Translate

lunes, 28 de abril de 2014

Suavis Inimicitia: "Espera"


Semanas habían pasado desde que Aníbal acompañado por Aderbal y Élbir habían partido desde el puerto de Cartago hasta Grecia. Adriana y Dido estaban preocupadas porque no habían recibido ninguna noticia de ellos,¿les habría pasado algo? Los dioses intercediesen para que todo les hubiese ido bien.
Una de tantas noches de soledad,Adriana estaba pasando un rato agradable con sus hijos,una cosa que hacía ,y que no le gustaba mucho a Aníbal,era bañarse con con ellos,su marido toleraba de momento que Sadik se bañase con su madre porque el niño tenía seis años,pero cuando creciese un poco más sería una prohibición el bañarse con su madre y con su hermana.
Adriana no veía nada malo en bañarse con sus hijos en la bañera,porque todo eran risas y mimos,ella tenía sujeto al pequeño Amílcar mientras sus dos hijos mayores jugaban en el agua tibia.

-¡Mamá,Sadik me esta tratando de ahogar!- se quejó Aradna mientras le daba un tirón de pelos a su hermano mayor.

-¡Es mentira!- las clásicas peleas entre hermanos,en cierta forma que se llevasen pocos años entre ellos era a veces una ventaja y otras era todo lo contrario.

-Niños,parad ya- Adriana sonrió para si mientras el pequeño Amílcar sujetaba con sus pequeñas manitas uno de los largos mechones del cabello de su madre y se ponía a jugar con el,amorosamente Adriana estrechó a su benjamín contra su pecho mientras le daba un beso en la cabeza.

-Vamos a salir ya de la bañera,que se esta haciendo tarde y es casi la hora de dormir- ante las protestas de sus hijos mayores,salió de la bañera llevando al bebé en brazos,menos mal que estaban las esclavas Elira y Atia para ayudar a su ama y secar a cada uno de los niños mayores,envolviéndoles en unos paños de lino para que se secasen (no existían toallas en esa época,creo,si es que si dejádmelo en los comentarios por que no lo se) Elira no tardó en coger a Amílcar para que Adriana se secase y envolviese su cuerpo en una de las sábanas.
Las esclavas no tardaron en llevar a los niños a su habitaciones para que se vistiesen y porque Adriana les pidió intimidad al menos mientras se vestía,ahora después iría a ver a sus hijos y contarles un cuento.
Una vez se quedo sola,Adriana no tardó en ponerse un sencillo vestido blanco de lino y por encima una bata del mismo color también de lino,era ya invierno y el frío estaba cada vez más presente. Una vez vestida fue a arropar a sus hijos,que el baño los dejo rendidos,así que sólo les arropo y les dio un beso de buenas noches a Sadik y a Aradna,con Amílcar tuvo que darle la cena,así que se descubrió parcialmente el pecho y el menor no tardo en aferrarse a su madre y empezar a mamar,pero como el pequeño no se dormía una vez cenó, Adriana lo meció suavemente entre sus brazos y empezó a cantar con voz suave y cálida una nana,el niño no tardó en caer rendido al sueño entre los brazos de su madre,quién le dio un beso en la frente antes de depositarlo en la cuna y taparlo.

-Duerme,mi vida. Tu madre vela por ti y por tus hermanos- dijo antes de irse de la alcoba de su hijo menor para dirigirse a su alcoba,cruzándose con Elira.

-Ama,¿necesita algo más?

-Compañía- entre la ama y la esclava había una fuerte amistad,así la primera obtenía compañía cuando estaba sola y la segunda protección. Una vez en la alcoba matrimonias,Adriana procedió a sentarse frente al espejo y desenredarse su oscura melena ondulada.

-¿Lo hago yo mejor,señora?- preguntó Elira,a lo que Adriana asintió,cediéndole el peine y empezando la esclava libia de peinar la larga melena de su ama.

-¿Puedo preguntarte una cosa,Elira?

-Por supuesto.

-¿Te has acostado alguna vez con Aníbal?- preguntó de golpe Adriana,Elira palideció,nunca se había acostado con Aníbal,algunas esclavas de la casa si pero fue antes de que Aníbal y Adriana se casasen,desde entonces Aníbal había permanecido completamente fiel a su esposa.

-No,nunca. El amo sólo se acostó con alguna de las esclavas antes de que os casaseis.

-Entonces....¿ni tú ni Atia os acostasteis con mi marido antes de que me casará con él?

-No....tuvo amantes pasajeras,pero desde vuestra boda os ha sido completamente fiel- Adriana debía de admitir que era posesiva con Aníbal,la idea de que otra mujer compartiese lecho con él le aterraba y odiaba algunas de las esclavas que había en la casa porque había tenido relaciones con Aníbal antes de que él se casase con ella.

-Soy posesiva con él,tengo que admitirlo,pero no soporto la idea de que otra mujer se haya podido acostar con él- Elira esbozó una sonrisa,ella también estaba enamorada de su propio marido,otro esclavo de la casa,podía entender que fuese posesiva con él. Además,Aníbal también era muy posesivo con su mujer.

-Así es el matrimonio,uno es posesivo con el otro.

