Translate

viernes, 18 de julio de 2014

Invictus: "Rebeldía"


Los días fueron pasando con cierta rutina que el filósofo había extrañado,pero ahora había cambios desde que sus primos eran pequeños,los niños se levantaban al alba junto con sus padres para entrenar los tres en el noble arte de la lucha,Sadik ya dentro de poco entraría en el ejército bajo el bando de su padre,al filósofo le parecía un poco cruel que con quince años entrase ya en el ejército,pero era así y de momento no se podía cambiar. Después los niños recibían clases con su maestro,el noble Antígono de Siracusa que cuando los reyes volvieron a Cartago,se fue con ellos para seguir la tarea de instruir a esos tres niños que se habían convertido en sus mejores alumnos y les tenía un cariño muy especial a los jóvenes príncipes,además de que la paga que recibía era mayor que la de dar clases a otros hijos de patricios.
Pero Sadik estaba entrando en esa etapa rebelde de la adolescencia,siendo castigado más de una vez ,y en casos extremos,haber recibido alguna que otra bofetada por parte de su progenitor,pero al parecer el joven no escarmentaba,cosas de la edad seguramente. Por ejemplo,cuando Âkil le dijo que iba a cazar con unos amigos algo lejos de la ciudad e invitó a su primo. Sadik suplicó a sus padres que le dejasen ir,que haría lo que fuese pero que por favor lo dejasen ir. Pero sus padres de manera inflexible le dijeron que no,porque por la mañana tenía que dar clases.

-Pero por un día que me las salte no va a pasar nada....por favor madre....-pidió el adolescente a su madre,quién era más fácil que convencer que su padre,pero esta vez el joven príncipe se estrelló porque su madre no dio su brazo a torcer,alegando que no sólo porque donde iba a ir Âkil con sus amigos estaba lejos,si no porque Sadik tenía otras obligaciones que hacer,que ya iría otro día.
Sadik apretó los puños y no insistió más,pero por su cabeza empezaba a rondar la idea de escaparse antes del alba e ir con Âkil y así demostraría que no pasaba nada por saltarse un día las clases y podría demostrar más que ya sabía manejar las armas,sobretodo el arco que era lo que se llevaría además de su espada,una sutil sonrisa se dibujo en sus labios ante la tentadora idea,ignorando la vocecita de su cabeza que le decía “Sadik no hagas eso porque no sólo vas a estar castigado hasta que te coronen rey,si no que padre se va a poner hecho una furia....” quería demostrar que ya no era un niño.
Casi no durmió en toda la noche,es más ni se había cambiado de ropa por las de dormir,si no que se puso una sencilla túnica que ciño a su cintura con un cinturón donde colgó su espada,después se colgó a la espalda el arco y las flechas,no podía coger un caballo de modo que tendría que pedirle uno a Âkil o ir a la grupa del suyo,no sería ni muy glamuroso ni cómodo pero sería mejor que ir andando. Así que espero sentado sobre la cama toda la noche a la hora adecuada para irse,un poco antes de alba,lo peor aparte de que casi se quedo dormido más de una vez fue que escuchó a sus padres mantener relaciones sexuales,a aparte de la vergüenza que sintió,sintió una punzada de ira,él veía a su madre como un ser puro y delicado y pensar que ahora su padre se encontraba encima de ella acometiendo con fuerza....le hacia hervir la sangre,ya no era un crío y sabía perfectamente como se hacían los niños,se lo explicó su padre a los doce años de una manera un tanto brusca,no se cortó ni un pelo,pero quería borrar la imagen mental de sus padres haciéndolo.
En cuanto llegó la hora cogió una sábana de la cama e improviso una soga para deslizarse sin problema hasta el jardín y de ahí escalar el muro e irse,pan comido,lo malo es que casi se escurre y cayó al suelo,mala pata esperaba que esa fuese la última. Saltar el muro fue fácil ahora que estaba en la calle fue corriendo a casa de sus tíos,dónde estaría Âkil durmiendo cómo un lirón,llegaba la misma operación saltar el muro y tratar de colarse en la casa,lo primero fácil lo segundo fue más complicado el entrar,por suerte puso sobornar con unas cuantas monedas de oro a un esclavo para que le abriese la puerta,con sigilo se dirigió a la habitación de Âkil,si le pillaban sus tíos sería terrible pero sería peor que lo pillase su tía Dido. Entró en la habitación de Âkil y se encontró al mayor durmiendo a pierna suelta con una chica a su lado,pero no era la supuesta novia de Âkil,no,ni una esclava,¿quién sería? A saber ya que Âkil era muy de ir de flor en flor.

