Translate

martes, 24 de junio de 2014

Suavis Inimicitia: "Intento de seducción"

Para Adriana fue una auténtica sorpresa saber que el cónsul que mando el senado de Roma fuese Octavio Bruto,el aliado más fuerte y antiguo de Julius,y peor,el actual esposo de Delinenar,la ex-mujer de Aníbal. Y peor que Octavio fuese acompañado de su mujer íbera,Adriana sentía una especia de celos hacía Delinenar porque ella y Aníbal habían estado bastante tiempo casados,aunque se hubiese asegurado por ambas partes que entre ellos nunca hubo ni amistad ni nada,ni un leve amor,sólo algún encuentro sexual forzado debido a que eran sus obligaciones conyugales.
    La reunión con Octavio fue bastante bien,aunque Octavio en el pasado había ofendido a los cartagineses en la última guerra entre Cartago y Roma al ir de espía al consenso de Cartago,sabía hablar y además traía consigo buenas noticias: Roma apoyaba a Siracusa y a Cartago en la guerra contra Esparta,iban a repetir prácticamente las alianzas que en la guerra de Pirro el griego,pero está vez Siracusa estaba del mismo bando que Cartago y Roma,no enemigos cómo en la guerra de Pirro.
    Octavio debía de admitir que Adriana le había sorprendido,veía más en el trono a Selene por ser más ambiciosa y calculadora,a Adriana la veía más dócil y vulnerable,pero le había sorprendido para bien el ver que se manejaba con soltura en los temas políticos,no en vano había recibido desde niña las lecciones de Retórica,Álgebra y Astronomía entre más cosas,de hecho más que una cara hermosa,quienes conocían verdaderamente a Adriana o ahora los consejeros y senadores,que la mayoría anclados en  clichés de la mujer sólo esposa y madre,se vieron recibiendo ordenes de una mujer no sólo hermosa,si no además culta. Igual se equivocaron con Aníbal,que esperaban de él un sádico sediento de sangre,para ver como rey consorte a un hombre inteligente,algo arisco si,pero inteligente y con dotes para liderazgo,no en vano llevaba años siendo uno de los generales más importantes de Cartago,junto con Amílcar Barca,estratega de Libia e Iberia.

    Delinenar se llevó una muy agradable sorpresa con su ex marido,realmente su nuevo matrimonio junto con la paternidad le había suavizado el carácter,aunque pudo ver en aquellos ojos negros el fuego que siempre habían alumbrado aquellos ojos. Los años habían pasado para ambos y los llevaban bien,de hecho ahora lo veía más hombre,ella se había casado con él cuando era un adolescente barbilampiño,y ahora tenía ante ella un hombre,el hombre que no supo apreciar en su momento,pero que esperaba a tenerlo una vez más entre sus piernas aunque fuese una vez. De modo que Octavio y ella fueron bien recibidos en el palacio por traer buenas nuevos,y escondida de todos,Delinenar observaba a Aníbal cómo una loba en celo,escondida lo vio con Adriana cuando la pareja se creía a solas,¿por qué a esa mocosa le proporcionaba caricias tiernas? ¿Por qué le decía palabras de ánimo?¿Por qué la miraba así? Mientras que a ella le había pagado con la indiferencia en sus años de matrimonio,le odio y mucho,pero ¿quién nunca ha deseado una caricia o unas palabras de ánimo? Y él nunca se la proporciono,al igual que ella tampoco a él. Realmente deseo estar en el lugar de Adriana,entre los brazos de él cuando vio como era con ella.

    Esa noche,tras haber gozado con su mujer en uno de sus largos y frecuentes retozos en la cama,Aníbal era incapaz de conciliar el sueño,una vez más la adrenalina de pensar en la nueva guerra le quemaba la sangre,los espartanos eran un pueblo bien conocido por su forma de guerrear,los había hecho famosos la batalla de las Termópilas,en la que el gran rey Leonidas se enfrentó con solo trescientos hombres al todopoderoso ejército persa,con ese sacrificio habían unido a toda Grecia contra un enemigo común. Pero lo que le hizo levantarse de la calidez de la cama fueron los llantos de Amílcar,su hijo menor,ya que las habitaciones de los niños estaban al lado de la suya con Adriana,y como no quería despertarla porque Adriana llevaba días que no dormía bien debido a todo lo que se le estaba viniendo en cima,de modo que no le quedo más remedio que levantarse y vestirse y ver que le pasaba a Amílcar que seguramente sería alguna pesadilla.
    Una vez vio que fue lo que le paso al niño,que efectivamente fue un mal sueño,se dispuso a volver a su cama,aunque no estuviese durmiendo el cuerpo en reposo descansaba,aunque la cabeza no le hiciese. Pero vio a alguien en el pasillo quien no se esperaba:
    Delinenar.

