del amor nocturno. El príncipe fue a la cabaña que le había asignado Aidan para que descansase y el joven se tumbó en el camastro con el sonido de fondo de los que seguían de fiesta,Aidan y Kara también se retiraron al mismo tiempo que Sadik para ver como estaban sus pequeños y para retozar.
El soldado corrupto aprovechó que Sadik se había retirado y que la gente estaba distraída con la bebida,la comida y las mujeres y se fue para asesinar esa noche a Sadik,provocando una guerra porque el acusado sería Aidan.

Sadik dormía plácidamente bocabajo cuando el soldado entró con un puñal en la mano,sería rápido,un par de puñaladas y ya esta,tendría consigo otra moneda de oro bitinia. Se acercó con paso firme al adolescente,levantando el puñal para descargarlo de golpe en la espalda de Sadik.

-¡Sadik,aquí hay unas chicas que quieren conocerte!- irrumpió Âkil trayendo consigo a las dos chicas cuando vio al soldado.

-¡Hijo de puta!- gritó Âkil mientras desenvainaba su falcata,Sadik despertó y al ver a su asesino imitó la acción de su primo.

-¡Maldito traidor! ¡Quería matarme mientras dormía asqueroso gusano infecto!- bramó Sadik,acercándose al soldado y poniendo la punta de la espada en su garganta. -¡¿En nombre de quién has querido matarme?!

-¡No puedo decirlo!- dijo lloroso el soldado,iba a morir....veía la furia en los ojos verdes de Sadik con motivos.

-¡Habla o lo averiguaremos de todas maneras!- Âkil puso la punta de la espada en la espalda del soldado y me arrancó la bolsa de viaje de cuero y al suelo cayeron las monedas de oro de Bitinia.

-Ese príncipe de los cerdos le sobornó para asesinarte

lunes, 1 de diciembre de 2014

"Traición"

Aidan era el jefe de una de las pocas tribus sículas y sicanas,los primeros habitantes en Sicilia antes de las invasiones griegas y fenicias. Estos pueblos habían sido desplazados hacía el norte de Sicilia y algunas de las Doce Ciudades como Siracusa,Palermo y Catania recibían el pago de tributos y guerreros para las tropas auxiliares.
Sadik había insistido en ir él mismo a pedir el tributo a Aidan Sículo,cosa que su padre accedió debido a que Sadik tenía que encargarse de tareas del gobierno,así que debería ir al norte de Siracusa,a la frontera entre los territorios siracusianos y de las Doce Ciudades ante las de las tribus,aunque ahira estaban más civilizadas y había adoptado algunas costumbres griegas,pero seguían fieles a sus raíces celtas.
Sadik no iba a ir solo,iba a ir con él Âkil y unos pocos más soldados,ya que su madre prohibió el viaje a sus hijos menores. Sadik rió para sus adentros al pensar en las caras de Tirso y Sífax cuando se enterasen de su viaje y su encuentro con el celta,aunque ya habían luchado con celtad,íberos y celtíberos. Sin saber el joven príncipe que entre los soldados había un corrupto por monedas bitinias hasta el punto de vender la corona de su patria y derramar la sangre del príncipe heredero.

Sadik galopaba a lomos de su caballo,adelantando a todos,el dolor de su corazón por Séfora se estaba curando lentamente,las risas de sus hermanos y el amor de su familia le reconfortaban.


-Ahora sonríes.- dijo Âkil poniéndose a la altura de su primo,quién le miró con esa sonrisa en sus labios.

-Todo se va arreglando.- no dio más detalles mientras dejaban atrás las murallas de Siracusa para ir al norte del territorio,al comienzo de la tarde llegarían al poblado sículo donde Aidan los recibiría. Lejanas líneas de sangre les unían,Sadik descendía por parte de madre de la Tribu de Dana,de una princesa celta casada con el primer rey de Siracusa nació su estirpe materna,y esta princesa llamada Arwen tenía una hermana,la antepasada de Aidan que permaneció fiel a su cultura aunque aprendieron cosas de los colonizadores griegos.
El soldado sobornado no sabía como acercarse al príncipe,nunca estaba solo y Sadik gozaba del placer de las mieles de la juventud,podía luchar en cualquier momento gracias a la falcata que colgaba de su cinto. Aprovecharía  la vuelta del viaje que estaría más cansado y podría asesinarle.

El sol ya caía sobre el horizonte cuando llegaron al lugar acordado con Aidan. El celta tenía el pelo negro hasta los hombros a juego con su negra barba,iba sin camiseta y solo cubierto con unos pantalones y a su cinto colgaba una espada ancha,su torso iba pintado con tatuajes tribales al igual que su rostro. No llevaba más adornos a excepción de un collar y unos brazaletes de bronce.

-Los dioses te guarden,Aidan Sículo.

-A ti,sangre perdida de mi pueblo.- Sadik se apeó del caballo de un salto,el celta era tres palmos más alto que Sadik y y mucho más ancho de cuerpo,todo musculo.

-Pasad la noche en mi pueblo,príncipe de Sirako (nombre primitivo de Siracusa) aunque Ariadna,la diosa de la luna sea benévola,el cansancio no.

-Gracias por la hospitalidad,Aidan. Mejor con vosotros que acampar.

El soldado le miró entre los demás,esa noche le mataría.