Translate

lunes, 4 de noviembre de 2013

Suavis Inimicitia


-El ejército se divide en varias tropas de diversas categorías,pero el ejército en sí pueden llegar a ser de unos 4200 a 6000 hombres,a los que hay que añadir el número de soldados auxiliares o las tropas aliadas,en este caso los sicilianos y los malteses, además de la caballería de más de 300 jinetes. Sin contar las naves de guerra.- explicaba Aníbal a su primogénito,se había acabado por sentar en la cama teniendo a Sadik sentado en su regazo mientras le enseñaba los pergaminos.
Sadik observaba los pergaminos con sumo interés y escuchaba cada palabra de labios de su padre con suma fascinación. Aníbal esbozó una levísima sonrisa,en cierto modo le producía un orgullo fiero ver que su sangre guerrera fue transmitida a Sadik.

-Bien. Las tropas se dividen así: Primero ataca la caballería,pero la nuestra no sólo esta formada por jinetes de caballos,no, usamos también un arma con la que hacemos que los romanos se derrumben cómo conejos asustados: elefantes de guerra. Cuando crezcas más te llevaré a verlos.
Verás, la segunda línea de ataque son los soldados más jóvenes e inexpertos,luego vienen los príncipes,más experimentados en el combate e igualmente pertrechados,luego en la cuarta línea de ataque están los soldados más veteranos y sólo intervienen en caso de que la batalla fuese mal. Y pasamos ahora a los cargos militares. Están primero los generales,los que dirigen toda la batalla,cómo yo, que soy general. Luego está el lugar teniente,tu tío Aderbal es mi lugar teniente. Esos son los cargos de mayor importancia,luego están los capitanes,los soldados a pie,los de caballería....pero ya te los explicaré mejor cuando seas más mayor.- Sadik escuchó cada una de las palabras de su padre realmente interesado,en él hervía la sangre de guerrero de sus antepasados,por parte de ambas familias tenía el ejército.
Aníbal sonrió con levedad ante la expresión de curiosidad de su hijo,estaba orgulloso de saber que si a él le pasaba algo,habría alguien que siguiese sus pasos y continuase su legado,su apellido no moriría. Se quedo pensativo unos instantes,echando un vistazo al pasado. Hace tres años no esperaba estar así,casado nuevamente y con un hijo. Creía que estaría solo,sin nadie que dependiese de él, vagando sin rumbo,sólo con la guerra y la sangre en mente,esperar a que sufriese una bella muerte en el campo de batalla. Ahora en su psique estaba el poder vivir muchos años con Adriana,esa princesa desde que se cruzo en su vida desde niña le había trastocado la existencia, los pilares de su vida cambiaron en un instante. También estaba el querer ver crecer a Sadik y guiar sus pasos.

-Pero hijo mío, lo más importante que debes saber es esto: un guerrero de verdad piensa con la cabeza y lucha con el corazón.- Aníbal no se creyó sus propias palabras,él,que había luchado con los principios de la ira y la sed de sangre,así fue adiestrado por Hannon, su padre, desde niño. No quería que su hijo sufriese la infancia de mierda que tuvo,quería que tuviese una infancia feliz,que disfrutase de los mimos de su madre.

-Padre,¿luchare?

-Cuando seas un hombre,ahora eres un mocoso que se aferra a las faldas de tu madre.- Hablando de Adriana, si que tardaba en volver con Dido,¡bah! Mujeres,el mayor misterio de los dioses.- Mi tercer consejo de padre. Las mujeres son lo más raro que han creado los dioses. Cuando dicen a veces una cosa quieren decir otra. Hay días que están insoportables, y no suelen entender la guerra.

-Mami buena

-Lo sé,pero....¡bah! Ya lo verás cuando seas mayor.- no estaba dispuesto a hablarle a su hijo ya de sexo,era un bebé al fin de cuentas y hasta que Sadik no tuviese unos trece o catorce años no le hablaría del placer de yacer con una mujer. Aunque Aníbal se consideró hombre a los trece años. Fue con una preciosa esclava de unos diecinueve años que vivía en su casa, cuando la sangre del joven Aníbal empezó a arder por falta de mujer,a ella sólo se le ocurrió aliviarle. Se podía considerar que fue el primer amor de Aníbal,aunque ya ni recordaba su nombre.
Aníbal sin más se tumbo en la cama,dejando que Sadik quedase tumbado a su lado,pero Aníbal lo tenía rodeado con su brazo con gesto protector,un gesto instintivo. Aunque lo negase,el instinto paternal estaba ya presente en él. Sin más,poco a poco se fue quedando profundamente dormido,al igual que Sadik que se durmió bien arrimado a su padre,buscando el calor corporal de Aníbal.

