Translate

jueves, 17 de octubre de 2013

Suavis Inimicitia



Fabio,Élbir y el médico Aristóteles llegaron al palacio y fueron rápidamente a la alcoba de la princesa,pero en la puerta estaban esperándoles Aderbal y Adelphos con bastante impaciencia.

-Ya era hora,hermano.- dijo Adelphos con voz socarrona a Fabio,este rió por lo bajo.

-¡Qué dulce eres,Delphos!- A excepción de los dos hermanos nadie entendió el porque que Fabio le llamase “Delphos” no cómo el nombre del oráculo y la ciudad griega,sino cómo diminutivo de Adelphos.

-No me importa que al otro mocoso le llames como a la ciudad de Grecia, ¿dónde esta la princesa?- preguntó de manera gruñona el heleno,Aderbal tocó y abrió la puerta para asomar la cabeza para avisar a la pareja de que ya estaba allí el médico.

-Que pase.- dijo Aníbal sin soltar a Adriana de sus brazos,la cuál seguía medio dormida.

-No. Que salga el otro púnico,tengo que ver a la princesa sola.- dijo el médico de manera desagradable,Aníbal gruño dejando cuidadosamente a Adriana sobre el lecho.

-Es mi mujer.

-Me da igual. No trabajare con un grupo de soldados aquí mirando.

-¡Es una orden! Atiéndela de inmediato delante mía.

-Por muy general que seas no me importa. ¡Largo!- finalmente el heleno consiguió que todos esperasen fuera a que él saliese y les dijese el diagnóstico.

Para matar el tiempo,Fabio y Élbir se entretuvieron jugando sobre una mesa a latrunculi (ajedrez) ,dando así rienda suelta a su intelecto estratégico. Fabio iba ganado con una estrategia muy bien planteada y difícil de superar ,Élbir no se sorprendía de que Fabio fuese ganando,desde que empezó a entablar conversación con él pudo intuir que dentro de la cabeza del romano había una asombrosa inteligencia digno de un gran estratega y la perspectiva de la vida de un filósofo.
Adelphos,sentado sobre un diván observaba el bello horizonte del mar mediterráneo,llevaban casi toda la noche despiertos y en breve el carro de Febo volvería a hacer su recorrido iluminando con su luz dorada el Mediterráneo.
Aderbal permanecía al lado de Aníbal que estaba apoyado en una de las columna con la vista fija en la puerta a la espera de que el griego saliese de la habitación,quería saber el estado de salud de Adriana.

-Y....gane.- dijo Fabio esbozando una amplia sonrisa de satisfacción,Élbir abrió la boca al verse vencido por un romano.

-Pero esto es.....

-Fabio aspira a ser el futuro estratega de la Legión IV de Sardonia.- dijo Adelphos ensimismado en sus pensamientos. Fabio se ruborizó levemente debido a la vergüenza,se avergonzaba a veces de sus propios éxitos debido a su juventud.

-Las nuevas generaciones nos van a acabar superando.- Aderbal rió de buena gana por su propio chiste.- Aníbal obviamente ni sonrió ni dijo nada,estaba de los nervios y no estaba para tonterías de niños que parecía que jugaban a ser soldados,sin acordarse de que el mismo junto con Aderbal estuvieron un día en las mismas condiciones que Adelphos y Fabio,que ellos fueron un día también niños.
Fue en ese momento cuando el médico salió de la habitación,haciendo que los hombres se acercasen a él, Aníbal no dejó al médico hablar y preguntó a Aristóteles sobre cómo estaba Adriana.

-La princesa esta bien,agotada,pero físicamente bien.

-¿Y por qué mi esposa perdió el bebé?

-Estrés. Los primeros meses de embarazo son muy delicados y por algún disgusto o situación de estrés se puede perder el bebé.- todo lo que dijo el médico fue lo que le paso a Adriana,el disgusto por la traición de Julius y Selene y por el estrés de las reuniones del consenso de ese día y por las que tendría mañana.

-Eso si,el aborto le ha dejado un fortísimo dolor físico,se le pasará. Pero.....

-¿Pero qué? ¡¿Pero qué?! ¡¡Contesta heleno!!- dijo Aníbal zarandeando a Aristóteles, el griego sin más,le dio con el bastón con inesperada fuerza impropia de un anciano.

-Primero,no me toques porque sino te parto el bastón en la espalda. Y el pero es que para los dolores le di opio para que se le calmasen los dolores.- ¿Opio? Aníbal se quedo helado, Adriana drogada, sin más,apartó al heleno de un empujón y entró de golpe en la habitación,lo que vio no sabía si reír o llorar. Adriana estaba sentada en la cama con la mirada perdida en la pared y riéndose sola.

-¿Adriana?- preguntó Aníbal acercándose a ella y tomando el rostro de su esposa entre sus manos, Adriana reía sin venir a cuento.

-¿Estas bien?

-Mejor que nunca......¿por qué lo preguntas? ¡Adelphos! ¿te acuerdas lo del noble jamelgo? Que divertido fue.....- decía Adriana con voz ida entre risas al ver a Adelphos en la puerta junto con Fabio,Élbir,Aderbal y Aristóteles.

-Adriana....-susurró Adelphos, al verla riéndose sola.

-Aderbal,por favor, págale a Arístoteles los servicios prestados y salid,quiero quedarme a solas con ella.

-Sí.- Aderbal con un movimiento de cabeza les indicó que saliesen de allí a los demás para dejar a solas a los esposos. Una vez cerró la puerta,Aderbal saco un pequeño saco con monedas para dárselas al griego.
-Gracias por atender a la esposa de mi general.

-No es nada. Es lo mínimo para la princesa de Siracusa.- Aristóteles se fue de allí con una pequeña fortuna en una bolsa colgada del cinto,eso sí,su aversión a los soldados no disminuyo,así que menos mal que atendió a Adriana y no alguno de ellos .

-Adriana,debes dormir.- Aníbal trato de acostar a Adriana en la cama,cosa que no fue muy difícil debido a que el opio la había dejado igual de indefensa que una muñeca.

-No quiero....- murmuro la princesa aún con voz ida.- me da vueltas la cabeza....- musitó recostándose en el mullido colchón, cómo si de una niña se tratase,Aníbal la arropo con las sábanas para que descansase lo poquísimo que quedaba de noche,esa había sido una de las noches más largas de su vida,pero merecía la pena no haber dormido nada si con eso Adriana se recuperaba.

3 comentarios:

  1. que pena lo ocurrido. es normal que le haya pasado eso, con la tensión vivida es normal. lo de su hermana ha sido un duro golpe. entiendo que les duela lo de los padres de Adriana, pero ya están en paz, eso ya hay que dejarlo atrás.

    ResponderEliminar
  2. La partevde Adriana con el opio es graciosa hay que admitirlo. Pero es cierto que lo que le paso fue muy doloroso y lo de los padres....es normal que no se olvide del todo,y pagara las consecuencias quien no debe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. está muy graciosa la parte de la droga, la verdad XDXD.

      Eliminar