Translate

domingo, 28 de septiembre de 2014

Invictus: "Negociaciones fallidas"

El jefe íbero Edecón había sido claro en su mensaje a Aníbal: quería negociar la paz con él y acabar esta campaña por parte de los cartagineses en su zona. Aníbal estuvo de acuerdo en negociar,habían sido unos meses agotadores casi si tregua para ambos bandos y además el frío estaba mermando ambas filas,asi que la opción de la paz por medio pacífico era una especie de liberación.
Edecón dijo en el mensaje quevse reuniese el general con el pueblo que había sido arrasado hacía poco por sus hombres encabezados por Élbir.
Aníbal llevó consigo a Aderbal,Élbir,Bolmícar,Adon,Âkil,Sadik y Tirso,los dos más jovenes era en calidad de que aprendiesen,además de por si algo salía mal.
Durante el trayecto a caballo apenas hablaron entre ellos y casi el único sonido que se escuchaba era el de los cascos de los caballos sobre la nieve y la escarcha,en su mayoría las únicas conversaciones eran Aderbal,Bolmícar y Adon,pero los demás apenas cruzaban palabra,hasta que Sadik adelantó el caballo para situarse al lado de su padre,llevaban ya demasiado tiempo sin hablarse.

-Padre.- dijo Sadik no con bravura en su voz que la había caracterizado últimamente,si no de manera normal.

-Vaya...ya veo que por fin vuelves a ser tu.

-Padre,te debo una explicación de lo que ocurrió con esos dos compañeros.

-No es ahora ni el momento ni el lugar-espetó con dureza haciendo que Sadik bajase la cabeza,Aníbal inpiró profundamente y esbozó una muy leve sonrisa.

-Cuando volvamos al campamento quiero oir tu versión,hijo.- los ojos verdes de Sadik brillaron y sonrió,una sonrisa que hizo que Aníbal recordase a Adriana una vez mas. Adriana....cuanto la añoraba y mirar muchas veces a Sadik le hacía añorarla más porque su hijo tenía su misma sonrisa,la misma forma almendrada de los ojos y varios matices de su carácter ,aunque de sus hijos quien más se parecía físicamente a su mujer era Aradna.

Tardaron un poco más  en llegar al mismo poblado que Élbir había saqueado,allí era donde Edecón les esperaba para negociar la paz,aunque por si acaso iban armados,nunca se podía bajar la guardia con el enemigo.
El caudillo íbero les esperaba con algunos de los guerreros sentados sobre unas piedras en forma de círculo en una especíe de pequeña plaza en mitad del poblado,por primera vez Aníbal y Edecón se vieron cara a cara,el íbero tenía el pelo castaño oscuro emarañado y unas largas barbas,pero los ojos oscuros brillaron rabiosos al ver al general cartaginés,él era el culpable de todo.

-Los dioses te sonrían general- dijo el íbero en púnico pero con un fuerte acento ibérico.

-Igualmente,Edecón- Edecón hizó un gesto con la mano para indicar que Aníbal se sentase a su lado,pero cuando vio a Sadik y Tirso les hizo un gesto de que se detuviesen.

-Esto es para los guerreros,Bodo (dios íbero de la guerra) no verá con buenos ojos que en negociaciones de paz hubiese dos terneros- los dos aludidos apretaron los puños y miraron a su general,Aníbal les hizo un gesto con la cabeza a su hijo y a su amigo para que se fuesen pero que no estuviesen muy lejos,orden silenciosa que ambos cumplieron.

-¿Tu hijo,general?- preguntó socarrón Edecón al ver el parecido físico entre el joven soldado y el general.

-En la guerra no hay hijos no padres- Edecón tenía una de las manos metidas por dentro de la capa que envolvía su cuerpo,bien podía ser para protegerse del frío,pero los dedos del caudillo ibérico acariciaron el mango del puñal que llevaba en su cinturón.
Las negociaciones fueron normales,Edecón ofreció a los púnicos alimento y bebida para llevarse de vuelta a Cartago mientras dejasen en paz su pueblo,ya bastante ofensa había sido aquel saqueo y el robo de la mayoría de sus mujeres para pasar a ser esclavas,sobretodo al íbero le dolía que se hubiesen llevado a su hija,aquella hermosa esclava que había capturado la atención de Élbir. Pero Edecón creía que dada la hermosura de su hija fuese el propio Aníbal quien tuviese a su hija.

-Y en cuanto a las mujeres....tenéis a vuestras púnicas,dejad a las íberas para nosotros.

-Mi mujer es íbera.-musito Bolmícar,Aldara era íbera pero no cesetana,si no urcitana.

-Vuestras mujeres son realmente hermosas,pero para mi gusto ya hay una.

-¿Alguna de mi poblado?

-No,la que llevo nueve meses dentro a mi hijo- prefirio no aclarar que Adriana era romana y por tanto su hijo medio romano debido al odio que había hacia los romanos.

-Sí aceptamos lo que ofreces,pero esta parte de Iberia esta ahora también bajo el control de Cartago,por tanto tú,Edecón,por haberos cosquistado y haber perdido la guerra,quedas bajo el control de Cartago y serás llevado en calidad de enemigo derrotado a Cartago.

Edecón sujeto con firmeza el puñal mientras su cara se ponía roja de ira y lo desenfundo para abalanzarse sobre Aníbal con furia animal tratando de apuñalarle pero solo logró herirle en un ojo,el púnico bramó de puro dolor al notar el filo del puñal rasgar la sensible parte del rostro h sintió como el líquido rojizo caía por su rostro,pero gracias a la fuerza que tuvo Aníbal a la hora de interceptar su ataque,saliendo solo herido de su ojo derecho.
Al escuchar el grito de su padre Sadik volvió para encontrarse  a su padre herido y a los demás hombres que habían segado las vidas de los guerreros de Edecón, Sadik desenfundó la falcata ya que al ver la sangre en las manos del jefe íbero no le fue difícil deducir que fue él quien hirió a su padre,un sacrilegio ya que en momentos de negociaciones de paz nunca se manchaba la espada.

-Vitae periculo honestatis tuae proditor. ( Tu falta de honor te va a costar la vida,traidor)- dijo Sadik en latín,revelando su lado romano,algo que sería lo último que oiría el íbero antes de caer muerto a los pies de Sadik ya que el joven cerceno de golpe su cuello con la espada.

3 comentarios:

  1. Me gusto mucho como escribes! Cuida de la ortografia
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario! La verdad es que escribo desde el móvil ya que estoy sin pc ;_; asi que por eso se me van algunas letras o acentos ;_;

      Eliminar
  2. me ha encantado.
    vaya, es una pena que la guerra no acabe, en cuanto al íbero es lógica su ira, es duro que te quiten tus tierras y te alejen de tu hija.
    está muy interesante esto.
    yo puse nuevo en robo de identidad 2 ahora mismo :).

    ResponderEliminar