Translate

martes, 9 de septiembre de 2014

Invictus:'' ¿ Nervios ? ¿ Quién dijo eso ?

Solo dos meses dentro de las fuerzas de combate Cartaginesas ,  y ya tenía su primera batalla campal , una batalla que los llevaría nada más y nada menos que a Cesetania , Iberia  , el ligar ideal para seguir aumentando aquel imperio que cada día era más y más grande .



Cientos de navíos se encontraban   atracados a las costas nevadas de la zona , y en ese mismo terreno , casi miles de tiendas de campaña para el regimiento del ejército , donde en éste caso se encontraba el general del ejército , Aníbal , y sus compañeros y fieles guerreros , Aderbal y Élbir , ya vestidos para la batalla , pues uno de sus exploradores ya se había adelantado a cubrir el terreno y habría comprobado como el ejército avanzaba .



- ¿ No deberías ir a ver a los muchachos  , Aníbal ? - Dijo Aderbal , mientras sobre lo que era un pergamino con el mapa de la zona colocaba figuras de madera , totalmente estratégico .



- Hoy es la primera vez que tu hijo va a la batalla..- Dijo Élbir , mientras afilaba su sable con una piedra de granito .



- Yo te acompañaré , así podré darles algunos consejos . - Dijo por último  Âkil , mirándolo con una sonrisa .



Aníbal no dijo nada , simplemente negó  y salió de la tienda , dirigiéndose directamente a la tienda de su hijo , que se encontraba a pocos pasos de la suya , cerca de la costa .
Una vez llegó se quedó quieto en la entrada y respiro calmado , entrando lentamente , fijándose en como Sadik y Tirso  se encontraban sentados sobre la  misma zona de descanso .



- No creo que salgamos de esta Sadik , no yo..- Dijo temblando  , pues  él no se sentía seguro .


- Tirso , tramquilízate , son hombres , como nosotros..- Sadik no parecía preocupado  , pero en el fondo temía por lo que le pudiese pasar  a él  . Temía a no volver a ver a su madre ,  a su padre , a sus hermanos y sobre todo , a su primer amor Sephora , muchos miedos en él , demasiados.


- Aquí viene tu padre..- Dijo  mirándolo con respeto , a la vez que con nervios .



- Buenos días ..Tirso, eh..eh..¿ Nos puedes dejar a solas ? - Dijo mirándole con seriedad .



Tirso se puso en pie y asintió ,  dejando que Aníbal se sentase al lado de su hijo , mirándolo de reojo , sin decir nada , frotándose ambas manos y con la mirada  perdida al completo , al parecer , procesaba sus pensamientos .


- ¿ Nervioso por el combate ? - Dijo mirándolo ahora  , esperando a la respuesta de su hijo , que no comentó absolutamente nada.- Lo sé , temes a la muerte , a perdernos a todos  , pero ya deberías saber que has nacido para esto , al igual que esos dos amigos tuyos o que Tirso , sois jóvenes  , pero hombres , y deberéis acostumbraros a la pelea..y a la muerte .Y en cuanto a lo de esa chica , Sephora , te estará esperando como tu madre me esperó a mi  . No vamos a dejar que nada os ocurra , ten eso por seguro ..- Lentamente posó su mano sobre el hombro del chico , el cual subió su mirada , mostrando endereza .



- Acabemos con esto..- Antes de poder agradecerle las palabras a su padre , Âkil ya estaba dentro de la tienda , dando voces cual loco para avisar de la llegada de los Íberos.




- Preparaos para el combate..¡¡ Llegan los Íberos !! - Tras decir esas palabras Aníbal se puso en pie y lo miró por última , sonriendo y agarrando la espada de Sadik , tirándosela junto al escudo , para que lo agarrase




Pasaron pocos minutos hasta la formación de combate en aquella estepa helada , en la que los íberos avanzaban poco a poco , hasta quedarse a un kilómetro del ejército Cartaginés .
Tuvieron la suerte de las mentes tácticas de Aníbal , Aderbal y Élbir  , pues a los soldados más jóvenes los colocaron en la segunda fila , tras Élbir y Âkil , que en conjunto eran letales  en combate  , a su lado una pareja de guerreros similar , Aderbal y Aníbal , que habían sido desde siempre guerreros , y por último  , tras ellos  , Sádik  , Tirso  y sus compañeros , los cuales estaban presumiendo ya de la victoria , como Âkil .



