Translate

martes, 28 de enero de 2014

Suavis Inimicitia "Casi deshonra"


Adriana estaba con Sadik y con Aradna jugando en la habitación de la que apenas salían,sólo tenían contacto con Altea, no se fiaba de nadie en aquella fortaleza íbera,sólo de ella,de hecho había pensado en comprársela a Himilcon y que se fuese con ella a Cartago,con ella no sería tan desdichada.
Pero ese mediodía irrumpieron en la habitación,era Etbaal,quería ver a Adriana,comprobar si era cierta la belleza de la joven romana. Se sorprendió gratamente al ver que Adriana hacía honor a lo que se decía de ella y quería probar a una romana. Así que le bramo a Altea que se llevase a Sadik y Aradna de la habitación. Altea miró dubitativa a Adriana y,ingenuamente, accedió a que Altea saliese de la habitación llevándose momentáneamente a Aradna en la banda en la que ella la llevaba desde que llegó a Iberia y a Sadik.
Una vez solos, Adriana se mantenía firme,con una mirada desafiante al íbero,el cuál la miraba con un gesto extraño en la mirada.

-Kshyqti....Aníbal tiene suerte de haber desposado a una romana tan hermosa- trato de tocar la mejilla de Adriana,pero ella se aparto antes de que siquiera la rozase. -¡Qué arisca!- río Etbaal al ver que ella ni siquiera quería un roce.

-¿Quién eres y que quieres?

-Etbaal,hijo de Himilcon. Hermano de Delinenar- volvió a tratar de tocar a Adriana,pero ella nuevamente se apartó,provocando la risa del íbero. Etbaal se empezó a acercar a la joven y ella a su vez retrocedía hasta quedar contra una de las paredes,apresada entre la pared y Etbaal.

-¿Y eso de ser tan arisca? Las furcias romanas tenéis fama de ser muy promiscuas e infieles.

-Yo nunca le sería infiel a mi esposo- Etbaal no la dejo terminar la frase ya que la agarró fuertemente del cuello,cortándole la respiración brevemente para arrojarla con fiereza a la cama.

-Las romanas sois todas una promiscuas,¿porque ibas a ser tu diferente?- Etbaal se puso encima de Adriana,la cuál empezó a revolverse para tratar de quitarse al íbero de encima,incluso le dio un fuerte puñetazo en el rostro a Etbaal. Etbaal,enfadado, le dio una sonora bofetada a Adriana,haciéndole un pequeño corte en la comisura del labio. Etbaal volvió a agarrarla del cuello con una mano,dejándole la piel del cuello roja y ahogándola. Adriana tenia los ojos vidriosos y la visión nublosa por los bordes,creía que la mataría pero menos mal que Etbaal la soltó y Adriana empezó a toser violentamente.

-¡Estate quieta!- volvió a abofetearla para después llevar sus manos hasta el cuello de la túnica y dio un tirón,rompiéndola un poco pero no lo suficiente. Adriana no cesaba de gritar y de golpear a Etbaal,ojalá eso fuese una pesadilla.


Altea escuchaba los gritos de Adriana,mientras trataba de taparle los oídos a Sadik,pero en vano,escuchaba los gritos de su madre.

-¡¿Qué le pasa a mamá?!- preguntó alterado y queriendo entrar en la habitación,pero Altea lo sujeto,no debía entrar y ver lo que le estaban haciendo a la pobre Adriana. Ojalá los dioses la ayudasen,pero parecía que no. Hasta que oyó unos pasos que se acercaban, Altea no le dio mucha importancia,sería otro esclavo que no haría nada por Adriana. Pero menos mal que era no,era aquel capitán del esposo de Adriana: Aderbal. Aderbal había ido por orden y favor de su amigo,tenía que llevarse a Adriana y a los pequeños Sadik y Aradna al campamento.

-¡Tío Aderbal!- exclamó Sadik soltándose del agarre de Altea para acercarse corriendo a Aderbal,el cuál no tardo en coger al niño en brazos.

