Translate

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Suavis Inimicitia



La fractura que se hizo Aníbal en la mano sería cómo máximo un mes con la mano inmovilizada, aunque era diestro para algunas cosas necesitaba las dos manos y ahora le costaba un poco,menos mal que Adriana le echaba una mano siempre,por ejemplo cuando se iba por la mañana su mujer le ayudaba a ponerse la coraza. A veces deseaba volver a irse a la guerra para unos cuarenta o cincuenta años. Sin mujer,sin mocosos, hasta ese momento no había pensado que hasta había sido feliz en la guerra. Pensamientos que se le disolvían al instante al ver a Adriana y a Sadik cuando estaban de buenas,el niño calmado y obediente y Adriana tan suave y complaciente con él. Ojalá siempre fuese así.
Pero vendría de nuevo el horror, el embarazo, Adriana estaría insoportable con las hormonas, luego los antojos,aunque con Sadik no se arruinó por complacerla, a excepción del cerdo, Adriana comió de todo. Pero hubo algo con lo que Adriana tuvo especialmente gusto,¿qué era? Se preguntaba muchas veces el púnico,no tardo en acordarse: el dulce. Cualquier cosa que supiese dulce era de gusto de Adriana en los meses de embarazo, así consiguió ganar el peso que necesitaba debido a que Adriana estaba bastante delgada y Dido le había advertido que podía ser un problema la delgadez.

Los meses lentamente iban pasando,en esos meses Sadik cumplió tres años,cada vez estaba más mayor y ansioso por querer que naciese su hermano o hermana, obviamente prefería un hermano para poder jugar y entrenarse en un futuro,no una débil y frágil hermana. De hecho para su cumpleaños le dijo a su madre que su regalo quería que el bebés fuese un niño. Adriana se hecho a reír por el deseo de su hijo, pero eso no dependía de ella. Los dioses decidirían si el pequeño que crecía dentro de ella fuese un niño o una niña.
Pero a Sadik debido a su inocencia infantil,olvido de inmediato a su hermano cuando su padre le regaló por su cumpleaños una pequeña espada de madera para que fuese sabiendo como manejar un arma,aunque fuese de juego.

Con el paso del tiempo, el bebé iba creciendo, tal y cómo temía Aníbal el cambio hormonal de su mujer casi lo vuelve loco, tan pronto estaba bien que era insoportablemente pegajosa, que estaba a los dos minutos que no se la podía tocar porque se ponía histérica. Al menos con él,porque con el crío siempre era amor y ternura. De hecho muchas veces Adriana se había enfadado sin motivo alguno con Aníbal.

-¡Si estoy así es por tu culpa!- le dijo Adriana una vez que estaba con el humor de perros.

-Que estés loca no es culpa mía. Y que estés así de.....- iba a decir “gorda” debido a que Adriana estaba de siete meses de gestación, pero prefirió no decirlo para no tener la enésima pelea con su mujer ese día – Embarazada es tú culpa también.- . El carácter de Aníbal era muy temperamental y a veces vasto, pero se trataba de controlar con Adriana porque si ella se estresaba el estrés iría al mocoso y ya vio las consecuencias de la última vez que Adriana se estresó mucho estando embarazada.... aunque eso no quitaba a que a veces si sacaba más el lado de “macho alfa” y daba cuatro gritos bien dados para recordarle a su esposa y a su mocoso que él era quien mandaba. Era así cómo Adriana agachaba las orejas y Sadik dejaba de hacer trastadas.

-Estoy harto.- le dijo una vez Aníbal a Aderbal cuando volvían a casa ya de noche, después de varías semanas, Aníbal y Aderbal salieron fuera una noche aunque fuese a beber vino a una taberna. Vino,el dulce néctar de los dioses que les hacía olvidar las penas.

-Pues a mi me gustaría tener un hijo con Dido.- comentó Aderbal con una sonrisa de oreja a oreja. Quería a su hijastro Âkil,pero le gustaría tener un hijo propio con su mujer.

