Translate

sábado, 19 de julio de 2014

Invictus: "Cachorro de león"

Sadik obviamente no se libró de un castigo por saltarse un día entero de clases,no fue sólo una regañina y unas bofetadas,ahora que Aníbal no se fiaba ni un pelo de su primogénito,de momento,tendría que volver a ganarse su confianza algo que sería un poco compicado.
    Parte del castigo era que los días que Sadik y sus hermanos no tuviesen clases sería el de acompañar a su padre a los entrenamientos militares o a supervisar algún negocio en el puerto,lo primero el adolescente lo toleraba,hasta le gustaba,pero lo segundo le aburría de manera increíble,¿que le importaba a él? Vale que en un futuro tuviese que hacerlo....el futuro...estaba a veces harto de saber que su camino estaba marcado,a veces odiaba que no parasen de recordarle que iba a ser rey "Sadik vas a ser el futuro rey" estaba harto de esa frase y estaba harto del augurio de los sacerdotes cuando nació de que él encarnaba en el poder todos los pueblos que había habido en Siracusa,élel futuro no lo determinaban los dioses o profecías si no uno mismo. Idolatraba a su madre y la veía cómo una gran reina,pero...¿y si él no
quería ser rey de Siracusa? ¿Y si no quería llevar la dorada corona de laureles? Nadie le preguntaba si quería derlo.

   Uno de los días de castigo en el que tuvo que acompañar a su padre,Sadik empezó a tantear el terreno para saber cuando le dejaría en paz.

    -Y....¿cuándo dices que podré quedarme en casa?

     -No lo he dicho en ningún momento.

     -Padre por favor....me aburro mortalmente haciendo esto....

      -No haber desobedecido- Aníbal miró a Sadik de reojo,le veía y se veía a si mismo a esa edad,rebelde,desobediente....pero Sadik aún tenía inocencia,esa inocencia que Aníbal careció desde los nueve años,además de que Sadik no era mal chico era la edad que lo ponía así,pero Sadik era responsable muchas veces,valiente,muy listo y cuando quería era un encanto.

      -"Te pareces más a mi de lo que crees Sadik"- pensó Aníbal,esperaba que pronto Sadik fuese con él a la batalla,casi tenía la edad y la formación,estaba en el umbral de ser parte del ejército.

       -Sé que estarás harto de esta frase,pero Sadik, tú no eres cómo otros,tú eres un futuro rey.

        -Lo sé....

        -Al igual que tu madre estas sido educado desde la cuna para serlo. Tu madre confía mucho en tí- usaba a veces el inmenso amor que Sadik le progesaba a Adriana para hacerle ver las consecuencias de sus acciones.
         Funcionó,Sadik de inmediató sintió una punzada de remordimientos,sabía lo que su madre había hecho para asegurarle el trono de Siracusa,a más de un cóncul corrupto que conspiró contra ella fue ejecutado,aún recordaba vagamente lo de Silvia Ulpius sólo recordaba a una mujer pelirroja que trato de dañar a su madre.

        -Padre yo.....

        -Te pareces más a mi de lo que crees,yo a tu edad también era así,por eso mismo quiero alejarte de ciertos caminos que yo tome en su día.

         -¿Qué caminos?- "El de la sangre,la ira,el odio...." quiso decirle Aníbal a Sadik,pero no quería decirle nada de su pasado porque fue algo que dejo definitivamente atrás y no quería que su hijo supiese todo lo que había pasado,sólo le dijo que cada uno de sus errores le llevó hasta Adriana,siempre pensó que los dioses la pusieron en su camino para remidirle.

          -No sólo eres distinto por lo que serás un día,Sadik.

          -¿Por ser medio romano?

          -No. Hay chicos de tu edad que son más atolondrados que tú,esa madurez y sensatez no la pierdas,y menos por irte a hacer el idiota por ahí con tu primo,a tu edad Âkil era mucho más rebelde que tú y eso le costó acatar ordenes en el ejército. Sadik esto te lo digo cómo general,fallame cuándo estés en el ejército y no seré tan blando- debía de acostumbrarle a que cuando entrase en el ejército sería uno más.

         Llegaron al puerto a una zona donde había almacenes que guardaban mercancías en su interior,iban a ser llevadas hasta Siracusa desde Cartago. Cartago exportaba todo tipo de productos,aceite,marfil,sal....etc. Además para los romanos llevaban muchas veces animales para el circo de gladiadores,leones,panteras,rinocerontes...menos elefantes porque eran para la guerra.    

         Sadik estaba aburrido,así que disimuladamente empezó a usmear en las mercancias hasta que vió una jaula algo apartada,¿qué fiera sería? Cautelosamente se acercó para ver que había. Un león. Pero no uno de esos leones tan hermosos con lustrosas melenas,no,parecía mucho más joven,era algo pequeño y tenía un melena pequeña.

