Translate

viernes, 29 de noviembre de 2013

Suavis Inimicitia "Madre"


Tras pasarse Adriana la noche en vela poniéndole paños con agua a Aradna en la frente,consiguió que la fiebre le bajase y que la niña se quedase profundamente dormida,así que el amanecer la sorprendió sentada en un diván con la niña en brazos dormida profundamente.

-Vete a la cama.- le dijo una voz desde la puerta,Adriana levantó la cabeza y vio que era Aníbal que se iba ya.

-¿De verdad crees que la culpa es mía?

-No. Del todo. Los niños se suelen poner malos con frecuencia,¿o cuando yo no estuve Sadik no se puso malo nunca?- Claro que Sadik se puso malo y Adriana pasaba la noche en vela por su hijo.

-Sí,pero lo que dijiste....

-Ya sabes que hacer,no los mimes tantísimo.- Aníbal cogió a su hija en brazos y la puso en la cuna,para después volverse hacía su mujer.- Vete a dormir.- dijo con voz autoritaria,estaba preocupado por su mujer,sabía el cansancio acumulado que traía desde hacía tiempo,desde que nació Aradna hacía dos meses. Los preciosos ojos de venado de Adriana estaban ligeramente hinchados y enrojecidos debido a la falta de sueño y bajo ellos unas pequeñas ojeras que delataban el cansancio.

-Aníbal....

-No le repetiré,a dormir.- nuevamente uso un tono de voz bastante autoritario,el mismo tono de voz que usaba para darles ordenes a sus soldados. De modo que Adriana no tuvo más que obedecer,realmente agradecía a su esposo que le ordenase que se fuese a descansar. Elira se ocuparía de Sadik hasta que despertase y Atia podía ocuparse de Aradna. Necesitaba dormir desesperadamente sino le iba a reventar la cabeza.

Durmió hasta casi mediodía,cuando despertó la alcoba conyugal estaba a oscuras debido a que antes de acostarse había echado las cortinas para que no entrase la luz solar y poder descansar mejor,se sentó al borde de la cama y apoyo la cabeza en las manos,estaba más descansada pero a costa de que ella misma no pudiera atender a sus hijos. Pero necesitaba desconectar, se levantó de la cama y se miro al espejo,el descanso se le notaba. Pero se veía al espejo y veía que era demasiado joven. Se sentía más mayor,desde los dieciséis años,cuando nació Sadik, sentía que había perdido la juventud, que los años más felices de su vida que era la adolescencia los había perdido. Pero cuando veía a sus hijos todos esos pensamientos negativos de que había perdido los mejores años de su vida desaparecían. Por ellos merecía la pena todo. Por Sadik y Aradna merecía la pena haber crecido de golpe. De hecho a veces recordaba a su madre y a su suegra,ambas fueron madres muy jóvenes,pero gracias a ellas,ella y Aníbal estaban ahí. Adriana miró el brazalete con serpientes de oro que le regaló Aníbal,ese brazalete había sido de Elisa,su suegra y a su vez ese brazalete había sido de la abuela de Aníbal,era una tradición en de las mujeres en la familia Melkart,eso le había contado Dido. Con eso Adriana se sentía honrada, quería estar a la altura.
Una vez se arregló no llegó a terminar de salir de la habitación cuando ya tenía a alguien abrazado a sus piernas.

-Sadik,cariño.- no tardo en pasar a estar en brazos de su madre,el niño tampoco tardo en darle muchos besos a su madre en las mejillas. Sadik había heredado de su padre el no ser muy cariñoso con la gente,a excepción de su madre.

-Elira dijo que estabas mala,¿ya estas bien?

-Sí cielo,estoy bien.- sonrió ampliamente dándole también besos en las mejillas a su primogénito.- Sadik,cuando volvamos de la boda de tío Fabio nos vamos a ir los cuatro a Iberia.

-¿A Iberia,mamá?

-Sí. Tú padre ha sido destinado ahí y nosotros vamos a ir con él.

-¿Veré una guerra?- preguntó el niño muy intrigado,Adriana negó con la cabeza y le explico que ellos estarían en la castra,en el campamento o en alguna ciudad íbera,protegidos. Sadik asintió con la cabeza ante las palabras de su madre. Iberia....¡qué bien! ¡Iba a salir dos veces de Cartago! Una para ir a Sardonia y otra para ir a Iberia. Su padre la había hablado alguna vez de los íberos y celtiberos,también le contó cuando sus antepasados fenicios llegaron a Iberia,llamada antes Tartessos y civilizaron esas salvajes tierras. Al igual que Sicilia,la tierra de su madre. Le fascinaba la historia de Cartago y Fenicia,la nación madre de Cartago. También su padre le contó la historia de cuando la gran reina Dido de Tiro llegó al norte de África y fundo Qart Hadaŝt “Ciudad nueva”, Cartago.
Su madre por su parte le había hablado de la historia de Sicilia de Trinacria y Sicanía,los primeros habitantes de la isla,unas ramas celtas que fueron civilizados por los fenicios y más tarde fueron conquistados por los griegos. Luego vinieron los cartagineses y los romanos,pero aunque Sicilia fuese romana,seguía siendo la principal aliada de Cartago.

-Mami,yo quiero luchar.

-Algún día,cielo. Aún eres muy pequeño. Cuando seas un hombre lo harás.

-¿Cuándo seré un hombre?

-Cuando pasen muchas lunas.

-¿Y no pueden pasar todas juntas esta noche?

-Las lunas no desfilan todas juntas como los soldados- rió Adriana antes de ir a ver como estaba Aradna,por si tenía otra vez fiebre.

-Sadik,en Iberia tendrás que proteger mucho a tu hermana- Sadik asintió con la cabeza,sintiéndose una vez más mayor, su hermana era mucho más frágil y pequeña que él y si su madre decía que debía protegerla,lo haría. Quería demostrarle no sólo a su madre que era responsable,si no también a su padre. En los dos años de ausencia de su padre,la gente no había cesado de recordarle de quien era hijo y quería estar a la altura de la fama del nombre de su padre.

-No te decepcionare,mamá.- Adriana froto su nariz con la de su hijo,su hijo un día sería un gran guerrero,ya desde tan pequeño demostraba ser responsable. Eso le preocupaba un poco,desde siempre estuvo rodeado de adultos,a excepción de Âkil,pero su primo era mayor que él. Debía de ser más niño y menos hombrecito. Le preocupaba mucho el tema de ir a Iberia,de que sus hijos estuviesen ahí,pero por otra parte se sentía útil porque Aníbal quería que fuese con él por primera vez. Pronto iría por primera vez a las bárbaras tierras de Iberia,aunque no sentía mucho gusto de ir a Iberia.

2 comentarios: