Translate

sábado, 12 de abril de 2014

Suavis Inimicitia "Otro más en la familia"


Pasaron los meses y llegó la primavera, Aradna cumplió el año en esos meses, y la pequeña resultó ser más seria que su hermano,aunque jugaba bastante con su hermano mayor,quién aunque no lo admitiese adoraba a su hermana. Aníbal cumplió sus seis meses de permiso y ya cuando el senado quisiera mandarlo a una guerra o campaña militar tendría que hacerlo,cosa que Adriana entendía. Ella se extrañaba de una cosa,según sus cálculos Ailis habría tenido que dar a luz ya y no habían recibido noticias de Sardonia. En fin, ya tendrían noticias de Fabio y Ailis.
Un mediodía,estaba la familia comiendo y como hacía muy buen día y soplaba una brisa suave trayendo el olor de la mar, almorzaban en una de las terrazas,normalmente comían dentro en el comedor pero en verano o cuando hacía especialmente bueno en primavera lo hacían en una de las terrazas. Todo normal hasta que uno de los esclavos más veteranos se acercó a sus amos. El esclavo estaba un poco temeroso,ya que a Aníbal le molestaba bastante que lo interrumpiesen mientras comían,pero era importante.

-Mi señor,mi señora....- empezó a murmurar el esclavo,atrayendo la atención de sus amos,Aníbal frunció el ceño con cierta molestia,¿qué les tenía dicho? Que a no ser que fuese estrictamente necesario no le molestasen en dos situaciones: cuando comía con su familia o cuando estaba en la habitación con su mujer,cosa que era bastante frecuente.

-¿Qué tengo dicho?

-Lo sé,pero....hay visita- Aníbal y Adriana intercambiaron una rápida mirada,en sus casi cinco años de matrimonio habían desarrollado la suficiente complicidad como para saber lo que pensaban el otro con solo mirarse.

-¿No serán por casualidad mi primo Fabio con su familia?- preguntó Adriana esbozando una amplia sonrisa,intuía lo que habían hecho esos dos....

-Sí,mi señora.

-¡Diles que vengan!- exclamó Adriana sin dejar hablar a Aníbal,quién intercambio una mirada con Sadik,quién en verdad no estaba prestando mucha atención debido a que tenía escondido un pequeño pergamino que le había dado su primo Âkil sobre la historia de Cartago,en teoría Sadik no tendría que haber aprendido a leer hasta los siete años,pero no pudo evitar querer aprender antes de tiempo,la verdad es que no solo fue Âkil quien le enseño a escondidas,si no también sus padres por su cuenta.

No tardaron en aparecer Fabio,acompañado de su hermosa esposa Ailis quién llevaba un pequeño bulto envuelto en mantas entre sus brazos. Adriana no pudo reprimir un gritito de alegría al verles.

-Salve- saludo Fabio sonriendo,pero su prima lo ignoro por completo y fue directamente a ver a Ailis y a su bebé.

-Adriana,Aníbal....os presentamos a Lucrezia Iulia de Sardonia- Adriana se acercó a verla llevando a Aradna en brazos,quien se sorprendió al ver por primera vez un bebé tan pequeño. Aníbal y Fabio intercambiaron una mirada,Fabio debía de admitir que hubiese preferido un varón,pero aún habría tiempo para que él y Ailis tuviesen más hijos.

-Tío Fabio,¿no te molesta que sea niña?- preguntó Sadik con esa inocencia que caracterizaba a un niño de cinco años.

-No Sadik,estoy muy contento con la pequeñaja.

-¿Lucrezia?- preguntó Aníbal encarnando una ceja,Fabio asintió con la cabeza. Lucrezia era el nombre de la abuela materna de Adelphos,Fabio,Adriana y Selene y era un homenaje a la familia,al menos por la parte materna.
Ailis tuvo razón en todo sobre lo que pensó de como sería su hija,había heredado los cabellos rubios de Fabio y los ojos oscuros de Ailis. Adriana y Ailis tuvieron el mismo pensamiento casi a la vez,que aunque Aradna fuese más mayor que Lucrezia,el llevarse tan poco haría que tuviesen más lazos,además de que Adriana y Ailis habían pensado y hablado hacía tiempo de que cuando Lucrezia fuese más mayor pasase algún tiempo del verano en Cartago,para que tuviese relación con todos sus primos,no sólo con Marco y con Junio,si no que también con Sadik y Aradna.

