Translate

martes, 1 de abril de 2014

Suavis Inimicitia "Pasión"

(AVISO IMPORTANTE: Hola,veréis después de esta entrada no voy a poder actualizar en una semana el blog debido a que me voy de viaje a Roma *-*,trataré de responder a los comentarios e ir leyendo blogs en los momentos que tenga libre. Os quiero,un beso :3)


    Adriana se alegró de volver a estar en casa,en su hogar,le resultaba ahora irónico que hacía casi cinco años ya quisiera volver desesperadamente a Roma y abandonar Cartago y ahora estuviese ansiosa de volver a su nuevo hogar. Quizás Adelphos tenía razón y era más cartaginesa que romana,total le daba igual,amaba Roma y Cartago.
    Esa noche los niños no tardaron en irse a dormir,Sadik al menos estaba muy cansado por el agotador viaje por mar desde Roma y cayó dormidito como un lirón. Y sus padres cenaron esa noche con Dido y Aderbal,la verdad es que a Dido le hubiese gustado ir a Roma,pero no se fiaba de dejar a su hijo solo con los esclavos porque estaba segura de que haría de las suyas y no hubiese podido llevárselo porque no le pagaba generosas sumas de dinero a su maestro,Adrastos de Macedonia,un griego que era uno de los maestros más respetados y no era plan de que Âkil faltase a las clases.
    Pues Adriana estaba esa noche especialmente cariñosa con Aníbal,de modo que no estaba prestando mucha atención a lo que estaban hablando,así que Adriana tocó por debajo de la túnica la rodilla desnuda de su marido. Aníbal la miró y sus negros ojos brillaron como carbones encendidos.

    -¿Sabes a lo que te expones,mujer?- susurró Aníbal con su voz enronquecida porque supo porque caminos iba su mujer.

    -Creo que si- sonrió ligeramente con picardía a la vez que su mano ascendía por la pierna de su esposo. Aníbal no tardó en levantarse bruscamente agarrando de la  y tras dar una excusa apropiada,pero tanto su hermana como su cuñado supieron porque querían irse tan pronto,lo cierto es que Dido y Aderbal se iban a ir ya porque también querían ir a su casa y hacer el amor. Antes de irse ambas parejas,Aníbal y Aderbal intercambiaron una mirada que interpretaron ambos amigos como un “¡Héchale uno bueno!”.

    Aníbal y Adriana no tardaron en ir a su habitación,en Roma no habían tenido muchas ocasiones para estar a solas y,al menos a Adriana, le daba corte el haber hecho el amor cuando estaban todos sus familiares bajo el mismo techo. El cartaginés creía que iba a ser él quién llevase la iniciativa,pero se sorprendió al ver que Adriana se le echaba encima como una fiera.

    -Quiero agradecerte lo de Roma,sé que tú no querías ir y accediste.

    -¿Y qué tienes pensando? -preguntó picado por la curiosidad,obteniendo una sonrisa picarona de Adriana.

    -Adivina- la romana besó con pasión los labios de su marido,quién no tardo en corresponder,pero Adriana que parecía querer llevar la iniciativa empezó a dar tirones a la túnica que llevaba Aníbal para quitársela,cosa que logró enseguida,dejándole con el subligaculum (especie de ropa interior de lino de hombre). Adriana no tardo en besar el cuello de su marido,para después bajar hasta el pecho,salpicado de vello tan negro cómo el ébano,la piel morena de Aníbal estaba quedando marcada con finos hilos de saliva por los beso y lamidas de su mujer.

    -Creo que ya sé que pretendes...-murmuro notablemente complacido.

    -¿Quieres que me detenga?

    -No- sabía que lo que le iba a hacer Adriana le daba una vergüenza mortal,Roma con lo abiertos que eran en el sexo era irónico que eso precisamente que quería hacerle Adriana estaba muy mal visto.
    Adriana no tardo en deshacerse del subligaculum y ver que el miembro de su marido estaba ya listo para el amor. De modo que con una sonrisa pícara,Adriana no tardo en empezar a dar pequeños lengüetazos en el miembro del púnico,concretamente en el glande,la parte más sensible,cabía decir que Aníbal cómo la gran mayoría de los cartagineses estaba circuncidado. Él no pudo hacer otra cosa que cerrar los ojos y disfrutar de las caricias de la cálida y suave lengua de su mujer,que recorría todo su miembro ya tan duro como el granito,ahogo un grito de placer al notar cómo Adriana se introdujo de golpe su miembro en su boca,pero no era capaz de engullirlo entero,de modo que tanto como para indicarle el ritmo como para empujarle la cabeza para que se lo introdujese en la boca,Aníbal puso una de sus manos en la cabeza de Adriana y a la vez que acariciaba los cabellos azabache de Adriana le empujo la cabeza para que se lo metiese entero en la boca.
    Adriana sintió de golpe una oleada de arcadas,no le hacía muchas felaciones a su marido debido al tabú romano,pero sabía que le encantaba,por eso se lo hacía esa noche. Pronto empezó a mover su cabeza de arriba a abajo a la vez que movía su lengua,proporcionándole gran placer a su marido que estaba que no cabía en si de gusto,gemía roncamente,enormemente complacido cuando noto que tanto los movimientos como las lamidas iban en aumento. Le ponía y mucho el que Adriana le practicase sexo oral,lo gracioso era que a su mujercita si le gustaba recibirlo pero era reacia a darlo,de modo que tenía que agradecer a los dioses cuando Adriana se lo hacía.

    -Siracusa benditas sean tus hijas.....-murmuró entre gemidos y jadeos de placer,pero justo en el mejor momento,cuando su miembro estaba húmedo por la saliva de Adriana y por el líquido pre-seminal Adriana paró de golpe dejando a Aníbal a punto de tener un orgasmo.

