Translate

jueves, 5 de junio de 2014

Suavis Inimicitia: "Recuperando lo que es de una"



Sofonisba no tardó en morir días más tarde,nadie de su familia fue a su funeral,sólo las pocas amistades que tenía,pero así,su hogar y sus esclavos pasaban a manos de sus sobrinos,quienes se las cedieron al joven Aníbal para que un día pudiese traer a sus queridos abuelos a Cartago y él poder vivir con su tío Aníbal y Adriana.

Pero las desgracias nunca vienen solas,llegó desde Siracusa un mensajero de parte de Dionisio,el tirano de Siracusa que usurpaba el trono de Adriana,¿qué quería ese hombre? Dionisio había apreciado bastante a Cibeles y a su hija Adriana,por eso tomó el trono de Cibeles cuando murió ella,aparte del poder para que ningún otro de los ambiciosos al trono,él sospechaba del rey de Catania,el padre de Ailis aunque nunca tuvo pruebas de que Dimas quisiera conquistar Siracusa. Cuando el mensajero llegó ante Adriana a ella no le costo reconocerlo.

-¡Lucius!- Lucius Acilius,el centurión jefe de la guardia real de Siracusa,quién juró proteger con su vida a la familia real. Lucius había sido la mano derecha de Cibeles cuando ella vivía,y él, cómo fiel servidor de su princesa,que la siguió hasta Roma cuando se casó con Marcus y fue testigo de los primeros seis años de vida de Adriana y Selene,las había protegido junto con sus niñeras,ya que aparte del cariño que les cogió a las princesas,sabía que Adriana era la siguiente al trono después de Cibeles. Pero tuvo que separarse de la familia cuando Dionisio,el tirano usurpador del trono de Adriana y fueron muy pocas las ocasiones que Lucius vio a su joven princesa una vez adulta y casada.
Lucius lo primero que hizo fue literalmente postrarse a los pies de Adriana con su puño derecho en el pecho en señal de sumisión y respeto.

-¿Qué noticias traes de Siracusa?- preguntó Adriana con una sonrisa radiante al centurión,aunque le extrañaba que un militar de alto rango le trajese un mensaje en vez de un mensajero ,él con manos temblorosas le dio el pergamino cuidadosamente enrollado a la princesa. Ella cogió el pergamino y no tardo en abrirlo para leerlo.

-Mi señora,Dionisio manda este mensaje.- Lucius mantenía la cabeza agachada en señal de sumisión a Adriana.
Adriana no se creyó las palabras que leyó.

Aníbal cuando llegó esa noche a casa esperaba encontrarse lo de siempre,los niños quizás ya acostados,a su sobrino escribiendo sus cosas y a Adriana esperándole. Pero no fue así exactamente . Adriana estaba en su alcoba esperándole,pero no estaba como siempre,estaba con gesto extraño en su rostro.

-¿Qué ocurre?- preguntó con cierta brusquedad Aníbal,Adriana se levantó de la cama e inspiró profundamente para poder darle la noticia a Aníbal,aunque aún no se creía lo que había leído.

-Aníbal,tenemos que ir a Siracusa.

-¿Pasó algo?- Adriana se acercó a una mesa dónde estaba el pergamino que había traído el mensajero desde Siracusa y se lo dio a su esposo. Picado por la curiosidad Aníbal empezó a leer el pergamino.

“Adriana hija de Marcus del delmos de Roma,princesa de Siracusa. Mi tiempo toca a su fin. Mi reinado se acaba. Perdóname por haber ocupado tanto tiempo tu trono,pero el inmenso amor que sentía por tu madre y por tí hacía que quisiera protegerte de ser una reina niña.
Mi hijo es muy niño para tener la corona. De modo que tú,joya de Siracusa,recuperaras tu corona cuando las fiestas en honor a la diosa Artemisa. Los dioses te guarden reina Adriana.
Dionisio”


-¿Esto es.......?

-Sí....Aníbal,voy a ser coronada reina de Siracusa el mismo día que las fiestas en honor a Diana....voy a ser reina.- Aníbal se quedo helado al igual que Adriana cuando leyó la noticia,iba a ser reina....reina. Él sería entonces rey consorte de Siracusa. Al fin Adriana recuperaba lo que le pertenecía por nacimiento,por sangre.

-Adriana,¿sabes lo que significa no? Eres la futura reina de Siracusa. Sadik es príncipe heredero.

-Lo sé. Aníbal,estoy asustada,no sé que hacer....- Aníbal se acercó a su mujer aunque ella fuese a ser reina sabía que seguiría siendo la misma Adriana de siempre,sólo que más poderosa.

-Has sido educada desde la cuna para ser reina. Escúchame,ahora no te fíes de nadie. Hay mucho político corrupto que querrá quitarte lo que es tuyo.- una vez más,la diferencia de edad que había entre ellos hacía que Adriana por su juventud pudiese ser manipulada por alguien,pero él no iba a permitir que nadie tratase de manipular a su mujer. Ni él lo haría. Recordó cuando la última guerra con los romanos,Adriana había demostrado templanza y había manejado la situación con naturalidad.

-Pero,¿y si no soy buena reina? ¿Y sí llevó a Siracusa del esplendor al desastre más absoluto?- Adriana estaba de los nervios aunque faltaba una semana para las fiestas en honor a la diosa de Siracusa.

-Tranquilizate mujer. Podría pasar de todo con cualquier rey o reina. Si te quieres poner en peor situación podía el Etna ponerse en erupción y arrasar Siracusa entera.- eso precisamente no tranquilizó a Adriana,el corazón le latía desbocado,sentía que se le iba a salir del pecho. Sin más,abrazo a Aníbal,escondiendo la cabeza en su pecho,notando su calor y escuchar los latidos de su corazón,calmados en comparación con los suyos.
Aunque Aníbal no lo demostraba tampoco estaba calmado,pero no eran nervios,no,eran los remordimientos que lo torturaban. Él asesinó a Cibeles...y ¿ahora debía ocupar junto con Adriana el dorado trono de Siracusa? Parecía irónico que él,el asesino de la reina Cibeles,fuese a ser el rey consorte. Aunque en los nueve años que pasó entre el asesinato de Cibeles y Marcus y el que Cartago perdiese la isla de Sicilia gobernó Siracusa,aunque hubiese un tirano,el senado no podía aprobar nada que él no hubiese visto o hubiese sido informado.

Al día siguiente,Adriana les comunicó la noticia de su próxima coronación al resto de la familia. Dido y su sobrino Aníbal la abrazaron hasta casi ahogarla,Aderbal fue más suave en su abrazo y tras darle un beso en la frente no pudo evitar darle un fortísimo abrazo a su hermano de leche.

-A mi no tienes porque abrazarme,hermano- le dijo Aníbal en voz baja a Aderbal,quién simplemente sonrió.

-Hermano,sé que aunque disimules estás feliz por Adriana,sabes que yo te lo noto casi todo. Además ahora serás su rey consorte.- empezó a cuchichar Aderbal junto con Aníbal,se habían apartado un poco para hablar en voz baja.

-Aderbal,sabes lo que hice con mis suegros.

-Ya pasó hace mucho tiempo......

-Quizás pueda redimirme de lo que hice al ocupar el trono de Siracusa junto con Adriana.
Sí,podía redimir sus pecados de derramar la sangre de Cibeles y Marcus al reinar junto con Adriana,y así quizás devolver a Siracusa a Cartago.

 (El nuevo personaje,Lucius Acilius)

 (Lucius llevando el mensaje a Adriana)


(Adriana diciéndole la noticia a Aníbal)

13 comentarios:

  1. Hola Sandryska, me gusta la temática de tus relatos, veo que hay mucho que leer, así que iré regresando poco a poco para seguir tus capítulos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge,me alegro de que te gusten mis humildes escritos,espero verte mas a menudo por aqui.
      Un beso

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Para lo que una ha nacido munca espaba de ello.
      Un beso

      Eliminar
  3. Me ha encantado, me alegra que Adriana vaya a ser reina y Aníbal su consorte, estoy convencida de que sabrán gobernar con justicia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adriana casi a recuperado recuperado lo que es suyo por derecho de nacimiento y por su familia. Ella y Aníbal van a ser buenos reyes :3

      Eliminar
  4. Muy buen blog, te felicito.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ^-^ ojalá pasas más veces por aquí.
      Un beso

      Eliminar
  5. tus relatos son como de un cuento maravilloso como cuando leia de chicas cosas que han quedado dentro de mí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia esta dando un giro de 180 grados,ahora ella va a ser la misma....solo que mas poderosa

      Eliminar
  6. Lo que nos pertenece siempre vuelve, aunque no siempre cuando queremos o necesitamos, pero el tiempo siempre pone todo en su sitio. Yo siempre he pensando que si algo que es nuestro no regresa a nosotros es porque realmente, no merece tanto la pena, y lo que nos puede aportar no es tan valioso como lo que hemos ganado con no tenerlo.
    Hoy estoy algo trabalenguas, un algo psuedomísticofilosófica.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que uno pertenece a una,y más por derecho de sangre,si algo esta destinado a nosotros vuelve tarde o temprano.
      Estar filosófica esta bien,yo a veces estoy en modo renacentista.
      Un beso

      Eliminar
  7. Y lo que es de uno/a por derecho se debe luchar por ello.
    Al menos yo pienso así.
    Besos.

    ResponderEliminar