    -Tú....- Delinenar sonrió ligeramente y se acercó a él,la íbera había tomado al final la moda romana,que al contrario de su anterior matrimonio se negó a renunciar a sus costumbres íberas,pero con Octavio fue otro cantar,iba con un vestido semitransparente que dejaba apreciar su cuerpo,que aunque no tan joven como el cuerpo veinteañero cuerpo de Adriana pero se mantenía hermoso.

    -Buenas noches,¿problemas con los críos?

    -¿Tú que sabrás?- respondió ásperamente Aníbal,Delinenar se acercó a él bastante,lo suficiente para que entre sus cuerpos hubiese contacto,debía de admitir que Aníbal que tampoco tenía veinte años,si no cuarenta y dos estaba perfecto físicamente,musculoso,con vigor en sus ojos azabaches,sus cabellos totalmente negros,sólo había alguna cana en la barba,quizás lo que había excitado a Delinenar era que Aníbal ahora era rey,consorte,pero rey.

    -Oh querido,dejemos atrás el pasado,tuvimos buenos momentos.

    -Dime uno- se extraño con que Delinenar le llamase “querido” nunca lo había hecho.

    -En la cama por ejemplo,en el fondo lo pasábamos muy bien.

    -No lo creo- trato de separarse de ella,pero Delinenar le hecho los brazos al cuello y trato de besarle,pero Aníbal pudo separarla de él a tiempo,¡¿qué le había dado a esa mujer?!   

    -Vamos Aníbal,sería muy excitante que tú y yo....dime que nunca has fantaseado conmigo alguna vez mientras te encontrabas entre las piernas de Adriana,dime que cuando la desvirgaste,que seguramente fuiste un bruto sádico con ella no pensaste en mi ni un momento- Delinenar se llevó las manos a los tirantes del vestido y los soltó,dejando que la tela cayese descubriendo su pecho y acto seguido se deshizo del cinturón que ceñía su cintura y finalmente el vestido cayó a sus pies,quedando totalmente desnuda.
    Aníbal no supo que hacer,se quedo en shock al ver el cuerpo desnudo de su ex mujer,ella tomo una de sus manos y la puso sobre uno de sus pechos,pero Aníbal no tardo en retirarla.

    -Tapate,no voy a acostarme contigo.

    -¿Quién te ha dado más placer,ella o yo?

    -Mi esposa. Tú estás casada y yo también,no voy a arriesgar a mi familia por un polvo contigo,le tengo el suficiente respeto a Adriana y a mis hijos como para deshonrarlos. Por tu bien,porque sabes como acaban las adúlteras,no diré nada,pero vuelve a acercarte a mi o a Adriana y te juro por Baal que probarás el filo de mi espada. Ah,y para tu información,al contrario que tú si que Adriana llegó virgen al matrimonio,y disfruto ser desvirgada- sin más palabras,Aníbal la dejo ahí con dos palmos de narices y completamente en pelotas,para él Adriana era única,la única mujer  para él. Cuando entró la vio despierta,¿debía decírselo?

    -¿Qué ha pasado? Me he despertado y no estabas.

    -Los llantos de Amílcar- sin ninguna palabra más,tomo sus labios,Delinenar no le había excitado lo más mínimo,en cambio Adriana con un par de caricias si le excitaba,¿sería por el amor? Quizás.

    Delinenar se vistió completamente humillada,se había humillado como una vulgar puta de lupanar para ser rechazada,aún le quedaba una última carta para acercarse a Adriana y quitársela de en medio para ayudar a Silvia,alguien cercano a Adriana: Selene.

6 comentarios:

  1. Amiga Adriana, eres muy buena, pasaré para seguir leyendo.

    Un abrazo. Pastora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita Pastora,siempre es un placer tenerte por aqui.
      Un beso

      Eliminar
  2. cuanto sabes!!!
    cuanta historia en tus maravillosas letras
    te felicito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo transmito una historia de amor,si no los hechos que les rodeaban.
      Un beso amiga

      Eliminar
  3. Me encanta, me alegra que Anibal no haya estado con Delinenar, sabía que no lo haría :):).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiere demasiado a Adriana como para engañarla,y más con su ex mujer

      Eliminar