-Hola pequeñajo,¿y tú mamá?

-Mi señor. Etbaal....- Aderbal supo de inmediato que estaba pasando cuando escuchó los gritos desesperados de Adriana.

Etbaal trataba de subir la falda para poder acceder más fácil a Adriana,pero ella,harta de gritar,revolverse y ser golpeada,le dio una patada a Etbaal,dejándole así una décima de segundo para poder coger la falcata,pero Etbaal,le cogió del pelo,dándole un fuerte tirón.

-¡¡Estate quieta,puta!!- la puerta se abrió con fuerza,alertando a Etbaal, se le heló la sangre en las venas al ver al lugarteniente de Aníbal,y peor al verlo con la espada en la mano.

-Suéltala- dijo Aderbal. Con lo pacífico que era Aderbal,no soportaba que dañasen a gente cercana a él y Adriana no era solo la esposa de su mejor amigo y amiga de su esposa,no, Adriana había traído una alegría que parecía muerta, y que la apreciaba sinceramente. Etbaal trató de atacar a Aderbal con su espada,pero el púnico fue más rápido y de un movimiento pudo hundir su espada sin mucha profundidad en el costado del íbero. Pero más bramo Etbaal cuando sintió con en el otro costado,casi con la misma profundidad con la que Aderbal clavó su espada en el costado de Etbaal, Adriana había clavado también su espada falcata.

-¿Estas bien,Adriana?- preguntó Aderbal a Adriana,ella sólo asintió con la cabeza,por lo cuál,Aderbal se apresuro a sacar su espada y darle un fortísimo puñetazo al íbero,tanto que lo tiro al suelo con tanta fuerza que al golpearse quedo inconsciente. Aderbal se arrodillo para sacar su espada y la de Adriana.

-¿Te llegó a.....?

-No. Menos mal que apareciste....- Adriana no pudo evitar abraza a Aderbal y ocultar su rostro en el pecho del púnico y rompió a llorar,se sentía tan humillada....tan mal....

-Aníbal lo destripara cuando se entere- Aderbal abrazó a Adriana para tratar de reconfortarla,pobre muchacha, Aderbal apreciaba sinceramente a Adriana,la consideraba una hermana menor.

-¡No!No puede enterarse, sabes que Aníbal...

-Haría justicia. Adriana,esto no puede quedar así, han tratado de violarte, Aníbal hará justicia,eres su mujer y casi has sido deshonrada.

-Si mata a Etbaal,Himilcon....

-Te diré un secreto. Los béticos quieren quitar a Himilcon del poder. Lleva años fallando a su pueblo aunque cumple con la autoridad cartaginesa,pero no lo quieren más en el poder ni a Etbaal. Quieren poner a otro rey, Íscer, un joven militar bético que acepta a Cartago como autoridad. Aníbal quiere que tú y los críos vayáis al campamento,allí estaréis seguro- Aderbal junto con Adriana salieron de la habitación y Sadik no tardo en aferrarse a las piernas de su madre.

-Mami,¿qué paso? ¿Por qué llorabas?- preguntó el niño inocentemente, Adriana se agachó a su altura y lo abrazo con fuerza contra su pecho.

-No mi amor,mami no llora,¿ves? Estoy bien- forzó una sonrisa para que el niño se tranquilizase. Ahora se iban a los campamentos y a estar a salvo.


                                    (Adriana y Etbaal)

                                          (defendiéndose)
      

                        (Herida)

5 comentarios:

  1. Maldito sea ese Etbaal :c ¡SIMPLEMENTE , PERFECTA LA ENTRADA !

    ResponderEliminar
  2. que asco da Etbaal, es un malnacido :(. enhorabuena por la entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La venganza de Aníbal sera terrible. Adriana no se merecian lo que querian hacerlo :(

      Eliminar
  3. odio a los violadores, es lo peor que una persona puede hacerle a otra :(. puse nueva entrada en una vida marcada por cierto.

    ResponderEliminar