        -Aún es joven- dijo una voz a espaldas del príncipe,asustándole porque no vió esa presencia,era un esclavo nubio mayor que él,de unos veinte años. -Lo trajeron esta mañana desde Mauritania.

         -¿Va a Roma?

         -Sí,para diversión de los bárbaros romanos- Sadik lo fulminó con la mirada,no era amigo de Roma pero su sangre era de allí por una parte. Volvió a mirar al león y se compadeció de él,encerrado tras unos barrotes y llevado a un lugar que no conocía para ser objeto de diversión,y lo peor es que se veía claramente que era joven.

         -"No merece estar ahí,nadie tiene que estar entre rejas para ser diversión de otro en un futuro. Seguramente moriría durante el trayecto desde aquí a Ostia si no lo matán los gladiadores"- pensó Sadik,una idea loca se gestó en su mente,su padre estaba distraído jablando con un comerciante,el esclavo se había ido a hacer otra cosa....la cerradura estaba algo vieja y podía decirse que se rompió en el trayecto de Mauritania....cogió un pequeño puñal que siempre llevaba con él y metió la afilada punta en la cerradura para empezar a moverlo para tratar de abrirla,tras unos minutos de lucha escucho el "click" que confirmaba que estaba abierta,sigilosamente abrió la puerta tratando de evitar el chirrido que podría sonar.

         -Vete...ahora que nadie mira- dijo Sadik al animal,quién lo miro con esos ojos ambarinos duvitativo,pero el león salió perezosamente de la jaula y miró a Sadik,por un momento el príncipe temió que se iba a abalnazar sobre él,pero no fue así.

         -¡Sadik!- era la voz de su padre,había mirado en la dirección donde se encontraba su hijo para ver la escena del animal suelto. Aníbal sacó la espada,pero no fue necesario usarla porque el animal hecho a correr fuera de allí,alejándose de la ciudad para volver al interior de África.
       Aníbal se acercó a Sadik evidentemente preocupado,menos mal que el adolescente ya había guardado la daga,por tanto parecería inocente.

      -¡¿Estás bien?! ¡¿Qué ha pasado?!

      -Pues...yo....

      -Mi señor,lo siento,la cerradura estaría rota y....-intervinó el comerciante aterrado,ese chico no sólo era un príncipe si no también hijo de un general,si le hubiese pasado algo estaría muerto.

      -¡Por culpa de tu error mi hijo ha podido ser atacado!

     -Sólo fue un error...

     -Y tú error te costará la libertad.

     Sadik estaba con el nudo en la garganta de que casi pudo haber sido atacado por el animal y la culpa de que ese pobre comerciante perdió su libertad,la verdad es que la cerradura estaba hecha polvo,pero hablaría con su dulce y comprensiva madre para descargar su culpa y poder ayudarle. Eso fue lo primero que hizo cuando llegaron al anocher a casa,le pidió a su madre el poder hablar en privado,cosa que Adriana accedió. Sadik le contó todo lo del león y le pidó ayuda a su madre,¿se merecía ese hombre descuidado perder la libertad?

     -Sadik,si tú padre le hizo arrestar fue por algo más que eso,si cómo dices la jaula estaba en mal estado podía haber sido peor.

      -Mamá me siento culpable....

      -Salvaste a aquel animal de morir en el barco,seguramente no habría llegado a Roma- madre e hijo hablaban en privado en latín,Adriana quería que sus hijos hablasen fluídamente ambas lenguas.

       -No se lo digas a padre....

       -No se lo diré,pero ha tenido por tu vida,los leones son peligrosos,aunque nobles -Adriana sonrió -Y tú eres un cachorro de león.

       -¿Un cachorro?

       -Aún no eres un hombre pero tampoco eres un niño. Tu padre es llamado a veces león por su coraje,coraje que tanto tu cómo tus hermanos tenéis. Sois cachorroa de león- Sadik se recostó y apoyó la cabeza en el regazo de su madre,Adriana no tardo en acariciar los cabellos de su hijo mientras Sadik sonreía,la quería tanto...su voz fueron los primeros sonidos que escuchó en su infancia y los dos años de separación de sus padres tras la guerra por Malta y Aníbal perdió los dos primeros años de vida de su hijo hizó que naciese un vínculo especial con su madre. Quería protegerla de todo lo malo porque ella le protegía.

      -Serás grande,Sadik.

5 comentarios:

  1. Me ha encantado. Vaya con Sadik XDXD. Jejeje...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo mono que era de pequeño xDD Ok no,esta creciendo y esta en la fase algo rebelde de la adolescencia

      Eliminar
  2. Promete Sadik... Un león pequeño, bien preparado, puede convertirse en un animal peligroso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sadik puede ser peligroso en cuando crezca,aún es joven pero podrá ser terrible

      Eliminar