Translate

viernes, 28 de marzo de 2014

Suavis Inimicitia "Julius y Selene"

Era uno de tantos días en los que Julius estaba de campaña militar en Sicilia,durante la gran guerra con Cartago por Sicilia (Primera Guerra Púnica),siendo a su vez la primera vez que Adelphos y Fabio pisaban un campo de batalla,teniendo Adelphos diecisiete años y Fabio dieciséis años,sus primas Adriana y Selene contaban con catorce años,casi quince,faltaban pocos meses para que ambas niñas cumpliesen quince años,habían llegado ya a la edad de que Julius se decidiese a buscarle un marido a cada una. Lógicamente Adriana por ser la primogénita de Marcus y Cibeles heredaría a corona de Siracusa,por lo tanto Julius podía barajar varios matrimonios para emparentar su casa con grandes linajes. Había pensado en Adelphos como primera opción para Adriana,pero barajaba también la posibilidad de casar a Adriana con algún príncipe griego o persa.
No sólo manejaba matrimonios para Adriana. No. También barajo,pero menos, la mano de Selene,¿por qué no barajaba las mismas posibilidades a Selene que a su hermana? Sencillo; Julius no quería desprenderse de Selene. Debía de admitir que aunque tratase de darles el mismo trato y mimos a sus niñas su debilidad era Selene. Su Selene....a quién él cariñosamente siempre en estricta privacidad llamaba “Mi Luna”

Amaneció otra vez las niñas prácticamente solas,aunque tenían de la compañía de los esclavos y sus niñeras Claudia,la de Adriana,y Silvia,la de Selene. Ambas hermanas solían dormir juntas en la habitación de Adriana cuando bien temprano empezaron a escuchar jaleo en el patio cerca de las caballerizas,de modo que picadas por la curiosidad,Adriana y Selene,aún con ropa de dormir salieron corriendo porque intuían de que Julius podía haber vuelto . No se equivocaron. Julius Augustus había vuelto sano y salvo y acababa de entrar por las puertas de su propiedad a lomos de uno de sus flamantes caballos y aún con la armadura y el casco puestos. Su semblante serio y duro se relajo y una hermosa sonrisa se dibujo en sus labios al ver a Adriana y Selene corriendo para acercarse a él y recibirle. Así que se bajo de un salto del caballo y no tardo en recibir a las chicas entre sus brazos,las abrazo con tanta fuerza hasta casi dejarlas sin respiración.

-Julius,nos ahogas- exclamó riendo Selene,cabía decir que tanto ella como Adriana llamaban a su abuelo por su nombre de pila.

-Es que me alegro tanto de veros. Meses penando por vosotras- las soltó para quitarse el casco y dárselo a un esclavo que había. Pronto las muchachas empezaron a hacerle infinitud de preguntas a Julius,quién les dijo que la guerra se detenía los meses de invierno,pero pronto volvería a Sicilia para recuperar la tierra de sus nietas. Fue directamente a su alcoba,pero antes mando a Adriana y Selene que se cambiasen de ropa por una más formal.

Julius no se cambio de ropa directamente,se sentó al borde de la cama para relajarse un poco,por fin su añorado hogar junto con lo que le quedaba de su familia. Julius no tenía más familia allá de sus nietas,ni hermanos,ni primos.....nada,sólo tenía en el mundo a Adriana y Selene.

-¿Se puede?- era la voz de Selene,que había abierto la puerta y asomó la cabeza con una radiante sonrisa en su rostro. Su Selene....aún no podía creerse que esa hermosa muchacha fue un día una indefensa niña que no se separaba de su vera.

-Claro.

-¿Te ayudo a quitarte la armadura?- Julius asintió con la cabeza y Selene no tardo en entrar dentro de la alcoba al mismo tiempo que Julius se ponía en pie y daba unos pasos para acercarse a Selene,quién procedió a soltar el agarre de la coraza de Julius,momentáneamente, Selene levantó la cabeza y las miradas de Julius y Selene se cruzaron.

-Selene....tengo que hablar contigo...sé que es raro dado a que somos familia,pero....-a su fiel amigo Octavio Bruto le había contado lo que quería decirle a la bella Selene y su amigo reacciono diciéndole que en la historia no hay nada que se haya escrito de princesa con locos como él,que ni lo intentase.

-¿Sí?- Julius tragó saliva,eso era más difícil que ponerse delante de un ejército. Se moriría si Selene le decía que no,lo estaba apostando todo en ese momento.

-Selene,tú....¿querrías casarte conmigo?- preguntó a bocajarro,dejando a Selene descolocada,¿la habían traicionado sus oídos? Julius le acababa de pedir matrimonio,¿a ella?¿Qué tenía de especial ella para que él,el amo de la familia Augustus la quisiera a ella de esposa?