-Âkil,Âkil....despierta capullo- Sadik empezó a sacudir a Âkil para despertarlo,el soldado abrió los ojos de mala gana,no había dormido mucho debido a su nueva amante y ahora se encontraba al mocoso despertándole.

-Sadik me cago en todos tus muertos romanos....- dijo Âkil para recibir un golpe por parte de su primo menor -¿qué coño haces aquí? Salimos cuando salga el sol....-dijo de manera adormilada,sentándose en la cama y estaba completamente desnudo.

-Tápate...me voy a escapar de las clases hoy,¿vale?- hizo una pausa antes de seguir- ¿Y esa chica?

-Ah....una “amiga”

-¿Y la sardónica?

-Scila...bah,yo no me ato a nadie. Así que te escapas....que malo primo -dijo riéndose por lo bajo -nos vamos a despertar a los demás y nos vamos.
Tras que Âkil se vistiese,ambos primos salieron de casa,dejando en la cama del mayor a su última conquista,con este gesto podría ver que sólo fue una noche y ya esta. Tal y cómo temió Sadik tuvo que ir a la grupa del caballo de su primo pero no refunfuño ya que se lo olía,además tenía que aguantar que los otros tres amigos de Âkil no parasen de tratarlo como a un niño a pesar de que ya dentro de poco ingresaría en el servicio militar. El día de caza fue un poco desastre ya que no paraban de escaparse los antílopes porque los cuatro soldados se dedicaban a dar escándalo menos Sadik que ya que se había arriesgado a un castigo tremendo quería sacarle partido al día,llevaba todo el día tras un antílope macho,era un buen ejemplar con buena cornamenta y eran los machos adultos particularmente difícil. Así que cuando vio sobre el caballo al animal a lo lejos,no dudó ni un minuto en tirar a Âkil del caballo y empezar la loca carrera al galope tras el animal,las ansias por capturarlo le dieron fuerza al adolescente,así que cuando calculo que estaba a la distancia adecuada cogió una flecha y la puso en el arco y tardo segundos en disparar la flecha,¿sería certera? Esperaba que sí,por un instante el corazón se le paró cuando el animal cayó al suelo,con el cuello atravesado con la flecha. Sadik se bajó de un salto del caballo y se acercó al antílope,en efecto estaba muerto,la tierra se teñía con la cálida sangre que emanaba de la herida del animal,se quedo hay plantado,viendo aquel hermoso animal caído a sus pies,derribado por sus propias flechas de un tiro certero al cuello.

-¡¡Sadik!!- bramó Âkil acercándose a su primo,del grito que dio lo saco del ensimismamiento en el que estaba el menor.

-¿Eh?

-¡Serás....! ¡Ojo rojo de Melkart!- exclamó el mayor la ver la presa de su primo,realmente el mocoso ese engañaba con esa apariencia de niño inofensivo,pero manejaba bien las armas,ese tiro certero era la prueba de ello.

-Qué sea la última vez que me tiras de caballo,porque a la próxima te parto un brazo.

Los chicos no tardaron en volver a la ciudad,los amigos de Âkil al ver lo diestro que era Sadik en la caza le pusieron en apodo de “Artemisio” algo que le molesto al adolescente porque renegaba de sus raíces lejanas griegas,no es que no le gustasen los griegos,sólo que se consideraba cartaginés o medio romano,pero nunca accedería a admitir que descendía de griegos. Sadik lógicamente no se libro de una tremenda regañina y un par de bofetadas por parte de su padre,pero aunque estuviese castigado nunca le iban a quitar la sensación de victoria.

5 comentarios:

  1. He podido leer desde las sombras cada capítulo de la anterior y ahora los primeros de ésta... ¡Madre mía! Ésta segunda parte va viento en popa, va quedando genial, querida Sandryska ;)

    Muchos besos, bonita!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ivel,me alegra de que te guste la segunda parte como esta empezando,esta historia aún tiene para rato.
      Un beso preciosa

      Eliminar
  2. Me ha encantado, va muy bien la segunda parte.
    que travieso Sadik. Jejeje... y Akil que ligón XDXD.
    Espero que dure la historia. Va muy bien :):).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sadik esta en la edad de ser un rebelde y Âkil es un casanova que puede ser que sea cazado en el futuro e.e

      Eliminar