Translate

lunes, 11 de agosto de 2014

Invictus; "Has cambiado"

Mientras Adriana descubría el secreto de su padre,en la ciudad siciliana de Catania llegó una visita inesperada.
 
  Hacía ocho años,poco despúes de la partida del poeta greco-púnico,Ailis y Fabio subieron al trono de Catania,Ailis sustituyo a su padre,Dimas,cómo reina ya que era hija única y su esposo Fabio paso a ser su rey consorte,el matrimonio tenía dos hijos,Lucrezia de once años y Dafnis de ocho años,el segundo hijo del matrimonio sería el próximo rey de Catania,debido a que era el único hijo varón del matrimonio.
    Fabio Iulia a pesar de ser rey consorte seguía manteniendo el título de príncipe de Sardonia y estratega de la IV Legión romana en Sardonia,isla y provincia romana gobernada por su hermano,el rey Adelphos.
    Adelphos....llevaba más de un año de campaña militar en Illyria,dejando atrás su reino y a Claudia,su esposa. Adelphos y Claudia cómo muchas parejas de la alta sociedad romana se habían casado por aloanzas políticas,además de que Dafne,la madre de Adelphos y Fabio,dejo como condición que si Adelphos quería ser rey debía de tener esposa. Pero Adelphos,enamorado aún del recuerdo de Adriana,desposó a la primera mujer que trato de coquetear con él. Claudia era preciosa,pero algo tonta y muy servicial hasta el punto de ser molesto todo había que decirlo,Adelphos sin proponerselo podía manipularla a su antojo. No la amaba porque Claudia trataba de complacerlo en todo cuando a él su sola presencia le amargaba de hecho ni compartían estancias,Adelphos permanecía en sus habitaciones que había ocupado desde siempre y acomodó a Claudia en otras. Sólo se veían en actos familiares o en actos de Estado.
   Fabio pensó amargamente en su hermano mayor,¿qué había sido del alegre,risueño y cariñoso Adelphos? Su propio hermano,capitán de la IV Legión lo había hechado de Illyria al decir que no necesitaba a un estretega tan blando. Adelphos había cambiado,era ahora sarcástico,ácido y rara vez daba alguna muestra de afecto.
    -¿Pensando en Adelphos?- le preguntó Ailis a Fabio al verle asomado en uno de los balcones,mirándo el mar fijamente.
    -¿Cómo lo has sabido?
    -Porque estás mirando en dirección a Illyria.
    -¿Por qué ha cambiado tanto,Ailis? No es el Adelphos de siempre,no se porque ha cambiado tanto en tan poco tiempo.
    -No lo sé Fabio,quizás su corazón aún late por ella.
    -Y se encerró en un matrimonio vacío. Es mi hermano y quiero que sea feliz- Ailis se acercó a Fabio y le abrazo,quedando ambos mirándo el inmenso mar.
  Días más tarde llegó alguien a quien Fabio estaba deseando ver y a quien no se lo esperaba: ¡Adelphos! No se lo esperaba,creía que su hermano iba a permanecer más tiempo en Illyria. Pero no,estaba en Catania con sus hombres,con el resto de la Legión,es lógico habían hecho escala en Catania para seguir rumbo a Sardonia.
   Adelphos había cambiado,físicamente seguía siendo apuesto,pero era su mirada,sus ojos....había una honda profunda de amargura.
   -¡Adelphos!- exclamó el rey consorte abrazando a su hermano mayor,gesto que Adelphos toleró pero no le correspondió.
   -No seas cursi,hermano- dijo ásperamente Adelphos separando a Fabio de él.
   -Hermano,Ailis y los niños te han extrañado
   -Ah si....tu mujercita y tus críos....
   -Tu cuñada y tus sobrinos- Fabio no paso desapercibido el tono ácido de las palabras,podía entender que estaba amargado pero no tenía porque pagarlo con él y su familia.
   -¿Te quedarás mucho tiempo?
   -Dos noches y un día- sería muy poco tiempo....al menos era mejor que nada.
   No solo Adelphos habían cambiado en su mirada y el tono ácido en su voz,Adelphos desde siempre pese a su un tanto brusquedad poseía una elegancia natural en cosas como cuando gesticulaba y en sus modales,era contradictorio un poco debido a que Adelphos podía ser brusco. Pero ahora esa elegancia había casi desaparecido,Adelphos ahora actuaba y gesticulaba de manera muy brusca,su forma de hablar había cambiado,parecía que tras tanto tiempo combariendo a los bárbaros había tomado ciertas costumbres de ellos y su manera de hablar. Pero el trato con Ailis,Lucrezia y Dafnis era inexistente,un par de frases de cortesía y ya esta,nada de contacto físico.