La batalla empezó y ambos ejércitos avanzaron lentamente , pero el único que iba en posición defensiva era el Cartaginés , pues en pocos segundos los Íberos ya tomaron carrerilla para ir corriendo hacia los altos escudos e impactar contra los mismos  , golpeando muchos con sus esapadas y mandobles , intentando abrir hueco por la zona de Aníbal y Aderbal.



- ¡¡ Élbir , Âkil , a mi señal abrís una grieta y entramos al combate !! - Los muchachos asintieron y sacaron sus sables , esperando a que Aníbal asintiese .


- ¡¡ A por todas !! - Gritó Sadik , nervioso pero atrevido  , mirando a Tirso con una sonrisa , asintiendo , mientras Tirso negaba .


- ¡¡ No va a acabar bien !! - Dijo negando .



- ¡¡ Ahora !! - Gritó Aníbal con fuerza .



Élbir empujó con su escudo con fuerza , haciendo que varios soldados se abriesen  y les dejase espacio , acto seguido clavó su sable en el estómago del primero y le cortó la cabeza al segundo , haciendo que el hueco que dejasen lo aprovechase Aníbal y Aderbal para hacer que todo el ejército se abalanzase .


Una batalla ardiente comenzó , y en pocos segundos la nieve se manchó de sangre .
Aderbal comenzó con una masacre de diez soldado , pues en su misma furia , blandió su espada contra varios soldados , a los tres primeros les cortó un brazo y les clavó su espada en el pecho . A los dos siguientes los empujó con el escudo ,  y una vez en el suelo  les clavó la espada en el vientre , pegando su pie derecho al pecho de los cadáveres para sacar la espada . Soltó su escudo  y con las dos manos atravesó al siguiente y le cortó la pierna al de al lado  , dejándose ayudar por Aníbal , que ferozmente empujó a uno de ellos , que le hizo un corte en la pierna con una daga , lo que hizo que Aníbal pisase su cabeza  y acto seguido esquivase el hachazo de uno gran Íbero , que de un puñetazo lo tiró al suelo .
Aquella bestia consiguió tumbar a Aderbal también , dejándolo sobre Aníbal . Élbir y Âkil , los cuales habían conseguido quitarse a unos cuantos de encima , se dirigieron al grandullón rápidamente  . Âkil le clavó su espada  en la pierna de aquel gigantesco hombre , el cual lo golpeó  y lo lanzó lejos de su posición . Élbir esquivó a uno de los Íberos que intentaron golpearle con su espalda , cortándole la mano y ágilmente degollándolo , acto seguido se subió a la espalda  y lo agarró del cuello , intentándolo  asfixiar , pero dos de los soldados que habían cerca lo agarraron de las piernas y lo lanzaron al suelo , pero con suerte Sadik estaba allí , pues lo estaba dando todo  . Primero le puso la zancadilla a un Íbero despistado , clavando su espada en su vientre , el siguiente que vino a él  se llevó un fuerte corte en el pecho y tras eso en su pierna , dejándolo así arrodillado y tras eso sin cabeza  , Rápidamente se acercó a Élbir  y clavó su hoja en uno de los Iberos que se que encontraban sobre él , haciendo que nada más clavar la misma el guerrero se quedase gritando en el suelo , desangrándose  , rápidamente se giró y bloqueó la espada del otro Íbero , lanzando la misma con fuerza  lejos y clavándola en su hombro y tras eso en su cabeza  - Élbir lo miró sonriente y se puso en pie  . Rápidamente Sadik asintió y se giró sobre el mismo , blandiendo su espada contra el gandísimo guerrero con su hacha , el cual pateó de nuevo a Élbir y tras eso a Sadik .
Tras el mismo golpe  el Íbero alzó su hacha , con la intención de partir a Sadik por la mitad , pero mucho antes de poder hacer eso  Aníbal ya se había quitado de encima a Aderbal .
Rodó entre las piernas del Íbero y se colocó frente a él , entre Sadik y el guerrero y con fuerza clavó la espada en su vientre , empujándolo contra la nieve , poniéndose sobre él y agarrando su sable , sacándolo de su vientre y comenzándolo a clavar por todo  su cuerpo  , hasta clavarla en su garganta..




Continuará..

2 comentarios:

  1. Mi linda amiga Sandryska, siempre es un placer pasar por tu exquisitas letras.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pastora,siempre es un placer leer un comentario tuyo en mi blog.
    Un beso

    ResponderEliminar