-Tú estas loco.- Aníbal dio un gran tragó al vino,vaciando prácticamente el recipiente de un solo trago,conocía el instinto paternal de Aderbal, pero también conocía que Dido juro que nunca más volvería a parir,al menos eso gritaba como una loca cuando daba a luz a Âkil, de momento había cumplido su juramento. Algo en que se notaba que eran hermanos,nunca rompían un juramento ,y si Dido juro no volver a traer niños al mundo,podía bajar el mismo Baal a la tierra que Dido no accedería a quedarse embarazada nuevamente.

-¿Y que quieres que sea?

-Que Adriana cogió kilos de mas.....

-¡Venga en serio! ¿Un mocoso o una mocosa?

-Mocoso.- respuesta sencilla a que Aníbal prefiriese un varón a una fémina. Si tenían un hijo,el apellido suyo permanecería,si era una niña, al casarse perdería el apellido paterno, Melkart.

-Oye,si es niña podrías juntarla con uno de los críos de Amílcar Barca....- Aníbal se quedo pensativo,sería una opción interesante, el León de Cartago tenía tres hijos, Aníbal,Asdrúbal y Magon....¡bah! Era aún demasiado pronto y no iba a torturar a sus hijos con matrimonios concertados,él ya pasó por uno y no se lo deseaba a nadie.

Adriana le estaba esperando, no podía dormir y quería pasar un rato con su marido,no lo había visto en todo el día desde esa mañana cuando se fue a los entrenamientos matinales. Le rehuía debido a que Aníbal estaba harto del embarazo, harto de que no le dejase tocarla y dejarle ir más allá de unos besos. Temía que Aníbal pudiese satisfacerse con otra, pero le era impensable el tener relaciones con el embarazo tan avanzado. La princesa se acariciaba sin cesar su vientre abultado,notando como el pequeño se movía inquieto, notaba el estado de ánimo de su madre.

-Mami...- Adriana levantó la cabeza para encontrarse en el umbral de la habitación a Sadik con carita de sueño y arrastrando tras de si un muñeco que representaba un pequeño elefante.

-¿Qué haces levantado?

-He tenido una pesadilla,¿puedo.....?- no termino la frase cuando Adriana abrió las sábanas y palmeo el colchón indicándole que podía dormir con ella. Sadik no tardo en acostarse al lado de su madre,no sin antes tocar el vientre materno, notando como su hermano se movía.

-¡Se mueve!

-Sí cielo, nota que estas,te esta saludando.

-Hola hermano.- exclamó el niño emocionado,convencido de que sería un chico.

-En cuanto vuelva tu padre te vuelves a tu cama.- no paso,madre e hijo se quedaron durmiendo abrazados y cuando Aníbal volvió, en vez de enfadarse, cogió a su hijo en brazos con inesperada delicadeza y lo llevo a su habitación para que durmiese más a gusto en su cama. Tras eso se dirigió a su habitación y dejo encima de una mesa un pañuelo que envolvía algo para Adriana.

6 comentarios:

  1. es precioso :). por cierto, reactivé los otros dos blogs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas partes son un poco graciosas xDD
      Ok me pasare cuando pueda :D

      Eliminar
    2. puse una nueva en una mala decisión, en historia de un amor y en en busca de una nueva vida.

      Eliminar
  2. Que historia!!! Ahora tengo que leer los capítulos anteriores... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario,Dan :D Me alegro de que te guste la historia n.n un beso!

      Eliminar
  3. Hola, soy del Blog http://siendotimida.blogspot.mx/
    claro que me doy una vuelta por el tuyo, la introduccion de tu historia es muy buena
    mira que tengo ese tino para enamorarme de hombres frios jajaja :( en fin
    siempre es un gusto dejar comentarios , agradezco el tuyo :3!!
    saludos! ya te sigo!

    ResponderEliminar