Translate

viernes, 9 de mayo de 2014

Suavis Inimicitia:"Lo bueno que nos da la vida,nos lo quita"



Aníbal llevó a su sobrino hasta la habitación del pequeño Amílcar,quién ya había terminado de desayunar y estaba Adriana meciéndolo con suavidad para que durmiese,lo estaba consiguiendo cuando despertaron al pequeño por las voces que daba su sobrino político.

-En el nombre de Baal,¡cállate!- exclamó Aníbal a su sobrino a la vez que le tapaba la boca,aunque el joven seguía hablando sin parar,el general puso los ojos en blanco cuando escucho los llantos de Amílcar. En cuanto llegaron a la habitación del menor,el joven se calló de inmediato,quizás porque se quedo con la boca abierta al ver a su hermosa tía,se la había imaginado hermosa por las descripciones de Aníbal,pero no tanto.

-Adriana,este es Aníbal,mi sobrino. Ella es mi esposa,Adriana. Y el mocoso es Amílcar,mi hijo menor.

-Encantada,Aníbal- el pequeño Amílcar ceso su llanto ante los consuelos de su madre,de inmediato Adriana dejó al pequeño en la cuna y él no tardo en entregarse al sueño. Aníbal le quito la mano de la boca a su sobrino pero este empezó a balbucear un saludo,sacándole a su tío una muy leve risa socarrona.

-¿Tanto te impresionó mi mujer?

-Es muy hermosa....mucho....¿y tienes mi edad,tía?- preguntó tontamente el joven greco-púnico,Adriana se hecho a reír ante lo cortado que estaba el filósofo.

-Tengo veintidós,así que eres mayor que yo- Aníbal miró de reojo a su tío,cuya negrísima mirada se ensombreció bastante,el tema de la edad le molestaba bastante,no quería pensar que por ejemplo cuando ella tuviese treinta años él tendría cincuenta.

-Tío....¿os lleváis veinte años?

-Sí- contesto secamente.

A los largo del día,Adriana y su sobrino político hicieron una rápida amistad,la princesa debía de reconocer que le recordaba bastante a Fabio por el tema de la filosofía. Fabio no pudo seguir esta vocación por el tema de que su familia era de estirpe guerrera y debía de seguir así,de modo que su sueño quedo relegado,aunque pronto amo el ejército pero no tanto como la filosofía.
Aníbal sintió una punzada de celos por ver a su sobrino y a su mujer con tanta confianza tan pronto,era celoso y posesivo con ella. Odiaba que otros hombres pusieran sus ojos sobre ella,que quisieran tocarla,aún le hervía la sangre cuando recordaba lo que Etbaal estuvo a punto de hacerle. Le llenaba a veces el orgullo el saber que podía presumir de esposa,aunque lo tuviese difícil por ser romana,pero lentamente se iba adaptando a las costumbres cartaginesas,aunque ella adorase a otros dioses. Ese tema cuando se casaron fue complicado,el sacerdote de Baal se negó a casar a una idólatra romana con un general de Cartago,pero accedió por un módico precio,pero el presentar a sus hijos ante Baal lo aceptó alegremente,era obvió que él prefería que sus hijos adorasen el panteón cartaginés antes que el romano. Y aunque en el fondo lo deseaba,quería que Adriana lo hiciese también,le acompañaba al templo y a las macabras de ceremonias de sacrificios de niños,a pesar de que veía esto como un acto repugnante,en fin,cada religión tenía sus cosas.
Pero a pesar de las diferencias religiosas,Adriana seguía muchas de las costumbres de Cartago,y Aníbal seguía muy muy pocas de las romanas. En fin,algo era algo.

Entre tanto el joven Aníbal estaba fascinado con Adriana,no en actitud romántica,si no por ver la pasión que había entre sus tíos,aunque no lo dijesen,pero había visto en los ojos negros de su tío como se iluminaban como carbones al ver a Adriana. Los comparaba a veces con Hades y Perséfone,había ciertas similitudes, al menos desde la perspectiva del joven.

Esa noche cenaron todos juntos,Aderbal y Dido en compañía de sus hijos fueron para conocer a Aníbal,quién se alegró profundamente de conocer al resto de la familia. Dido se quedo completamente sorprendida porque aquel joven estrafalario era la viva imagen de Arístides,a excepción de los ojos. Pero por lo demás,el físico y el carácter eran iguales a su difunto hermano mayor. Dido creyó que los dioses habían hecho que Arístides tuviese un hijo para que ellos en un futuro lo siguiesen teniendo.
La tan agradable cena fue interrumpida cuando uno de los esclavos le dijo a Aníbal que había venido un esclavo buscándole. Cuando le preguntó de parte de quién venía y el esclavo dijo que de parte de Sofonisba,Aníbal le rugió al esclavo que se marchase de ahí,asustando a todos los que había.

-¿Qué pasa?- preguntó Adriana asustada,Aníbal no dijo nada,pero miró a Dido y ella entendió perfectamente a su hermano.

-¿Qué quería.....?

-Ni lo sé ni me importa,que se muera esa vieja arpía.

-Aníbal es....

-¡Cállate!- rugió Aníbal notablemente irritado,Adriana se quedo con los ojos muy abiertos al igual que su sobrino mayor y Aderbal,aunque él por supuesto sabía a que se referían los hermanos Melkart pero no quería ni mencionarlo.
Durante el resto de la noche se quedo esa atmósfera de seriedad y secretismo,¿quién era Sofonisba? Se preguntaba Adriana,debía de ser alguien que no gozaba del afecto de Aníbal y Dido,más tarde le trataría de sonsacar a su esposo aunque fuese una tarea hercúlea, pero al menos siempre le quedaba el factor de seducirle y que después de hacer el amor,que era cuando estaba más tranquilo y receptivo en hablar de ciertos temas.

De modo que unas cuantas horas más tarde trato de poner en práctica el seducirle,pero esa noche Aníbal no estaba muy por la labor y por mucho que Adriana le acariciase,besase u otra cosa para incitarle a que se entregase a la pasión no funcionaba nada.

-Quita pesada- replico de mala gana Aníbal dándole un empujón a Adriana con cierta fuerza,haciéndole un poco de daño a Adriana,era obvio que Aníbal no estaba de buen humor esa noche.

-Aníbal....

-No quiero acostarme contigo esta noche.

-Pero....

-¡Qué no quiero,coño!- bramó de muy malas formas,acostándose en la cama dándole la espalda a su mujer. Adriana se mordió el labio inferior,era la primera vez que Aníbal la rechazaba y peor era de las maneras con las que lo hizo,de modo que se tumbo en la cama dándole también la espalda a él,¿qué le pasaba? ¿por qué estaba así de enfadado y lo pagaba con ella?

-Aníbal....- murmuró la romana tratando de entablar conversación con su marido.

-Cállate y duermete mujer- siseó de muy mal humor el púnico. Era obvio que de momento esa noche no iba a avanzar nada.

10 comentarios:

  1. Donde las dan, las toman... No es venganza. Es sentarse a esperar sin mancharse las manos... Y cuando él quiera... que se muerda el labio, pero de decir "no"... Y sino, que se explique...
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aníbal fue muy bruto con ella a la hora de rechazarla. Tanto en las maneras como en las formas.
      Un beso

      Eliminar
  2. Esto se pone interesante. Besos.
    He publicado en 11 de una vida marcada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veras como sigue n.n. Ya lo leí y te comente :D
      Un beso

      Eliminar
  3. Interesante relato. Me ha gustado mucho y me ha dejado con las ganas de saber que pasa.
    sigue así.
    un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás que va a pasar más adelante :3 Gracias por pasarte Anyi.
      Un besazo

      Eliminar
  4. Sandry, pásate por este enlace y mira. Creo que hay algo que te pertenece. Besos.
    http://eltactodelpecado.blogspot.com.es/p/en-nuestros-blogs-nos-exigimos.html?zx=c16dc81242f3d9e4

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. *0* MUCHÍSIMAS GRACIAS PRECIOSIDAD <3 ERES UN SOLETE!!!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Muchas gracias,espero verte por aquí más a menudo n.n
      Un beso

      Eliminar