  -Adelphos,¿qué te pasa? Has cambiado.- empezó Fabio a tantear el terreno,sacándole una carcajada ronca a Adelphos,pero esa risa no era de alguien que estuviese sonriendo o feliz.
  -Soy como debería ser.
  -Adelphos eres mi hermano,¡pero este no eres tú!
  -¡¿Y cómo esperas que sea?! ¡¿El idiota enamorado de alguien que nunca será suyo?!
   -Y endureciste tu corazón....Adelphs todos te queremos por como eres...
   -Si...claro Fabio...mira hermanito,en este puto mundo a merced de dioses caprichosos,o comes o te comen. Tú tuviste suerte con Ailis y ahora puedes vivir sin dar un palo al agua,por eso te mande a tu casa,no me servias de nada en Illyria.
   -Te guste o no,sigo siendo el estratega de la Legión,y ahora estas en mi casa,asi que exíjo  que me trates con respeto,y no solo a mi,si no también a mi mujer y a mis hijos. Además de que eres mi hermano...
   -Hermanastro- dijo Adelphos especificando por primera vez en su vida que Fabio y él no compartían toda la sangre,solo eran hermanos de madre.
   Fabio sintió como si una gladius le hubiese atravesado el pecho,nunca,pero nunca Adelphos había hecho distinciones,eran hermanos aunque no compartiesen el mismo padre,habían pasado nueve meses en el mismo vientre,habían crecido juntos,de hecho Adelphos siempre se había mostrado sobreprotector con su hermani menos.
   -Adelphos....-susurró Fabio con un hilo de voz.
   -No seas nenaza,es la verdad solo somos hermanos de madre.
   -Adelphos eres mi hermano...siemore has sido mi hermano....
   -Y tú el mío,pero eres blandito.- Adelphos se fue a las habitaciones para descansar,por una parte se maldijo a si mismo por ser tan cruel con Fabio,no se merecía eso,no tenía porque pagar con él su amargura,en verdad lo mando de vuelta a casa porque quería que estuviese con Ailis porque él no quería volver a Sardonia con Claudia. Envidiaba a su hermano,le odiaba por ser feliz,por tener a su lado a una mujer maravillosa y dos hijos preciosos. ¿Y él? Perdido en un matrimonio vacío,carente de cariño,había tratado de querer a Claudia pero no podía debido a que Claudia trataba de imitar a Adriana para complacerle,el sexo era aburrido y monótono. Incluso Adelphos había tratado de dejar embarazada a Claudia para tener un hijo con el que llenar ese hueco vacío,pero cuando bebía lo suficiente para tener relacionea con su mujer la semilla no cuajaba,no conseguía engendrar vida,¿sería él estéril o ella? No lo sabía.
  Envidiaba a su hermano y a sus primas,todos habían formado sus respectivas familias y él nada por eso había cambiado,el Adelphos que fue seguía dentro de él pero encerrado en lo más profundo de su mente y su alma. Ahora le tocaba volver a Sardonia y enfrentarse a sus problemas maritales.

 (Fabio hablando y peleandose con Adelphos)



  

6 comentarios:

  1. Pobre Adelphos... La vida casi siempre nos otorga con gran generosidad injusticia y sufrimiento.
    Espero que pueda encontrar la felicidad.
    Un beso, Sandryska!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es muy justa a veces,y cuando se pasa mal muchas veces nos da la recompensa tarde o temprano. Adelphos quizás más adelante encuentre la felicidad.
      Un beso,Iona!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Me alegro de que te guste :3 Siempre es un placer tenerte por aquí.
      Un beso

      Eliminar
  3. Pobre Adelphos, aunque mira, si fuera esteril ella y no él sería perfecto porque podría renunciar a ella alegando eso y espero que en caso de que fuera así que encontrara a alguna que le enamore.
    Merece ser feliz, aunque eso sí, debe forzarse en ser amable con su familia ;);).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adelphos y Claudia son un ejemplo de los matrimonios por conveniencia,Adelphos para ser rey le pusieron la condición de tener una reina a su lado,lastima que la única reina que quiere a su lado sea la única que nunca podrá tener. Adelphos sigue siendo el mismo esta encerrado en este Adelphos borde :3

      Eliminar