-Elira,puedes retirarte,voy a acostarme- Elira inclinó la cabeza y se fue dejando sola a su ama. Adriana suspiró al verse sola,extrañaba a su marido bastante,la cama se le hacía muy grande y no le gustaba despertar sola,sin su calor. Noche tras noche sin sus caricias ni sus besos.
Adriana se quito la bata,quedando solo con la túnica blanca y abrió las mantas para acostarse en la cama,extrañaba su olor,su calor....ahora las mantas solo olían a su propio perfume y a los aceites con los que había ungido su cuerpo en el baño y el olor a limpio de las sábanas de lino y la manta de piel de oso que proporcionaba un gran calor. Se acurruco entre las mantas y se abrazó a la almohada,al menos se podía abrazar a algo,aunque no fuese tan duro y fibroso como el cuerpo de Aníbal. Duro,fibroso y surcado de cicatrices de las batallas.
Sin más,presa del recuerdo de su esposo,además de demasiadas noches de soledad en la cama,subió su túnica hasta la altura del vientre,sus manos bajaron lentamente,acariciándose con suavidad,cerrando los ojos ante el contacto de sus propias caricias,pero en su mente venían una y otra vez muchas de las escenas del sexo duro y salvaje que tenía con su marido,además de las pocas tiernas,en fin era en el fondo una romántica....
Pero la calentura podía más que el romanticismo en ese momento,de modo que introdujo su mano dentro de su ropa interior hasta llegar a su sexo húmedo y deseoso de atención y de tener un orgasmo. Cabía decir que Adriana desde que entró en la pubertad tenía la costumbre de rasurarse el sexo por pura comodidad,le resultaba desagradable en vello en ciertas zonas cómo su sexo o en otras partes de su cuerpo. Pensó en Aníbal mientras sus dedos lentamente empezaban a frotar su clítoris,pensó en su cuerpo,sus anchas espaldas,sus abdominales,sus fuertes brazos....y también su sexo. Cuando era más joven y escuchaba a veces las conversaciones junto con su hermana a escondidas las conversaciones de patricias mucho más mayores que a espaldas de sus maridos hablaban de sus amantes,especialmente algunas elogiaban a los amantes venidos desde el norte de África,de regiones cómo Cartago y Libia, y sobretodo elogiaban “las espadas de gran tamaño de los cartagineses”. Lo entendió a la perfección una vez casada con Aníbal.
Sus dedos se iban mojando cada vez más con los fluidos vaginales que humedecían sus muslos. Su respiración se iba acelerando cada vez que el frote de sus dedos aumentaba,sus pezones se habían erizado y con su mano izquierda empezó a acariciar uno de sus pechos con suavidad,provocándole más placer.
Físicamente estaba sola,pero en su mente fantaseaba con la vuelta de Aníbal,de cómo usaría su gran “espada” con ella,de hacerla gritar de placer y delirio. Deseaba sentir su lengua recorriendo su cuello,sus manos imponiéndose,su poderoso miembro entre sus piernas a la vez que la embestía con brutalidad. Pero en vez de a él cómo único consuelo tenía sus dedos.
El clímax estaba ahí,tan cerca...aumento la velocidad de sus dedos,sus piernas temblaron a la vez que ahogaba los gemidos y jadeos que estaba deseando gritar,introdujo de golpe dos de sus dedos con algo de fuerza mientras su mano izquierda seguía acariciando sus pechos. No logró aguantar mucho más tiempo,demasiadas semanas a pan y agua y esa era una pequeña liberación,de modo que cuando noto el orgasmo,arqueó su cuerpo hacía adelante al mismo tiempo que su sexo liberaba su esencia femenina.
Se dejó caer en la cama al mismo tiempo que trataba de regularizar su respiración,pero de repente empezó a escuchar ruidos cerca de su habitación,se levantó de la cama. Abrió la puerta de golpe y se choco con alguien.

-Auch....-musitó,levantó la cabeza y se quedó helada al ver quien era: Aníbal.

-¡Aníbal!- se lanzó a abrazarle y Aníbal no pudo hacer otra cosa que recibirla entre sus brazos,lo había ansiado,al abrazarla,el sentir el calor de Adriana.- ¿Le encontraste?- preguntó emocionada con el regreso de su marido,había rezado mucho para que el viaje no hubiese sido en vano.

-Lo encontré,mañana te presento al hijo de Arístides.

-¿Mañana?

-Esta noche eres sólo mía- estaba deseoso de estar esa noche con ella,a pesar de que estaba desaliñado,algo desaseado por el viaje,pero ansiaba gozar esa noche con su mujer entre la calidez y la suavidad de las sábanas.

-¿Cómo es tu sobrino?-preguntó Adriana,quería saber que el viaje a Grecia no fue en vano,pero fue callada por un salvaje beso de Aníbal. Semanas de separación serían compensadas en una noche.

6 comentarios:

  1. hola querida
    es un placer pasar por tu casa y sentir tus palabras
    llenas de emocion cuando escribes
    un abrazo escritora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! Es todo un placer el tenerte por aqui y leer tus bellos comentarios.
      Un beso

      Eliminar
  2. Yo también os echaba de menos a todos, me encanta pasar horas leyendo los blogs, pero casi no tengo tiempo. A ver si pasan estos meses y puedo conectarme más a menudo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi los estudios me hacen estar desconectada de todo,es agobiante pero se entiende n.n
      Un beso

      Eliminar
  3. Hay noches de todo o nada... En esta ocasión, de todo.

    La verdad es que no podemos hacer de una afición una esclavitud. Todos tenemos obligaciones ajenas a esto. Y lleva mucho trabajo atender el propio blog, los comentarios externos, las redes sociales... Hay que tomarse las cosas poco a poco porque intención tenemos pero sí, falta tiempo.

    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  4. Es el único relato que he leido y por eso seguramente no haya entendido alguna cosa (sorry, no tengo mucho tiempo para leer aparte de cosas de clase) pero sí puedo decirte que seguramente, lo que son toallas y eso no existieran, serian paños de lana y demás, que aunque tampoco sé muy bien el año en que está ambientada tu historia, los tejidos serian de lana, lino y poco más... Por lo demás, no es el tipo de historias que me vayan mucho pero leeré algo más a ver~~

    ResponderEliminar