Adriana tardo un poco más de la cuenta en comprar las cosas que necesitaba Dido para la boda,en cierta forma le entristecía porque Dido tendría que irse junto con Âkil a casa de Aderbal, pero debido a la fuerte amistad de Aníbal y Aderbal seguirían viéndose,y más que ellas eran amigas y familia.
Cuando llegaron a casa ya la tarde estaba muy avanzada,Adriana fue a buscar a Aníbal que esperaba que estuviese con Sadik. No se equivoco y no pudo evitar sonreír ante tal tierna escena: Aníbal dormía profundamente,dando pequeños ronquidos y teniendo a Sadik abrazado contra su fibroso cuerpo,dándole su calor.

-Mis hombres.- murmuro Adriana cogiendo una sábana para echársela a su marido y a su hijo para que no se enfriasen,pero temía que Aníbal sufriese otra de sus casi constantes pesadillas que le provocaban violentos despertares y temía que le hiciese sin querer daño al niño.

-”Esta noche no dormirán,a saber a que hora empezaron la siesta. ¡Qué lindos! Están tan pacíficos....”- pensaba Adriana,se sentó al borde de la cama,cerca de Aníbal y Sadik y se dedicó a proporcionarles suaves caricias a ambos en el rostro,viendo cómo reaccionaban, Aníbal refunfuñaba un poco con un leve “Hmmm” pero sin despertarse, Adriana sonrió al notar en las yemas de sus dedos cómo la finísima barba de Aníbal le raspaba un poco. Cuando estuvieron en Siracusa él no tuvo tiempo en afeitarse y lució una barba más espesa de lo que ella estaba acostumbrada, ahora estaba afeitado y sólo tenía una pelusilla. Sadik en cambio reaccionaba a las caricias de su madre con tranquilidad,Adriana adoraba a Sadik, ojalá estuviese así siempre. Pero era ley de vida que el pequeño creciese y dejase un día el hogar.

-”Pero para eso aún queda mucho. Seguirá siendo mi pequeño un tiempo más. Temo cuando tenga siete años,Aníbal querrá entrenarle. Temo por eso. Conozco la furia de Aníbal.....”- a su mente vino el horrible recuerdo de la primera vez que Aníbal le levantó la mano, dejo casi una semana la huella de su enfado en su piel,se estremeció por ese recuerdo y temía que pegase o hiriese de gravedad a su hijo cuando comenzase a entrenarle. Si lo hiciese no sabría cómo reaccionaría....
Se tumbo al lado de su marido y su hijo,extrañaría esos momentos, cuando Aníbal despertase tendría que decirle que quería ir con él. Cómo muchas mujeres hacían, ella no era menos,no quería conformarse con quedarse en Cartago a la espera de noticias. De saber si su marido moría en el campo de batalla o volvía victorioso para ser coronado con corona de laurel. Al menos eso se hacía en Roma. En Cartago no lo harían,seguro, seguramente ofrecerían sacrificios al siniestro dios Baal, el devorador de niños.....odiaba esa bárbara tradición de sacrificar niños para saciar a un dios depravado. Pero le vino un flash a la mente, cuando perdió ese bebé....la esclava se lo llevo, según las tradiciones púnicas los bebés abortados o que nacían muertos eran ofrendas a Baal....no....su hijo nonato fue ofrendado a Baal.....
Aníbal despertó cuando Adriana estaba sumida en estos negros pensamientos, se sorprendió al ver lo primero al despertar el rostro de Adriana,pero le preocupo al ver el gesto serio de su mujer.

-¿Qué te ocurre,mujer?- preguntó secamente dando un bostezo,Adriana le miró con con gesto serio.

-Aníbal....el bebé que perdí.....¿fue ofrendado a Baal?

-Sí.- contestó de manera seca,¿y qué mas daba que ese bebé que murió fuese una ofrenda a su dios? Ese era el destino de los bebés de las castas más bajas y los que morían: el Tofet. Lugar dónde se ofrendaban a los niños a Baal y Tanit.

4 comentarios:

  1. me encanta cada vez más. Anibal no es malo, cada vez es mejor es sólo que había sufrido mucho :). pero es un buen hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le fallan las formas pero no el fondo. Con el niño y con Adriana se nota que se le caen las babas xD

      Eliminar
  2. es encantador con ellos, aunque debería controlar sus impulsos, pero ya lo irá haciendo imagino, parece que va a mejor. no tiene mal fondo :). por cierto, puse en mi blog como gadgets los físicos, las fotos, y puse físico a la difunta madre de Alicia, Giselle :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde la versión móvil no puedo verlo D: Mas tarde lo vere bien n.n.
      Subi entrada nueva

      Eliminar