-¿Y-yo....?¿Por qué yo?- Julius la aferró de la cintura,abrazándola tiernamente contra si de modo tierno y amoroso,Selene se dejaba,quizás porque estaba aún en shock por la propuesta matrimonial.

-Porque te quiero,Selene,no como debería,no, si no más. Selene,eres hermosa, un amor,fuerte,decidida....eres todo lo que me gusta en una mujer. Ya sé que somos familia,pero si el amor ataca de repente no se piensa con la mente- Julius no se había casado enamorado de Aurelia,su primera esposa y madre de Marcus,fue un matrimonio concertado por poder político. Pero ahora era cónsul,a pesar de que era joven para su cargo,y era libre para elegir a su segunda esposa. Y la había elegido a ella,estaba locamente enamorado de Selene de verdad,le daba igual el que dirían.

-Si quiero....-Selene debía de admitir que ese tierno y cálido amor más allá que el que Julius sentía por ella era totalmente correspondido por Selene, de modo que sellaron la propuesta matrimonial con un beso,su primer beso no dado de manera familiar,no,si no a modo de prometidos.

-Te respetare hasta nuestra noche de bodas- musitó Julius pegando su frente contra la de Selene.

-¿Significa eso que no me respetaras hasta entonces?- él no pudo evitar reír ante tal muestra de ingenuidad. Poco había hablado con Adriana y con Selene sobre sexo,esa tarea le correspondía a sus niñeras a falta de su madre,así que poco sabían de que les esperaría en la noche de bodas.
-No es eso,cariño,en la noche de bodas yaceré contigo- Selene sabía poco sobre sexualidad,pero ya supo a que se refería Julius. Ahora quedaba lo peor: explicárselo al mundo,sobretodo a Adriana. Selene le pidió a Julius que fuese ella misma quién se lo dijese a Adriana.
Un rato más tarde,Selene se reunió con Adriana en uno de los patios,donde estaban los manzanos,trato de que sonase natural,pero le explico que Julius le había pedido matrimonio y que ella había aceptado. Su hermana reacciono como creía,se quedo en shock y Adriana se apresuró a salir corriendo en busca de Julius,que estaba bañándose,e irrumpió el baño del mayor. Él ni se inmuto ni se levantó de la tina llena de agua.

-¿Es verdad que Selene y tú....?

-Sí- Selene apareció detrás de su hermana y Adriana se acercó a Julius con Selene a sus espaldas con gesto preocupado,ojalá entendiese que se querían.

-¿Estáis seguros de que queréis casaros?

-Sí- dijeron tanto Julius como Selene al unísono. Adriana suspiró,se le haría rarísimo pero si estaban seguros y querían casarse,¿quién era ella para negárselo?

-No tengo objeción. Os quiero a los dos y si sois felices juntos os debéis casar.

Menos de dos meses más tarde,en el templo de la diosa Juno se celebró por todo lo alto la boda de Julius y Selene. No les importó el que dirán,se amaban y Julius para no deshonrar al amor de su vida al rango de amante,la desposo. La amaba y la adoraba por lo tanto tenía que ser su esposa,la madre de sus próximos hijos. Selene no había estado más hermosa y más feliz que nunca y Adriana se alegró por ellos,ni su hermana ni su abuelo nunca se vieron más felices.

(Julius Augustus. Si señores y señoras Julius esta bien bueno e_e)












6 comentarios:

  1. Así se hacen las cosas: ¡A bocajarro! Para no dar tiempo. Si el trago va a ser amargo que dé la sensación de durar menos. Yo tampoco tendría muchas dudas en aceptar, vamos... Pero demasiadas mujeres alrededor... Mucho "me respetarás"... ¿se aplicará el cuento? .-)
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí sin delicadeza y sin nada,algo tan importante como una propuesta matrimonial no hay que irse por las ramas....y más en este caso. Y bueno....con semejante pretendiente yo no vacilaría xD Y lo de respetarla...sus hijos son la prueba de que por la noche no hacían calceta precisamente xD.
      Un beso

      Eliminar
  2. Oooowww No sé, pero me ha parecido tan tierna la forma en que Julius se le ha declarado a Selene :3
    Y ni hablar del apoyo que les ha brindado Adriana :3
    Buen capítulo, amiga mía :* ¡¡¡Y qué guapo!!! *.*

    Besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julius es que es muy tierno con Selene (la ha criado en parte es normal) y la quiere con locura >.<
      Adriana les apoya porque son las persona que han estado toda su vida con ellos desde que nació y por eso los apoyo y que veía que se aman.
      e_e nadie se espera a ese abuelito sexy (nacieron Adriana y Selene cuando él tenía 28 años)
      Un beso!

      Eliminar
  3. Bonita proposición.. a veces el amor es más fuerte que el qué dirán.

    Sigue así.

    un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor es una de las cosas mas fuertes y puras que existen,no deberian tratar de destruirlo con el que diran.
      Un beso

      Eliminar