Translate

viernes, 24 de enero de 2014

Suavis Inimicitia - '' Unos nacen para la batalla y otros no''

 Rápido era el avance del ejército Cartaginés hasta la zona enemiga  , donde los Iberos se preparaban para contrarrestar el ataque de los Cartagineses , esta vez  lo superaban en número , con soldados más fieros  y más veloces , aun que como siempre , dos partes del trío traía una sorpresa que no era nada fea , no estaba mal para una batalla , era lo mejor en infantería y muy complicada de derribar por su gruesa armadura de acero .
Aníbal no estaba informado de nada , Élbir pensaba demostrarle a Aníbal que él también sabía combatir y ser un gran estratega  , así que lo primero que hizo por la mañana fue llevarse a una gran parte del ejército con él a uno de los laterales de la cordillera , llevándolos a todos hasta una zona escondida  , dejando a Aníbal solo con su parte de ejército , que constaba de cien arqueros y  casi ochocientos escuderos con espadas y lanzas de gran tamaño

Él mismo había llevado su ejército hasta la gran estepa donde se daría la batalla , observando a su lado a Etbaal a su lado , montado a caballo y tan tranquilo , como si nada pasase , tramaba algo , eso seguro..


- ¡ Muchachos , posición  de escuadrón  , arqueros , cargad las flechas , que empiece la guerra ! - Aníbal se bajó decidido del caballo , observando como Etbaal  seguía montado a caballo , sonriendo con una gran satisfacción a Aníbal.

-¿ No bajas? - Dijo Aníbal , sacando su espada sin dejar de mirar el frente , del cual emergían una gran cantidad de soldados , una cantidad que no era normal , todos vestidos de una manera distinta , con espadas , lanzas , hachas y arqueros , todos juntos en la misma fila , desordenados  y sonrientes , gritando lo que parecía ser el líder de su ejército , comenzando ahora a moverse  todos a gran velocidad , notando como los arqueros cargaban las flechas . Aníbal rápidamente alzó su espada y tras eso gritó con fuerza , haciendo que sus arqueros lanzasen una rápida carga de felchas sobre parte de sus enemigos , eliminando algunos de las filas , que lo único que hacían era  crecer .- ¡ Infantería , preparaos ! - cuando vio que Élbir y Adelphos lo habían abandonado suspiró decepcionado , pensando ya en traición de ambos o cobardía.
En cuanto hizo otra seña con su espada cargaron de nuevo con flechas y su infantería echó a correr junto a ellos , colina abajo , embistiendo con sus lanzas a los primeros soldados , soltando estas y empezando la batalla de  verdad . Aníbal sacó rápidamente su espada y en cuanto dos enemigos se acercaron a él lanzó el filo al aire ,cortando las gargantas de ambos  , tras eso le cortó la pierna al siguiente y pisó su cabeza , adelantándose al movimiento de otro de sus enemigos , cortando su brazo y tras eso atravesándolo .- ¡ Etbaaaaal , ayuda ! - Etbaal ya no estaba , se había ido del combate , los habían abandonado  , tanto él como Élbir  y Adelphos.




Élbir no tardó en actuar , en poco tiempo  tocó una trompeta e hizo avanzar de manera rápida a su ejército y al de Adelphos , los cuales venían cada uno por un lado de la estepa , de las cuales salieron miles y miles de soldados  y entre ellos dos elefantes de guerra a cada lado , en uno de ellos Élbir , lanzando flechazos a diestro y siniestro , haciendo caer  a varios rivales y Adelphos , en el otro , saltando del mismo para caer sobre tres enemigos y empezar su matanza particular  ,  clavando su espada a dos soldados  que venían a la vez , cortando la cabeza del siguiente.


- ¡ Aníbal , ve a por Etbaal , podemos encargarnos de esto los elefantes y yo ! - Rió mirándole , lanzando ahora otro flechazo a uno de los arqueros  , hundiendo la flecha en el torso del mismo .- ¡ No hay de que !



- ¡ Gracias , Élbir ! - sonrió mirándolo , asintiendo , echando a correr fuera de la batalla , pero no sin dejar de causar muertes  , ya que de camino había  destripado a otros dos soldados , avisando ahora a uno de ellos para que lo siguiese , un arquero . Una vez en la estepa superior , señaló a Etbaal , avisando al arquero de su huida a caballo. El arquero cargó una flecha y dejó que Aníbal  se adelantase , una vez cerca de él , el arquero lanzó la flecha y dio justo en el blanco  , haciendo que Etbaal cayese al suelo , sobre la flecha , a lo que Aníbal aprovechó para colocarse sobre él y agarrarlo de los pelos , aplastando su rostro contra la arena  , levantándolo por los pelos mientras  lo miraba con seriedad y furia.



- ¡ Aníbal , tú tienes mujer , yo no , necesito vivir ! -Etbaal se separó de él y se arrancó la flecha , acercándose a él ahora , suplicando de rodillas que le perdonase.- No quería..no..no quería..daría todo por seguir con vida y poder tener hijos con una mujer como la tuya  , y una mujer como la tuya.. ¡ dios que mujer la tuya ! ¡ Quiero decir  , que es una buena mujer para mi y que..!-De nuevo Aníbal le cruzó la carra y lo arrastró al campamento  , esa guerra iría bien si él , tampoco tardaría mucho con aquel traidor..


Continuará....

2 comentarios:

  1. Me encanta tu forma de contar la historia
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. es un texto largo pero no lo aparenta por que sabes llevar bien la historia. me gusta

    ResponderEliminar