Esta pequeña reunión familiar causada por el nacimiento de la pequeña fue interrumpido por Élbir,¿qué hacía ahí? A saber....pero cuando Élbir vio a Fabio,Ailis y a su hija lo primero que hizo fue felicitar a su amigo y a su mujer por su paternidad entre jadeos ya que había venido corriendo y estaba casi sin aire,pero enseguida se dirigió a Aníbal sobre el motivo que le trajo a su casa con tanta urgencia.

-Mi general...ha llegado un mensaje desde el senado....- dijo el joven soldado tendiéndole un pergamino a su general,Aníbal no tardo en cogerlo y desarrollarlo para leerlo. Lo sabía. Recién acabados sus seis meses de permiso lo mandaban a una campaña militar en Numidia, malditos númidas....Numidia era parte del Imperio de Cartago,pero a veces surgían grupos de rebeldes que debían ser puestos en su sitio por los soldados. La verdad es que la parte sur de Numidia no estaba del todo conquistada y surgían muchas batallas,cómo lo que ocurría en Libia,así que tenía que irse a Numidia en menos de una semana. ¡Maldita sea! Todo debido a la cercanía entre Numidia y Cartago .
-¿Qué ocurre?- preguntó Adriana con un tono de voz notablemente preocupado. Fabio y Ailis también estaban intrigados por lo que ocurría.

-Ojo rojo de Melkart.....-musitó Aníbal rompiendo el pergamino con......¿adrenalina? La notaba corriendo por sus venas,antes la idea de la paz le aterraba,ahora la disfrutaba y todo,pero la guerra le proporcionaba unos subidones de adrenalina increíbles que casi le hacían gritar.

-¡Élbir!- bramó Aníbal clavando su mirada tan negra como el tizón en el joven soldado.- Ve a buscar a los hombres y diles a todos y cada uno que se duplicaran los entrenamientos y que a principios de la próxima semana iremos a luchar a Numidia.

-¡Sí,señor!- con un rápido movimiento de cabeza se despidió de todos para salir corriendo a cumplir con las ordenes de su general. Aníbal miró a Adriana,quién estaba con la boca entreabierta por la sorpresa,los puños cerrados por enfado,pero con una mirada de preocupación en esos ojos de venado que adoraba.

-¿Te vas a ir?- preguntó Sadik lo que ninguno había preguntado,la voz del niño sonó entristecida,extrañaría a su padre. Aníbal cogió a su hijo en brazos,lo echaría de menos,echaría de menos jugar con el y con Aradna y estar con Adriana.

-Tengo que ir,mocoso. Cuidaras en mi ausencia de tu madre y tu hermana,¿no?

-Sí,padre.

-Aníbal,¿cuánto sería?- preguntó Adriana.

-Dos os tres meses como mucho.

-Aníbal,si quieres nos quedamos ese tiempo aquí con Adriana- interrumpió Ailis,recibiendo una mirada incrédula de Fabio,a él claro que le gustaría quedarse con su prima y sus sobrinos en compañía de su mujer y su hija. Pero tenía responsabilidades en Sardonia,no podía dejar a Adelphos con todo el peso del poder. Lo tendría que hablar ahora con Ailis.

10 comentarios:

  1. Un bonito encuentro familiar que parece intrascendente pero...
    Y siempre hay alguna nube que tapa el sol que brilla en todo lo alto.
    Llega la guerra y la separación.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida de militar,y mas en esa epoca, era dura. Los momentos de felicidad muchas veces se ve eclipsada por problemas.
      Un beso

      Eliminar
  2. a reunion de psatores. oveja muerta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La paz es momentánea,la guerra siempre esta al acecho

      Eliminar
  3. Un capítulo hermoso, pero reencuentro y separación... Que triste :(
    Me ha encantado, espero el próximo, querida Sandryska :)

    Muchos besos, bonita!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida de militar,y más en esos tiempos,era asi un dia estaba en casa y al otro debia de irse y dejar atras a su familia.
      Un beso

      Eliminar
  4. Yo siempre he pensado en la angustia que debían de sentir...siempre esperando a que volvieran...siempre con la desdicha de que se marcharan...
    Voyyyy atrasada...tengo muchas entradas que leer..grrrrr
    un besazoooooooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La angustia de saber si volvera o no,de creer esa sera la última conversación y la última mirada.
      Un besazo guapa!

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Me está encantando. Yo he publicado uno nuevo de una vida marcada, en cuanto pueda publicaré otro de una gran amistad.

    ResponderEliminar