    -Creo que podríamos pasar a otra cosa....- murmuró Adriana con una sonrisa lujuriosa.

    -Serás cabrona....-Aníbal recuperando su orgullo de macho alfa,arrancó las ropas de Adriana,desnudándola por completo,pero en vez de tumbarla en la cama,la giró poniéndola a cuatro patas,como los animales salvajes. Hundió su mano en los negros cabellos de Adriana y le dio un fuerte tirón al mismo tiempo que la penetraba sin miramientos,pero debido a la excitación de la romana su miembro se deslizó sin problema dentro de ella.
    Adriana gimió de puro gusto por la violenta invasión,antes no entendía porque podía sentir placer con los tremendos polvos llenos de salvajismo que tenia con Aníbal,sólo en contadas ocasiones fue delicado con ella,una de ellas en su noche de bodas cuando la desvirgo. Pero ahora entendía el supremo placer que le proporcionaba Aníbal cuando la follaba con salvajismo,cómo estaba haciendo. Aníbal mantenía una de sus manos tirándole del pelo y la otra sobre la cintura de Adriana para imponerle los movimientos tan salvajes como lo eran sus embestidas. Su pelvis golpeaba con fuerza los glúteos de Adriana,quién gemía como una loca por el placer,tantos días a pan y agua sin sentirle dentro de ella y ahora le tenía en su plenitud,tan profundo y fuerte que la enloquecía.
    Pronto dejo de sentir la tremenda presión que ejercía Aníbal en su agarre en su cintura,le había dejado los dedos señalados en aquella piel tan blanca como la leche,cabía destacar que le hacía gracia el contraste,Adriana con una tersa piel tan blanca como la leche y él con la piel surcada de cicatrices,una enorme a sus espaldas que le dividía la espalda en diagonal de derecha a izquierda y de color morena.
    Adriana sintió cierto alivio al dejar de sentir la fuerte presión,sólo en momentos de pasión le gustaba que la agarrase tan fuerte,no quería pensar en cómo sería eso estando Aníbal enfadado,pero el alivio duro poco cuando noto un fuerte azote en sus nalgas,dejándole la mano señalada,¡qué bestia podía ser.....! ¡Le encantaba!
    Gritando obscenidades,entre embestidas salvajes,gemidos,jadeos y sudor Adriana no aguantó mucho y estalló en un salvaje orgasmo,sintiendo como de su sexo empezaba a emanar una gran cantidad de fluidos vaginales. Aníbal,completamente excitado por sentir los fluidos femeninos no pudo evitar quedarse encajado en el interior de su mujer y descargar toda su esencia en el interior de Adriana,quién esperaba que no estuviese en sus días fértiles. Una vez hubo eyaculado dentro de su romana se dejo caer sobre la cama,Adriana se tumbo a su lado y se miraron exhaustos pero inmensamente satisfechos.
    Aníbal se la quedo mirando una vez ella se quedo dormida,no podía terminar de creerse que hacía apenas unos instantes en vez de la candorosa mujer que había dormida a su lado estaba hecha una loba,y eso que al principio era muy pudorosa a la hora del sexo. Se alegró por el cambio,le gustaba que fuese sumisa,pero él era un guerrero y también quería un poco de guerra en la cama.







12 comentarios:

  1. Realmente espectacular. Pasión dura, excitación y ganas a flor de piel. Sin duda, un buen polvo salvaje que les ha saciado la sed.

    Muchos besos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dias solo durmiendo en la misma cama sin poder hacer nada tienen que recuperar el tiempo perdido de manera muy salvaje.
      Un beso

      Eliminar
  2. He quedado encantada, intenso capítulo éste eh!...

    Besos, amiga mía, y disfruta el viaje :**

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esa época sin tele y sin internet a fornicar tocaba para entretenerse xD además que asi se demuestran lo que se quieren n.n
      Muchas gracias guapa :3 ire leyendo tu blog y comentare pero no podre actualizar.
      Un besoo

      Eliminar
  3. ¡Ya echaba yo un poco de pasión de esta clase, que con lo que eran los romanos...!
    Me ha gustado mucho, guapa. Además, a períodos de sequía suelen llegar tiempo de inundaciones. Ellos han acabado ahogados... pero de pasión y lujuria.

    Disfruta de tu viaje y olvida los blogs, Cuando vuelvas, estaremos donde nos quedamos.

    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dias y dias de sequia solo durmiendo pues es normal que luego recuperasen los polvos perdidos y con intereses. Lo curioso de los romanos es que con los liberales que eran con el sexo veian fatal el sexo oral xD.
      Os hechare de menos loa dias que no este.
      Un beso!

      Eliminar
  4. ¡Hola, Sandryska!
    Pasaba por aquí para agradecerte el comentario que dejaste en mi blog, y no he podido evitar leer tu entrada. Me he gustado mucho toda la pasión y la liberalidad que has puesto en esta entrada. Un placer pasar por aquí ;P

    Besos,
    Windflower.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Windflower,siempre es un placer leerte.
      Realmente ellos son muy apasionados,y más si llevaban tiempo sin hacer el amor,pues se entregan a la mas fuerte pasión.
      Un beso

      Eliminar
  5. te felicito por la manera que escribis
    Me encanta
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un placer tener uno de tus comentarios en ni blog.
      Un beso

      Eliminar
  6. enhorabuena por la entrada, sin duda tienes talento, te superas por entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa! Lo mismo digo de ti que cada vez que actualizas me encantan mas tus historias.
      Un beso

      Eliminar