Translate

jueves, 3 de octubre de 2013

Suavis Inimicita



Aníbal volvió a la mañana siguiente a su casa,se había traído al espía Octavio para usarlo cómo prueba,lo tendría atado y torturado en los establos de su casa,hasta ser llevado a Siracusa para ser usado cómo prueba para que los romanos se hiciesen cargo de su propia inmundicia . Cuando llegó a su casa,fue de inmediato a ver a Adriana por si estaba terminando de preparar el equipaje para partir en pocos días a Siracusa. Ella estaba en la habitación de ambos preparando las cosas y el niño estaba jugando en el suelo,cerca de su madre, sentado sobre unas sábanas para no coger el frío del suelo.

-¿Te queda mucho,Adriana?- Elira,la esclava de confianza de Adriana y niñera de Sadik, estaba también en la habitación ayudando a su domina.

-Cómo ves,nos las apañamos. Por cierto,podrías saludar al menos.- Aníbal le hecho una rápida mirada al crío que ni se molestó en devolvérsela,estaba demasiado entretenido jugando con unas figuritas de madera.. Sin más,abrazó a Adriana por detrás,atrayéndola contra él y dándole un breve beso en la cabeza a su esposa.

-Cuando todo esto acabe,Cartago destruirá Roma,y tú y yo volveremos a estar juntos.

-¿Algún espía en el senado?- preguntó Adriana cambiando el tema de la conversación ligeramente,Aníbal suspiró profundamente,esa basura romana que profano el consenso de Cartago con su sola presencia.

-Uno,un tal Octavio Bruto.- la bolsa de viaje que tenía Adriana entre sus manos cayó al suelo en cuanto escuchó ese nombre,para Aníbal no pasó desapercibida esta reacción en su esposa.

-¿Le conoces?- Adriana no respondió,ni se movió un milímetro,Aníbal,esperándo respuesta,la agarró por los hombros y la giró para que le mirase a la cara y respondiese.

-¡¿Quién es?!

-Octavio Bruto....octavo hijo de Aurelio Bruto....mano derecha de mi abuelo....y....

-¿Y?- Adriana tragó saliva,si se lo decía lo más probable es que Aníbal entrase en cólera,si sabía quien era Octavio querría despellejarle vivo.

-Te enfadaras....

-Me enfadaré más sino me dices que más sabes de él,respóndeme,mujer.

-Octavio Bruto,octavo hijo de Aurelio Bruto,político y soldado romano al servicio de la IX Legión romana cuyo general y cónsul es Julius Augustus. Octavio esposo de Delinenar,hija de una de las tribus íberas de Báecula....- Aníbal se tensó notablemente al escuchar las palabras de Adriana,¿así que ese sucio romano era el responsable del fracaso de su primer matrimonio? ¿Por esa patética parodia de hombre Delinenar lo abandonó?

-No debí haberte dicho nada.- dijo Adriana separándose de él y tomando a su hijo en brazos,Aníbal había notado cómo los ojos de Adriana se humedecían por las lágrimas cuando le explicaba todo eso.

-Adriana....

-Nunca deje de sentirme cómo una sustituta de Delinenar,tú aún la quieres por esposa,y te conformaste conmigo....- musitó Adriana saliendo de la habitación. Pero antes de que pudiese ir muy lejos,Aníbal la detuvo.

-Nunca me conformé contigo. Adriana,Delinenar ha sido el mayor error de mi vida. Nunca la quise.

-¿De verdad?

-Sí.- Aníbal no iba a decirle más claro a Adriana que la quería, no quería demostrarlo porque tenía una imagen que mantener, nunca amó a Delinenar. Ese matrimonio fue obligado por los padres de ambos cuando tenían quince años Aníbal y trece años Delinenar ,Aníbal era un mocoso que no tenía ni asomo de barba aún. Fue algo forzado y la noche de bodas un horror debido a que Aníbal aún era un muchachito que había gozado escasamente del placer de yacer con una mujer. Delinenar no era casta cómo había asegurado Himilcon,su ex-suegro. En fin,la cabra tiraba al monte desde joven. Ese matrimonio sólo le trajo la desgracia y el dolor.
En cambio con Adriana hayo la paz,había formado su propia familia,tenía ahora una dulce y tierna esposa que realmente lo quería y un hijo que perpetuaría su apellido.

-¿No te traerá recuerdos sobre Delinenar el interrogar a Octavio?-preguntó Adriana sacando a Aníbal de sus pensamientos, Sadik se dedicaba a juguetear con el collar de oro que su madre llevaba al cuello.

-No. Que la disfrute.- murmuró Aníbal observando a su hijo que trataba de llamar la atención de su madre.- Déjamelo.- él tomo a Sadik entre sus brazos,sin más se inclinó sobre Adriana para besar sus labios con cierta fuerza,algo ya característico en él,Adriana correspondió el beso pero de inmediato,Sadik empezó a sentir celos de que su madre centrase su atención en su padre.

-Mamá,yo.- dijo el niño,poquito a poco el niño iba aprendiendo a hablar,Adriana se separó de su marido para volver a coger a su hijo en brazos,era obvio que prefería la suavidad de los brazos de Adriana que la dureza de los brazos de Aníbal.

-Ya,cielo.- dijo la mujer besando dulcemente las mejillas del pequeño,a su casi un año de edad le parecía el ser más adorable del mundo. Aníbal lo veía ocasionalmente cómo una molestia por robarle el tiempo y el cariño de Adriana.

-Disfrútalo el tiempo que le quede,a partir de los siete años,me pertenecerá a mi.- Sadik a partir de los siete años tendría que empezar a estudiar y a recibir las lecciones para su futura vida militar,lecciones y entrenamientos que serían dadas por Aníbal.

-Mientras es mio.- Adriana en ese momento que solía ser escaso de ternura familiar se acordó de las predicciones del oráculo, de inmediato Aníbal noto cómo el estado de ánimo de Adriana se ensombrecía de golpe.

-¿Qué ocurre?

-Fui a ver al oráculo de la diosa Tanit.- Aníbal se tensó un poco,el oráculo,podía predecir si Adriana haría si Siracusa se pusiera del lado púnico o romano, sólo Diodal el oráculo de Tanit podía influenciar en la decisión de Adriana.

-¿Qué dijo?- Adriana de inmediato empezó a contarle las revelaciones del oráculo,incluso lo de la traición que sufriría y que él no moriría,que sería salvado por un rival de la muerte. ¿Un rival? ¿Quién podría ser? El púnico se quedó pensativo,no sabía si tomarse en serio las palabras del oráculo.

-Los dioses no pueden predecir el destino.- dijo simplemente,Adriana le miró con los ojos muy abiertos a causa de su herejía,¿por qué ponía en contradicho la voluntad de los dioses?

-Es la voluntad de los dioses.

-Los dioses pueden predecir lo que pasará,pero podemos tomar la última decisión.- dijo sin más.

Continuara....

No hay comentarios:

Publicar un comentario